jueves, 1 de enero de 2009

Albaceas testamentarios de Don Gil e inicio de la relación de normas que regulan el regimen actual del Colegio de España en Bolonia.


    A la casi subita muerte del Cardenal, en Viterbo, el 23 de agoto de 1367, posiblemente de malaria, que era endémica en la zona costera a Roma, su sobrino Fernando anotó los detalles del fallecimiento en un libro de Derecho de los que usaba.

    Albornoz no pudo pues acompañar al Papa a Roma, pero es conveniente recordar, en estos momentos, que fue precisamente cuando Don Gil quería dejar su Legado en Italia, cuando dictó su Testamento, en Ancona, el 29 de septiembre de1364, haciendo heredero universal de todos sus bienes al Colegio de España, y nombró a sus catorce albaceas con capacidad de ajustar las disposiciones escritas con instrucciones orales posteriores y que fueron los siguientes:

    Enrico Sezze, obispo de Brescia, su auditor durante muchos años.

    Buongiovani, obispo de Fermo,

    Alfonso Martínez, tesorero.

    Nicoló Capocci

    Pierre Roger de Belfort, futuro Gregorio XI,

    6º Gugliemo d'Agrifolio

    Anglico Giomard, obispo de Aviñón, posteriormente cardenal, hermano de Urbano V,

    8º y   Sus sobrinos Gómez y Fernando.

    10º Su pariente Lope, arzobispo de Zaragoza,

    11º Gómez, arzobispo de Toledo,

   12º Martín Fernández, deán de la catedral de Cuenca.

   Aparte de los numerosisimos legados para su familia, colaboradores y servidores, para dotes de doncellas pobres de las diócesis de Toledo y Cuenca, para rescate de cautivos, para las diócesis de Cuenca y Toledo, para las iglesias de San Clemente y de Santa Sabina, títulares sucesivamente de su cardenalato, y para diversas iglesias y conventos de Italia, destinó la mayor parte de sus bienes, como heredero univeral, al Colegio para estudiantes españoles, que había decidido fundar en Bolonia, bajo la advocación de San Clemente.

    Como afirma el XVII Duque del Infantado en su Conferencia pronunciada el 15 de diciembre de 1934 en Cuenca, publicada en 1944, (en parte ya trascrita en este blog) y en su p. 19 cuando afirma que "El Colegio abierto en 1370 bajo el regimen que impuso el Cardenal en sus disposiciones testamentarias, olvídanse pronto, sin embargo, los estatutos dictados por su sobrino D. Fernando Alvarez de Albornoz, aprobados por Su Santidad Gregorio XI, que fueron verdaderamente los primeros" aunque asi llamen los historiadores a los de Juan Ginés de Sepúlveda, hechos en 1536 que modificó el Cardenal Cueva en 1648 y el Papa Urbano VIII en 1693 y que rigieron, con algunas variaciones, hasta la invasión napoleonica, pues el Colegio no solo fue saqueado en esta época sino todos sus bienes fueron confiscados en 1812 a favor del "Monte Napoleón".

   Tras multiples contratiempos, el XVII Duque del Infantado, elevó a SM. el Rey en agosto de 1914 una "respetuosa y fundada instancia" y el 8 de mayo de 1916 y en la Gaceta del día 14, y como consecuencia de dicha "instancia" el Presidente del Consejo de Ministros y antiguo colegial, el conde de Romanones, dicta un Real Decreto en el que se justifica la Reforma y que constituye el regimen actual del Colegio, que dado el hecho de que mañana vamos  a celebra la festividad de San Clemente, primero en la Embajada de Italia y después con la posterior reunión de la Asociación Cardenal Albornoz, preferimos esperar hasta mañana para trascribir, una por una, todas las palabras, del importante Preambulo al Real Decreto de 14 de mayo de 1916, del ministro de Estado, don Amalio Gimeno, por el que se viene regulando el régimen y la normativa actual, con pequeñas variaciones, del Colegio de España en Bolonia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario