martes, 26 de junio de 2012

La verdad es que no se de que voy a escribir hoy....pero algo saldrá.... ¿El Prof. y Maestro Mario BUNGE, quizás?

            Mientras acababa de poner el título de este Post se me ha ocurrido, dejando primas, bolsas, indices, basuras, descalificaciones, riesgos y otros "tumultos" por el estilo, de ser algo mas personal hoy y avanzar a mis queridos lectores (esporádicos o asiduos) alguna noticia sobre un viaje que tengo en ciernes, a solo tres días de distancia, para trasladarnos SM (Super Mercedes) mi esposa y yo a la Isla de Sicilia, la que no visitamos en 1974 cuando hicimos un recorrido, casi exhaustivo, de nuestro viejo Reino de las Dos Sicilias. Viajamos en coche, y acompañados por nuestro muy querido matrimonio, el de Mercedes Royo Villanova y José Luis Alvarez, los mejores e inimaginables guías del arte, la cultura y la amistad permanente, que nunca hemos dejado de profesarnos mutuamente, ni cuando estábamos como Embajadores de España en las antípodas, donde también vinieron a vernos.

            Aquella "tour de lujo" de Sicilia, fue un viaje memorable. Con la debida introducción a la "Capital del Virreinato" que en el XVII, tuvo como momento máximo cultural al VIII Conde de Oñate, y con el posterior "Reino de Familia" en la corte de Nápoles, los descubrimientos arqueológicos de Hercualno y Pompeya, casi coincidentes con los del gran Templo de Pestum, que fueron como introducción a todo lo que íbamos a ver en Sicilia, para nunca mas poder olvidar, desde Selinunte a Segesta y desde Taormina a Agrigento.

            Esta vez y durante una muy esperada semana, volvemos el viernes 29 a Taormina, casi 40 años después, pero con la inmensa satisfacción, y lo quiero escribir esta noche, lo mas conciso y preciso que sea capaz, repito que volvemos a Sicilia,  con la enorme satisfacción de poder convivir, gozar y compartir mesa y mantel pero sobretodo amistad, mente, lucidez y maestría, con uno de los mas importantes, por no decir el mas importante, Filosofo de la Ciencia que ha producido este mundo y que le vio nacer en Buenos Aires, el 21 de septiembre del año 1919. Pueden Vds. imaginar fácilmente que me estoy refiriendo a mi querido, respetado, venerado y muy especial Maestro, desde el 20 de febrero de 1983, hace ya 30 años, en que tuve la fortuna de conocerlo por primera vez y de tratar, aunque solo fuera durante unos pocos días, al Profesor, Maestro y hoy mi muy entrañable amigo, que además ha sido siempre y desde unas tres décadas, el mas lucido y preciso filosofo que me ha acompañado siempre en todos mis desvelos intelectuales, desde su Prologo con Jose Luis Sampedro, a mi libro sobre "Crecimiento y Desarrollo en la Década de los 80'" al ultimo y magistral Prefacio que acaba de hacerme a mi libro "EL MODERNIZADOR. Una aproximación a Floridablanca"

            Todo ocurrió desde el mismísimo sitio, en Toledo, desde donde pintó su imborrable paisaje, el Greco, unos 370 años antes. Mas o menos el mismo sitio, desde el que se reproduce la impresionante vista de la Toledo imperial, cuadro, a veces también llamado, "Toledo en una tormenta" lugar en el que hoy se alza el discreto y señorial parador Nacional de Turismo.

            Quiero dejar constancia esta noche, de este recuerdo imborrable de mi primer encuentro con mi Maestro, que en muy poco tiempo, cambiaría radicalmente mi manera de pensar, de razonar y hasta casi de imaginar la realidad física y la metafísica, tan solo con la lectura del libro "Ciencia y Desarrollo" que tengo aquí, junto al teclado de mi ordenador, y que me ha acompañado durante toda mi vida posterior, por esos mundos de Dios por los que tanto he tenido que "deambular", en el ejercicio de mi oficio y mi profesión de diplomático y como Embajador de España casi 15 años consecutivos.

            Los hechos ocurrieron así. Yo era Director General de Cooperación Técnica internacional, en el Ministerio de Exteriores, en el primer Gobierno socialista de Felipe Gonzalez, y por decisión expresa suya, Fernando Moran,  desde el gobierno de Felipe Gonzalez, tuvo que organizar un "Encuentro" con una serie de muy destacados intelectuales, en Latino America, que no habían visitado España desde, al menos, los años de 1936-1939, tales como Raul Prebitsch, el mismo Felipe Herrera, Mario Bunge y otra docena de grandes hombres que compartieran y aconsejaran, con la presencia del Ministro de Exteriores, Fernando Morán, sus atinados juicios, de por donde debían encauzarse las futuras relaciones con España.

            A mi se me encargó toda la "intendencia de a pie" de la operación que clausuramos con el Ministro Morán en el citado Parador Nacional de Toledo, y allí al terminar, repito que el 20 de febrero de 1983, el Prof. y Maestro Mario BUNGE me hizo entrega de su libro "Ciencia y Desarrollo" que he citado anteriormente y cuya lectura, recomiendo a todo el que lea este blog, pues aunque data de 1982, y publicado en la Editorial "siglo veinte" de Buenos Aires, es un clásico que resume mucho el impecable, exacto, moderno y prospectivo pensamiento de este universal y gran Filosofo de la Ciencia.

            Vamos a estar con él, con Marta su esposa, y sus hijos Eric y Mimí y sus dos nietos, en unos días de descanso, en los que no me voy a privar, en absoluto de hablarle, conversarle y aconsejarme, de muchos de los proyectos que, desde los "Encuentros en la 3ª Fase" de la "Fundación "Los Álamos" de JL Pardos", hasta la visión de las Reales Sociedades Sistemicas de Amigos para la Educación del País, que hemos desgranados en otros posts, y ¡como no! de las previsiones de esta Sociedad tan en transito de mutación o de metamorfosis como citábamos en el post de ayer lunes.....después de la tormenta -;)

            Prometo fielmente hoy, que desde Taormina, trataré de hacer un pequeño recordatorio/descripción de mis "Encuentros con BUNGE" a los 30 años de conocerle, y en medio del Mar Mediterráneo y de la Magna Grecia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario