jueves, 29 de julio de 2010

Un corto interregno en mi Embajada en Canberra

En verdad la vuelta a Canberra desde Auckland y tras este importante viaje, mi vida fue tomando unos derroteros que vamos a tratar de diseñar en sus líneas muy generales: 1º Había que desarrollar todas las relaciones e iniciativas plantadas y diseminadas por el viaje de Estado de SS.MM. los Reyes. 2º Quizás la más importante, para poder seguir con las anteriores, fue darle curso a la primera piedra puesta por el Rey para construir una nueva Cancillería 3º No menos prioritario era profundizar en las relaciones con Nueva Zelanda y seguir profundizando en las Islas del Pacifico que me había tocado la suerte de ser el Embajador de España.

Pero lo mas importante, repito, fue la construcción de la nueva Cancillería que gracias a dos arquitectos australianos y a nuestro concepto de la ampliación resultó un completo éxito. La idea, compartida con los servicios de arquitectura del Ministerio, era la siguiente: ampliar, sin destruir lo existente, es decir construir un bloque en la parte de atrás del actual, y cerrar con columnas los dos patios el Toledo y el Granada, plantando en sendas cubas unos bonitos limoneros e inundando prácticamente la parcela de olivos algo crecidos.

Los balcones actualmente existentes con geranios de plástico serían cubiertos por unos miradores de cristal modernos, prácticos y muy elegantes.

Todo quedó perfecto y en menos de 6 meses desde la salida de los Reyes de Australia, pudimos contar con toda la infraestructura correspondiente a una gran Embajada. Aldo Giurgola el Arquitecto italiano del nuevo Parlamento nos dijo textualmente en una carta que "la excelente distribución de la luz y la concepción tan moderna de la ampliación hacían de este edificio uno de los más notables de Canberra", cosa que me satisfizo en gran modo y que me ayudó a plantear su inauguración, en la Visita Oficial de SAR el Príncipe de Asturias, en el mes de junio del 1990, pues la inauguración de hecho, la hicimos nosotros, en la primera presidencia del Consejo de la UE. en el primer semestre de 1989 Este interregno no fue muy largo, pues a la terminación de nuestra Presidencia del Consejo de la UE. se me informó oficialmente que SAR. el Príncipe de Asturias realizaría una visita oficial a Australia y Nueva Zelanda, como continuación del viaje de Estado de SS.MM. los Reyes.

Ni que decir tiene que desde ese momento todas mis energías se concentraron en hacer otro éxito de este viaje Oficial del heredero de la corona de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario