sábado, 21 de mayo de 2011

Un paseo, al atardecer, por la Puerta del Sol

Ayer tarde llegue en el 53 el autobús en el que voy normalmente al Ministerio y ya desde la parada final en la c/ de Sevilla, se notaba grupos de gente hablando o marchando hacia el lugar de concentración de los Indignados. Yo los seguí, pensando que quizás me encontrara algo incomodo entre tantos jóvenes.

Sin darme cuenta fui entrando, poco a poco, atraído por las pancartas a cual mas atractivas y cuando me di cuenta estaba casi en el centro, rodeado por multitudes "variopintas" de gentes de todas las edades, con lo que supongo que mis vetustos años pasaban desapercibidos. Lo cierto es que nadie me miraba como a un bicho raro. 1ª sensación la de igualdad. Yo me encontraba como si fuera por mi casa o por mi calle.

Algo me llamaba la atención poderosamente y era la amabilidad y la accesibilidad a todas las personas. Nadie me dijo nada, pero todos me contestaron a mis preguntas o a mis comentarios jocosos, en la mayoría de los casos. Vi el circulo de libros de consulta, donde aparecían todos los que cito en el blog. Pero no estaba ninguno a la venta, eran libros para consultar "in situ". 2ª sensación, un ambiente de camaradería o de fraternidad.

Cuando me di cuenta, estaba totalmente rodeado por gentes de muy diversa procedencia. Sentados en círculos les había que se dedicaban a diseñar carteles, todos muy pequeños, que llevaban letreros como "A mi menos; y más a banco y cleros", u otros como "Los Derechos se conquistan" o "En paro pero no parados" y un cartel de los usuales en los Alquileres de pisos, tan corrientes en todo Madrid, en donde se leía "SE ALQUILA esclavo laboral 400 € al mes" y mas y mas. 3ª sensación, libertad total de expresión.

Mis pensamientos no paraban, recordaba las revoluciones de 1689 de Cromwell, los Motines de Esquilache de 1766, la Declaración de Derecho del hombre de los EE.UU. en 1776, la de Derechos del hombre y del ciudadano francesa de 1789 que todos ellas dieron lugar a una revolución.

Pero mi sensación al ver la inmensidad de móviles y de gentes enchufados a su wi-fi, me trasladó de inmediato a una evolución, sin la de responsabilidad, con todos los ingredientes de cambio contenidos en las siguientes pancartas: 1º La política "El pueblo unido, funciona sin partidos" reiteradamente se leía no somos políticos somos a-partidistas; 2º la Económica "Mi dinero no es para el Banquero" y 3º la Cultural, el modo como se desarrollaban estas Asambleas constituyentes, en todas las mas de 60 ciudades en que tenían lugar en España y ese momento.

El logro se habían hecho con la utilización de las Nuevas Tecnologías, ya lo suficientemente maduras como.... para producir todos estos hechos, que con tanta satisfacción experimenté ayer en la Puerta del Sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario