jueves, 1 de enero de 2009

Desarrollo de los ulteriores Estatuos del Colegio de España: líneas generales de su evolución.


   Hemos tratado de señalar los primeros Estatutos del Colegio de España en Bolonia, dede su fundación en 1369 hasta el momento en el que surgen, con cierto apremio, los primeros incidentes que llevan al mismo Pontifice que Albornoz trajo a Roma, Urbano V, a enviar a su hermano en la curia, el cardenal Albanese, a trasladarse a Bolonia en 1369 para ver como ponía remedio a los problemas de "ingresos" que tenían los Colegiales. Con mas o menos motivos y detalles, los Estatutos fueron adaptándose a la realidad de la vida misma de los colegiales, porque no hay que olvidar que en un Colegio Mayor, como en el de Bolonia, los Estatutos no son mas que el reflejo de su propia vida interior.

   Hay que recordar que en las Españas (en las Castillas, los Aragones o las Navarras y Portugales)  en torno a 1393, a los escasos 20 años de la creación en Bolonia del Colegio de España, se producen y se agudizan los sentimientos anti hebreos o anti conversos, que naturalmente impactan también en la admisión en los Colegios Mayores. No hay que olvidar que entre los sucesos de Toledo (Estatuto de 1449) y los de Sevilla de 1481, cuando fueron encarcelados muchos conversos, se contabilizan en Castilla muchos y muy frecuentes ataques a las comunidades que se han "cualificado" como cristianos conversos, al extremo que produce en muy nuevo numero de personas, el ya citado Estatuto de Toledo de 1449 con el que, ni la misma Santa Sede, estaba conforme. Hay que llegar al papado del valenciano Cesar Borgia, conocido como Alejandro VI, quien se muestra abiertamente a disgusto, cuando no francamente contrario, respecto a los Estatutos de limpieza de sangre.

   Ahora bien el tema de los conversos tiene sus repercusiones en el Colegio español de Bolonia, que a su vez, era un magnifico reducto para que los conversos ofrecieran o intentaran, como señala Baltasar Cuart en su citada obra en los "Studia Albornotiana" (Vol. IV, pp. 605 y ss.) lo intentaran hacer amparados en estas tres circunstancias: El Colegio de España era un Colegio lejano y no era pués difícil falsificar las pruebas; Estaba situado en un país en el que el problema del converso no existía como tal (bien es cierto que Italia no había tenido como Castilla, Aragón o Portugal, una guerra de Reconquista) y que no era, por lo tanto, ni comprendido, ni entendido jamás, por las autoridades boloñesas; yEl Colegio de Bolonia estaba cerca del papa y el solio pontificio detentado por un Borja, en la persona de Alejandro VI, hacía que la Santa Sede no dejara de ver, entender, ni comprender con buenos ojos, la división de los Cristianos entre nuevos y viejos, a pesar de las enormes intrigas políticas que este papado llevó consigo.

   Pero a mediados del siglo XV había otro problema entre los Colegiales en Bolonia, cuyo resultado es la reforma radical que se produce con los Estatuos de 1488 y cuyas causas vamos a ver a continuación. Se trata del tema de los nobles que aspiraban a las Becas del Colegio de San Clemente. Como muy bien dice el gran medievalista Guy Bois, en su libro "La gran depresión medieval: siglos XIV y XV. El precedente de una crisis sistémica", "En el reino de Francia, en Inglaterra, en Castilla y en el "torbellino" italiano, la facción principesca de finales de la Edad Media tiene un contenido social y político nuevo, en relación evidente con tres de los principales efectos de la gran depresión medieval: La "conmoción" de la aristocracia; El auge del Estado "financiero" y La entrada en escena de las "opniones publicas" . Y esto tiene unas muy importantes repercusiones en la desestabilización de las clases dominantes en el siglo XIV, por lo que aparece este nuevo estamento social, el de los nobles, que quiere "situarse" socialmente y para los que el saber, el estudio y la graduación universitaria, andan mas unidos que núnca.

   Son dos temas distintos, el de los conversos y el de los nobles, pero ambos impactan en los Estatutos del Colegio de Bolonia entre cuyos colegiales se deseaba una reforma de los Estatuos y por ende del Colegio.

   Había dos facciones: los innovadores y los conservadores.

  En realidad el problema era de los nobles el de los conversos (facciones de judios o de musulmanes que se habian hecho cristianos) o de los anticonversos que querían unos nuevos Estatutos y los conversos que querían los tradicionales, conscientes de que unos nuevos Estatuos los excluiría. En 1485 se eligen como Rector y Ecónomo a Juan Cardoso y Francisco de Murcia, que sin ser conversos no eran contrarios a los convertidos descendientes de los hebreos y el 28 de febrero de 1485 los Estatutos estaba impresos, y según Beltran de Heredia citado por Baltasar Cuart en su op. cit ut supra, "Los Estatutos impresos son, practicamente iguales a la primera redacción que en 1369 habían elaborado don Pedro de Toledo, obispo de Osma, y don Fernándo Alvarez de Albornoz, arzobispo de Sevilla, con el leve "retoque" que les dió Gregorio XI, en 1373 y 1375, por la Bula al obispo de Cuenca, debida a la indisciplina de los colegiales" como lo fueron también, en 1474 por el mismo motivo. Y para hacer triunfar esta tesis los colegiales conservadores, eligen en mayo de 1485 como Rector a Juan Cardoso y ecónomo a Francisco de Murcia (posiblemente conversos ambos) y de momento parecía asegurada la permanencia de los conversos en el Colegio. Estos Estatutos de 1485 en un incunable famoso se hallan en ejemplar único conocido en el British Museum de Londres.

 Ahora bien el 15 de enero de 1488 solo a los tres años, se produce una reforma radical de los Estatutos, en la que la facción cristiano vieja o reformista iba a derrotar casi definitivamente a la conserrvadora a la que pertencían los conversos. El papa Inocencia VIII da licencia al obispo de Urbino, sufraganeo de Bologna para que realicen la reforma de los Estatuos, que a toda velocidad se imprimen y se hacen publicos el 15 de enero de 1488. Estos Estatutos obra que por primera vez estan dividos en "distinctiones" formula que va a perdurar en los sucesivo y cada "distinctio" es una unidad, siendo la primera de la capilla, la segunda de los colegiales, la tercera de la administración y la cuarta última disciplinar, mas una "forma communis" que complementa muchas de las disposiciones anteriores.

   Veamos como se produjo, porque tiene un impacto importante en el modo de funcionar el Colegio de los españoles en Bolonia. Al parecer la influencia vino del Colegio de San Bartolomé de Salamanca, donde se consigue, por fortuna o por desfortuna, introducir el Estatuto de Limpieza de Sangre, lo que haría variar mucho a estos centros de educación. Pero tras esta derrota de "los conversos" llega uno de los momentos brillantes del Colegio de España, cuando se hace la primera gra biografia de Albornoz, de Rodrigo Bivar y Giovanni Garzoni, y cuando Juan Ginés de Sepúlveda, la copia y se traduce al castellano en 1566. El Colegio es una "pieza" de la politica imperial de Carlos V, y en 1522, tras la obra de Sepúlveda, los Estatutos necesitan una nueva codificacíon y el cardenal protector Bernardino de Carvajal así se lo pedía al nuevo, Rector Miguel Gómez de Salazar, quien los imprime en mayo, y que continen ya cinco "distinctiones" y que son, sin duda, un paso defintivo en la modernización del Colegio, aunque hay una nueva edición en el Siglo XVI y en 1538 de los Estatutos con pocas modificaciones a los anteriores y solo se precisa la gran obra de reorganización que se había hecho desde 1488 y 1525 aunque la ultima edición de estas épocas es la de 1558 que es relamente una nueva reedición de los de 1538.

   El Siglo XVII y especialmente el XVIII tienen un impacto muy serio y grave en la existencia y desarrollo del Colegio que, pausadamente, veremos mas adelante. Por hoy ya tenemnos bastante con las líneas generales citadas, sobre la evolución estatutaria del Colegio de los españoles en Bolonia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario