jueves, 27 de diciembre de 2012

El ambiente en las Españas y en el Mundo de 1777



    Vuelvo a retomar hoy este "bosquejo" de blog, enfrascandome de inmediato en el momento en el que lo dejé, el año 1776 que fue, el 4 de julio, el de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de America y el 1777 el año en el que el Reino de las Españas y de las Indias, se ve ¡al fin! liberado de italianos que como Esquilache y Grimaldi, se había traido el monarca desde Napoles, y que son substituidos por dos perifericos de la peninsula, Campomanes de Asturias y Floridablanca de Murcia.

     Este hecho en si, despues de los "percances" de 1766 de los motines de Esquilache, se convirtió en un dato de gran tranquilidad para los españoles, en general, y mas aun cuando se inicia el periodo de mando de Floridablanca, concretamente el 19 de febrero en el Real sitio de San Lorenzo, cuando acude al besa-la-mano  del Monarca y cuando posteriormente jura su cargo, como Primer Secretario de Estado y del Despacho universal de Carlos III.

     Una cosa es importante dejar constancia, y lo dice en el propio inicio de su Memorial presentado al Rey Carlos III por el Conde de Floridablanca renunciando a su ministerio, del 10 de octubre de 1788 en el Real sitio de San Lorenzo, cuando señala que: "Acababa de salir de Cadiz la expedicion destinada al Rio de la Plata.....y se trataba en Paris de ajustar estas diferencias por la mediacion de la Francia é Inglaterra".

    Es conveniente que no olvidemos el panorama generalizado del mundo en este ultimo tercio del Siglo XVIII. Por una parte el gran imperio colonial del Reino de las Españas y de la Indidas, se encuentra en un claro proceso de profunda mejora de sus relaciones con Portugal, tradicionalmente muy deterioradas y que van a remodelarse profundamente, lograndose hasta un Tratado de Limites, que afianza las relaciones de las dos coronas, por expreso deseo de Floridablanca que pone a su hermano Francisco, al frente de la Embajada de España en Lisboa, en cuyo marco se consigue hasta el matrionio de las Infantas portuguesas con españoles y vicebersa. Las relaciones van de mejor en mejor, lo que es muy importante en nuestros limites y en nuestras relaciones en el Virreinato de La Plata.

    En Europa, dos grandes monarquias se disputan el poder, la Francia, estrechamente vinculada con la monarquía española, por los terceros Pactos de familia de 1761 y la Inglaterra, con un defintivo predominio del poder maritimo, que la hará un "arbitro" en los mares, dañando fuertemente el comercio español desde las Indias, y los cargamentos que en oro y en plata, trasportaban sus navios, y de cuyos materiales carecian las 13 colonias inglesas en la America del Norte, y que ofrecerán amplios frentes de oposición al Reino de la Inglaterra, al extremo de plantear, tras sucesivos y amplios altercados con la metropolí, practicamente desde mediados del Siglo XVIII, al extremo de producir su Declaración de Independencia precisamente unos meses antes de la toma del poder por Floridablanca, el 4 de julio de 1776.

    El resto de países que se van perfilando como los Imperios de Prusia, Rusia, la Sagrada Puerta del Imperio otomano, el reino de Suecia, la confirmación de los Estados Papales y del Imperio austriaco, las Berberías del norte de Africa, de Marruecos a Egipto, tendrán también un amplio hueco en las politicas internacionales que, con maestria y tesón va desarrollando el Conde de Floridablanca, al frente del gobierno en el reinado de Carlos III, y que presentarán al Reino de las Españas, como uno de los grandes Estados y poderes precisamente de este Siglo de las Luces, en cuyo ultimo tercio, de 1777 al inicio de 1792, durante algo mas de 15 años de poder recto, coherente, lucido y sobretodo humanitario, en el que los temas que se van sacando a la "palestra" que son muchos de aquellos que tienen por objeto directo del citado poder, al ser humano y cuyos valores, sea en la Declaracion de Derechos sea en las filosofias humanitarias, se pone defintivamente de manifiesto como el centro del que-hacer politico. Lo vamos a ver a continuación, citando tan solo algunos de los parrafos del Memorial del Conde de Floridablanca en el que hace una perfecta, amplia y concisa relacion, de todos sus actos y la concepción de ellos, a lo largo de su mandato y en el que ruega expresamente a los dos monarcas a los que se los dirige, (Carlos III y Carlos IV) que le admitan la dimisión que les presenta de su puesto en el ministerio como Primer Secretario de Estado y del Despacho.

    Rogamos al lector de este blog, que reflexione y piense el valor humano de un politico y diplomatico como el Conde de Floridablanca, que tiene el valor de rogar al Rey que prescinda de sus trabajos, en el momento en el que o bien, cree que ya ha cumplido con su misión o bien cree que las cricunstancias se lo estan haciendo imposible de llevar a cabo.

    Que yo recuerde, no existe ningun gobernante anterior o posterior, que lleve a cabo unas actitudes y acciones de gobierno tan coherentes, tan rectas, tan justificadas en su propio pensamiento y tan acordes con su manera de ser y de concebir la existencia.

   Creo que al inicio de tratar toda la ingente cantidad de actos de gobierno que llevó a cabo el Conde de Floridablanca, en los citados 15 años de servicio a SM. sea bueno trascribir, al pie de la letra, el modo como presenta la dimisión, llegado el momento y que consta en su Memorial en las siguientes parrafos: "Al tiempo que promoví estas gracias, pedí una para mi, con las grandes instancias que constan a vuestra majestad y al Príncipe, que se hallaba presente. No se dignó vuestra majestad concedérmela, antes de saber la gracia que fuese, como en cierto modo me aterví a proporner; y habiendo explicado que la gracia era la de permitir retirarme del ministerio, no me fue posible obtener de vuestra majestad esta condescendencia, por más que el estado de mi salud era deplorable, y que de muy antemano había hecho iguales instancias, aunque las suspendí por hallarnos en medio de las necesidades y trabajos de una guerra".

    Está claro que no solo en 1788 en esta primera versión de su Memorial, sino también entre 1779 y 1783 durante la guerra con Francia contra la Inglaterra, Floridablanca ¡habria que saber bien por que motivos! ya barruntaba, presentar su dimisión, quizás y debido al mismo hecho de que los "pasos, intentos y gestiones, para no llevar a cabo el rompimiento con la Inglaterra" se habían hecho imposibles.

    Gobernante coherente, que solo a los escasos tres o cuatro años de su advenimiento al poder, ya piensa muy seriamente en su "dimisión". Pero dejemos aqui este tema "altamente cualitativo" de la personalidad y de la calidad humana de este gobernante ilustrado y vamos a continuar analizando los acontecimientos que se suceden en estos primeros años del gobierno del Conde de Floridablanca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario