martes, 4 de mayo de 2010

Estamos ante una enfermedad nacional

Hace mas de un año y en las tierras de Iparralde, en Urrugne, hablaba con mi amigo y excelente economista de la escuela de Estocolmo, Juan Antonio Hervada, quien me diseñaba un tremendo panorama de España cuando me afirmaba que en no mucho tiempo - menos de un año - estaríamos al borde de los cinco millones de desempleados y que esto produciría no solo una explosión sino lo que es mas importante una implosión hacia dentro, en el ámbito de la vida general en España.
Desgraciadamente esto ha sido así con la coyuntura europea e internacional.
Hoy hemos tenido constancia del inicio de la implosión en España con las perdidas "históricas" en las tres Bolsas españolas y los rumores que ha provocado este pánico sin precedentes.
La verdad es que estamos ante una enfermedad nacional, de la que solo se conocen algunos síntomas, pero de la que no se ha hecho su diagnostico básico y en consecuencia no existe un tratamiento que pueda tratarla.
Yo brevemente y siguiendo a mi Maestro Mario Bunge, quiero hacer los siguientes y cortos razonamientos:
1º Estamos ante una de las mayores crisis globales por las que ha atravesado nuestro Planeta.
2º Esta crisis afecta a los tres subsistemas de la filosofía básica del Prof. Bunge.
3º El político e institucional.
4º El económico y financiero.
5º El cultural y el de los valores.
6º No es ya uno solo el subsistema el que deja de funcionar con coherencia, sino la totalidad.
7º Vamos a citar solo tres ejemplos:
  • La política no es capaz de resolver los ingentes problemas institucionales que la circundan.
  • La economía no consigue encauzar los complejos temas financieros que la rodean.
  • La cultura se desquebraja con la crisis de valores por la que atraviesa la sociedad actual.
En consecuencia, es preciso ahondar en la crisis global y sistémica de nuestra sociedad actual, para dar la debida respuesta a este momento de implosión y de hecatombe ante la que nos encontramos.
Los políticos, aun a su máximo nivel pueden hacer toda clase de declaraciones para contradecir un sentimiento, apoyado en la especulación, que de al traste con unas expectativas distintas en el ámbito general del Estado y de las Autonomías españolas, de las que en el futuro deberemos también hacer unas cortas consideraciones.
Os dejo, hoy es uno de los días que mayores expectativas tengo de ver como se desarrolla este inicio de implosion en nuestra piel de toro.
Muchos abrazos y gracias por leerme,
JL

No hay comentarios:

Publicar un comentario