sábado, 31 de julio de 2010

SAR el Príncipe de Asturias visita oficialmente Australia (Take one)

Desde Wellington partimos para Canberra, donde nos esperaba un recibimiento en el aeropuerto como si se tratara de una Visita de Estado. Tanto el Gobernador General como el Ministro de Asuntos Exteriores Gareth Evans, nos esperaban junto a la totalidad de los miembros de la Embajada, Don Felipe y el sequito se alojaron en el Hotel Hyatt, muy cercano a la Residencia en Mugga Way y esa misma mañana fue recibido por el primer Ministro Bob Hawke, en una entrevista altamente cordial y llena de presagios de buenas cosas para la visita que había hecho más que iniciarse.

Por la tarde tuvimos la inauguración oficial de la nueva Cancillería, con todo el protocolo que yo había organizado. Todos los Embajadores acreditados en Canberra y por riguroso orden de antigüedad, se alineaban en el pasillo de entrada, desde la puerta principal cruzando los dos patios del Toledo y el Granada, hasta la entrada en el Salón de Actos que había conseguido decorarlo con dos grandes globos terráqueos, proveniente de nuestro Pabellón en la Expo de Brisbane en donde se dibujaban la mayoría de las expediciones españolas al Pacifico.

En dicho salón, el Decano del Cuerpo Diplomático, el Embajador de Brasil se dirigió oficialmente al Príncipe de Asturias dándole la bienvenida en nombre de toda la comunidad diplomática. Todo sea dicho porque la atención minuciosa con la que don
Felipe había visto el discurso del Embajador Burgos de Macedo, le había hecho ponerle unas frases en un excelente portugués. Mientras, a la terminación del acto diplomático, una especie de Recepción de Visita de Estado, don Felipe, Gareth Evans y yo subimos a mi Despacho, para hacerles mostrar el resto de la nueva Cancillería y aproveché la ocasión para que ambos firmaran en mi Libro de visitas, que habían inaugurado hacia un año y medio SS.MM. Los Reyes.

Terminado el acto, nos trasladamos a la Residencia del Gobernador General donde Bill Hayden ofreció una cena de Estado a don Felipe, a la que fue invitada, su prima Victoria Torlonia, hija de Philippa Morgan en su matrimonio con el Principe Torlonia, que junto a Ana Sarasola, a la sazón huésped en la Residencia, hicieron dos parejas que salieron después a tomar unas copas en el Hotel Hyatt, ante la expectación de los Media y de parte del séquito.


Al día siguiente, hicimos la visita al Observatorio de la Deep Tracking Station de Tindinbilla, Observatorio que estaba en línea abierta con el de Robledo de Chabela. Fue una visita espectacular, SAR el Príncipe de Asturias se dirigió a los españoles, tras conocer las importantes actividades científicas de ambos centros y parte en broma y parte en serio los españoles del otro lado del hemisferio, le dijeron que esperaban que les visitara en cuanto viniera a España! (sic) Tras la visita nos trasladamos al Parque nacional de Trecking en donde don Felipe tuvo una excelente visión de todos los animales de la fauna australiana, Koalas y Canguros incluidos. Posteriormente y en los mismos salones del Hotel Hyatt don Felipe dio una esplendida recepción a la comunidad española de la ACT y a la que vinieron hasta españoles de Melbourne y Adelaida. Por la noche don Felipe ofreció, en la Residencia, una cena, organizada por Mercedes, de más de 100 personas al Gobernador General, parte del Cuerpo diplomático, del sequito y de los Media que le acompañaban en el viaje.

De mañana salimos para Sydney en el avión especial de la Fuerza Aérea Española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario