jueves, 22 de julio de 2010

La Vista de Estado de SS.MM. los Reyes Doña Sofia y Juan Carlos I a Australia y Nueva Zelanda

Hay que tener muy en cuenta que tratamos de la primera visita de un Monarca español a la Terra australis, que por su parte norte fue descubierta por el navegante español Luis Vaez de Torres en el inicio del Siglo XVII (1605) frente a las costas de Papua Nueva-Guinea y por el sur, frente al cabo de York parte más nórdica de Australia y de la Provincia de Queensland.

Los motivos que llevaron a Don Juan Carlos y a Doña Sofía a visitar oficialmente Australia fueron dos: 1º La terminación y el pase de la bandera de la Expo Universal de Brisbane 1988, a la de Sevilla 1992 y 2º La celebración de los fastos del doscientos aniversario de la fundación de Australia.

A su vez los monarcas españoles fueron los primeros, de todas las dinastías mundiales, en visitar el continente australiano e incluyeron en su periplo, también por primera vez el Estado de Nueva Zelanda. Pero para preparar esta importantísima visita tuve que prestar muy seria atención a estos tres extremos: 1º Acondicionar la Residencia, en la medida de lo posible y aunque los Reyes no iban a pernoctar en ella, como mínimo se tendría una recepción y una cena, ofrecida por los Reyes al Jefe del Estado en funciones de Australia. Salones, comedor, más un servicio domestico puntual, eran tres temas de bastante interés e incluidos en este apartado. 2º Prestar especialmente atención al comedor, y tratar de encontrar una mesa, como mínimo para 36 comensales y lugar donde ponerla dignamente y 3º Proveerme de servicio domestico suficiente para poder llevar a cabo con éxito los anteriores apartados.

Dicho y hecho, por orden y con el concierto y el acuerdo con Mercedes mi mujer decidimos, antes de comenzar las obras que lo más importante era contar con servicio suficiente para hacer frente a las obligaciones que se nos iban a plantear. Primero conseguí dejar como Conductor fijo, con nomina en el mae.es a Benjamín Agno, y luego lograr igualmente que la doncella de la Embajada Lourdes Caravana, fuera definitivamente aceptada por los servicios de inmigración australianos para poder seguir prestando sus servicios en nuestra Embajada. Una vez conseguidos estos dos hechos le rogué que tratara de encontrarnos otra persona que nos ayudara en el montaje de la Embajada como era preciso. Me dijo que tenía una sobrina muy joven que podría venir, pero que nunca había salido de su pueblo en Ilo-Ilo. Le dijimos que si, pedí permiso al Ministerio, hicimos todos los tramites y apareció Marinel, a la que deseo dedicar un posting especial, a estas alturas y después haber cumplido más de 23 años de conocerla. Ella ha sido testigo de muchas cosas en mi Embajada en Canberra y creo que se merece al menos un corto posting en estos momentos de mis relatos.

Respecto a la Cancillería y antes de intentar siquiera las obras de ampliación, tema que aproveché con la venida de SS.MM. los Reyes, tuve la fortuna de contar con una Vice Canciller, Miguel Angel y Myka su esposa que se convirtió en funcionaria y archivera de la Cancillería, estos dos nombramientos se completaron con la contratación de Toñi a quien encargué del servicio de telecomunicaciones y especialmente del nuevo Fax (gran novedad en aquellos momentos ) y que me habían instalado en 1988 para hacer frente a la visita de SS.MM. los Reyes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario