sábado, 16 de junio de 2012

"Una educación sistemica y de progreso"... algunas citas útiles ... para ir componiéndola, para entenderla y comprenderla, con el fin de poder aplicarla en este "debut" de la Segunda década del Siglo XXI

            La verdad es que lo que necesitamos hoy en día, aparte de las Reales Sociedades Sistemicas de Amigos para la Educación del País, que venimos citando, con frecuencia, en los post de los últimos días, es saber como concebir el fondo de una Educación Sistemica, que como bien dicen el Prof,. Mario BUNGE y unos dos siglos antes en 1777 Paul Heinrich Dietrich, Barón de HOLBACH, que (Vide la cita de mi Maestro, el Prof. Mario BUNGE, en la p.13 de su Prefacio a mi libro condedefloridablanca.es, cuando asegura que "este ilustre y prolífico colaborador de la Encyclopédie (hizo mas de 400 artículos), y amigo de todos los intelectuales progresistas de su tiempo, fue autor de dos obras que, aunque prohibidas por la censura francesa, tuvieron amplia difusión: Système de la nature (1770) y Système social (1773)". El barón de HOLBACH, precisamente, define la educación (Ver en  la traducción al español de su "Sistema de la Naturaleza", en ediciones de Los Ilustrados, de Laetoli, Pamplona, 2008, p.211) cuando dice que "No es en un mundo ideal, que sólo existe en la imaginación de los hombres, donde hay que buscar los motivos que les hacen actuar; los móviles verdaderos que los apartan del crimen y los incitan a la virtud los encontraremos en este mundo sensible. Es en la naturaleza, en la experiencia, en la verdad, donde hay que buscar los remedios a los males de nuestra especie y los móviles propios para dar al corazón humano las inclinaciones verdaderamente útiles para el bien de la sociedad".   

            Pero el Prof. Mario BUNGE en una de sus fundamentales obras, de 1983 "Ciencia y Desarrollo", Ediciones Siglo XX, Buenos Aires, pp. 53 y ss. señala que: "La política científica (o la educación) puede llamarse sitémica cuando 1º.- El investigador rinde tanto mas, cuanto mejor está dispuesto a aprender de especialidades y aun de ciencias vecinas; 2º.- Cuando rinde tanto mas, cuanto mejor se integre en sus comunidades científicas (local, nacional, regional e internacional); 3º.- Cuando el desarrollo de toda ciencia educativa exige el desarrollo de las ciencias contiguas (es multidisciplinario); 4º.- Cuando requiere la colaboración internacional directa (por intercambio de personas) e indirecta (por intercambio de información); 5º.- Cuando su integración en un sistema científico nacional y de la cooperación de éste con otras comunidades científicas (nacionales, regionales e internacionales); 6º.- Cuando la libertad de flujo de información científica y de movimiento de investigadores es indispensable 

            A toda esta Ciencia de la Educación, del Prof, BUNGE, que debemos leer con toda atención, añade él en su op. cit. ut supra, p. 54 que todo lo anterior, política científica y/o educación, puede llamarse sistémica y que se caracteriza por las notas siguientes: 1º.- Cuando favorece la formación o el fortalecimiento de sistemas científicos a los niveles local, nacional y regional, o sea comunidades educativas científicas bien integradas y dotadas de una "masa crítica", de modo que brinden un sólido apoyo a los investigadores individuales; 2º.- Es integral: abarca a todas las ciencia (matemáticas, naturales y sociales, básicas y aplicadas); 3º.- Es realista: cuenta con los recursos humanos y materiales del país; 4º.- Es moderna: estimula en primer lugar la investigación en áreas nuevas descuidadas, en las que aun es posible llegar rápidamente al frente; 5º.- Es participativa: invita a la participación de investigadores en lugar de imponerles políticas y planes; 6º.- Es moderada: propone planes globales (no de detalle) y flexible (susceptibles de ser modificados si no dan resultado) que no coarten la libertad de creación; 7º.- Es ágil: crea administraciones livianas y ágiles que no entorpezcan el trabajo específico de los investigadores

            Las virtudes de una Política educativa y de planeación sistémicas - continua BUNGE en su op. cit. ut supra, p. 55 - "se podrán apreciar mejor contrastándolas con las políticas habituales, que se pueden clasificar en tres grandes grupos: el nihilismo científico, o la política de destrucción sistemática de la ciencia; el liberalismo, o la política del laissez faire, y el dirigismo o la política de la planeación desde arriba, en beneficio de cualquier sector (habitualmente la economía) distinto de la cultura de la educación. El nihilismo no merece sino un comentario brevísimo: el destruir la ciencia, o impedir que tome vuelo, es una  manera muy eficaz (aunque no tanto como la guerra) de impedir el desarrollo educativo de una nación (o todo el desarrollo) ya que el desarrollo científico y por ende educativo (según lo vamos "trasplantando" desde las ideas originarias del Maestro BUNGE). El liberalismo en la conducción de la ciencia de la educación, tan eficaz en los países desarrollados, ha llevado en los demás, sea a mantener el estancamiento, sea al desarrollo de unas pocas ramas de la investigación.....el dirigismo científico de la educación no solo enajena a los científicos (al no darles amplia participación en la elaboración de políticas y planes) sino también favorece desmedidamente a las ciencias aplicadas a expensas de las básicas y de las naturales a expensas de las sociales".

            En consecuencia, acaba el Prof. BUNGE, y rogamos a todos nuestros eventuales lectores, que lean y relean las verdades axiomáticas de uno de los mejores Maestros en la Filosofía de la Ciencia (y en este caso derivado a la Educación) cuando señala finalmente que "puesto que tanto el cuerpo de conocimientos científicos como la comunidad científica son sistemas, la mejor política _educativa_ científica será sistémica, o sea, favorecerá la emergencia endógena de sistemas científicos _educativos_ bien integrados, así como la realización de investigaciones científicas que propendan a la integración del conocimiento". (p. 56 op. cit. ut supra).

            Creemos que en un día, como el de hoy, de tantas incertidumbres, agobios y ansiedades, europeas, especialmente en la eurozona, islámicas, ortodoxas, egipcias, griegas, o sencillamente mundiales, es bueno, conveniente y saludable, leer la ciencia que sobre la Educación sistémica hemos ido desgranado, de dos grandes Maestros ilustrados, de los Siglos XVIII, XX y XXI, como los son el Barón de HOLBACH y el Prof. Mario BUNGE. 

            Léanlo con toda la atención que merecen estos dos Maestros y con la paz, que siempre se alcanza y se difunde, en torno a la ideación, la investigación, la difusión y la aplicación (Vide el Art. 5º de los Estatutos de la FLAdJLP en fundacionlosalamos.es) de la Ciencia, en nuestro caso, de y para la Educación Sistemica, a la que nos referimos en nuestro proyecto de volver a recrear las Reales Sociedades Sistemicas de Amigos para la Educación del País, que como bien dice el otro gran Maestro, Sociologo y Filosofo, Zvetan TODOROV, cuando en su libro "El espíritu de la Ilustración" Galaxia Gutemberg, Madrid, 2008, p. 25 afirma que "Para salir de la confusión actual hay que intentar una re-fundamentación de la Ilustración" que junto a las otras citas, repetimos, y por enésima vez, es la creación de las ya tan citadas Reales Sociedades Sistemicas de Amigos para la Educación del País.

            Mañana seguimos, pero creo que hay que reflexionar mucho, yo mismo el primero, sobre el contenido de hoy del Barón de HOLBACH, de Mario BUNGE y de Zvetan TODOROV.

1 comentario:

  1. Claridad meridiana y precisión milimétrica en tu análisis José Luis. Yo sí que te leo, es practica corriente desde que te he conocido, e intento difundir tu visión, porque pocas perspectivas tan congruentes existen hoy, desde una experiencia tan extensa y rica como la que tu nos aportas. Ci sentiamo presto. PAOLO.

    ResponderEliminar