jueves, 1 de enero de 2009

Don Gil se va acercando a su Testamento y concibiendo su "Collegium Hispanicum", Casa de España y/o Colegio de los Españoles.


   Estos días, o a lo mejor estos meses que Don Gil pasa por primera vez en Bolonia, muy en concreto desde el 28 de octubre al 24 de marzo del 1361, son varios meses en los que nuestro cardenal va: Concibiendo y contemplando el cumplimiento de la misión que se propuso, nada mas llegar a Avignon en 1350 y que conversó, amplia y largamente, con los papas Clemente VI e Inocencio VI; Saboreando la misión cumplida (aunque le queda otra tercera Legación en Napoles, con la reina Doña Juana y con Don Jaime, que trataremos en su momento) y Ideando, imaginando y pensando, de que modo, a su muerte, puede dejar una huella permanente de su amor por Italia, su especial veneración por la Universidad mas importante que había conocido (a la que trajo, su primera Catédra en Teología) y en especial, por el modo en el que podía vincularla a sus nacionales, de Castilla, Aragón, Navara y Portugal, a esta obra magnánima, magnifica y majestuosa que constityen sus 78 años de vida, madura y bien docta, a lo largo y a lo ancho de su segunda patria que fueron, sin duda, todos los Estados pontificios y todos los Territorios italianos que con su sabiduría, su prudencia, su diplomacia y sus tacto en las negociaciones, dejaba, practicamente en manos de los papas, ya en Roma muy poco antes de su muerte, con Urbano V, y no en Avignon, dejando así ya "olvidadas" las marcadas y contradictorias huellas del "maligno" siglo XIV, menos para él, para quien fue un siglo, pórtico del Renacimiento y pórtico de sus profundas y claras ideas sobre la Educación y la Formación de los Españoles, palabra que desde su presencia especialmente en Castilla, su Penitenciaria en Avignon y sus diversos Legados pontificios en Italia, estaban calando en su espiritu, en su ser y en su existencia, muchos mas allá del siglo XIV en el que vive y que traslada sencillamente hasta el XXI en el que viviremos el 29 de septiembre del 2014 en el 650 Aniversario de la Fundación de su Collegium Hispanicum o mejor Domus Hispanica.

   Veamoslo con cierta brevedad.

   Albornoz como dice uno de los mejores descriptores de su biografía y de la creación del citada Casa de los Españoles, sin las pretensiones de Juan Ginés de Sepulveda, ni la sofisticación de todos sus seguidores, y hasta de Juan Bneyto, que tantas veces hemos citado, Fernando Flores Jimenez, en le Nº 481 delos Temas españoles, publicado, en Madrid en 1967, escribe el siguiente texto, al final, en la pág. 25 cuando relata, mejor que nadie, y por ello lo vamos a trascribir, los momentos en los que don Gil de Albornoz y Luna, va llegando a unas ideas y conceptos mas innonvadores, creativos y profundos de su vida,  en torno a los fines de noviembre de 1363, motivo en el que encontramos la profunda decepción del cardenal con los papas, y en concreto con Urbano V quien "comienza a demostrar sus verdaderos propósitos con respecto al cardenal, al nombrar el 26 de noviembre de 1363, a Androico como negociador de la paz con los Visconti y al día siguiente, Legado en Lombardia y es mas, el día 1º de noviembre al mismo Androico como su vicario en Bolonia"

   Facilmente se comprenderá, continua Flores Jimenez, y reiteramos nosotros ahora, el profundo disgusto de Albornoz al ver la alianza del ignorante Pontífice con el inepto Androico.

   No hay que olvidar que Urbano V, a quien el cardenal Don Gil de Albornoz le preparó su entrada en Roma, como veremos mas tarde, era un hombre que desde su juventud, hacia 1352 y siendo Abad Bendictino de la Abadía de San German de Auxere, con Clemente VI se le había encomendado negociar con el Arzobispo de Milan, Giovanni Visconti, poner la ciudad de Bolonia bajo el poder de su familia a cambio de ceder cierta cantidad de tributos a la Iglesia. No hay que dejar de recordar tampoco que Urbano V fue elegido en el tercer conclave, tras la muerte de Inocencio VI, y el papa electo, el cardenal Hugues Roger, hermano de Clemente VI, rechazó el nombramiento por lo que en una tercera votación el 28 de septiembre fue elegido Guillaume de Grimoard quien al no ser cardenal no había participado en el conclave, y fue llamado desde Napoles y llega a Marsella, donde es ordenado obispo y coronado el 6 de noviembre de 1362.

   En el intermedio ya hemos visto como Urbano V descalifica a Albornoz, con el nombramiento de Androico como Legado en Lombardía y su Vicario en Bolonia. Esto tiene las importantes consecuenias que veremos mas adelante.

   "Tal es así, que el 14 de enero de 1364 (año del Testamento Albornoz) Don Gil escribe al papa, la carta más dura que jamás haya recibido un Pontífice"

   Aquí, intuyo yo, que está comenzando a inciarse todo el germen, la simiente y la maduración, reflexiva, pausada, innovadora e imaginativa, de toda su vida en Castilla, en Avignon y a lo largo y lo ancho de toda Italia: Don Gil va madurando su magnifico Testamento en 50 puntos del que nos ocuparemos, en su momento y con el detalle, con la profunda devoción que se merece su lectura actual y permanentemente valida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario