domingo, 16 de mayo de 2010

Velocidad incrementada en progresión geométrica

No hay duda. Los acontecimientos, especialmente en los mercados financieros se producen no solo en días sino en cuestión de horas.
Hay que incrementar, pues, la velocidad de nuestras reflexiones y especialmente hacer coherente lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos en esta especie de caos en el que vamos viviendo cada día más.

Yo sigo creyendo que estamos, en esta Sociedad del Conocimiento, ante un nuevo tipo de conflagración, con el uso de armas financieras económicas, político institucionales y cultural de valores que es más moderna y que se superpone a centenares de conflictos armados con armas convencionales, a lo largo y lo ancho de todo el Planeta y que ello lleva a un sentimiento muy generalizado de desconcierto y pesimismo.

Hay que reaccionar con una actitud positiva, basada en dos dichos de la filosofía tradicional en nuestros proverbios populares:
1º Que no hay mal que por bien no venga y
2º Que a mal tiempo buena cara.
En todo caso, esta enorme evolución de la economía/finanzas, de la política/instituciones y de la cultura/valores es en donde deben atisbarse, esperarse y apropiarse los nuevos modos de convivencia y los modos, también nuevos, de estabilidad.

Estamos ante un modelo de sociedad que difiere de la del bienestar a la que estamos acostumbrados desde mediados del Siglo XX.
Hoy hay ya una crisis, iniciada por el sistema financiero, que afecta también a la política y a la cultura. Grecia es, como lo fue en su día con la "polis" el más claro ejemplo de estas mutuas y novedosas inter-acciones.

Hay pues que reflexionar sobre esta nueva conflagración mundial que afecta a nuestro modo de Estado y a la llamada sociedad del bienestar.
JL

No hay comentarios:

Publicar un comentario