sábado, 22 de marzo de 2014

Estoy preparando temas sobre don Gil de Albornoz y Luna: otras vistas de su Catedral.


   Mientras preparo una serie de documentos/información sobre don Gil de Albornoz y Luna, no quiero dejar hoy de volver a recordar, mi esplendida visita a Cuenca y especialmente a su impresionante Catedral, del pasado martes día 18.

    Tengo delante de mi un folio, en cuatro idiomas, sobre el Indice del recorrido de la Catedral, que sin duda tomé en la misma, cuando la visité, acompañado por su Capellán Mayor, don Miguel Angel Albares. Voy, en estos momentos, solo a poner algunas de mis fotografías, con la somera descripción que recuerdo al efecto:
La Capilla Mayor: Verja y fondo del Altar, con luz de la mañana.

Frontispicio, una de las tres puertas laterales.



Capilla Honda, Altar del Sagrario.
Artesonado de la Capilla Honda. Actual coro de los canonigos.


Uno de los Organos gemelos, del siglo XVIII, en el Coro.
    Todas estas fotos, demuestran no solo la maestria en la concepción de esta magnifica Catedral, sino su perfecta ejecución, por un grupo de Maestros en el arte de tallar la madera y la piedra, de ejecutar los planos de los maravillosos trabajos del cincel en las verjas, pero muy en especial, la soberbia concepción de la luz, en el interior de todas y cada una de las Capillas, así como en la totalidad del interior de esta joya de mas de ocho siglos de existencia. Cuando en estos momentos, preparo una modesta disertación sobre la Vida, las Obras, el Pensamiento y el Mecenazgo de don Gil de Albornoz y Luna, que tantas veces visitó, oró, planificó y pensó, en el interior de esta soberbia Catedral, no puedo menos de imaginármelo, andando, meditando, rezando, pero sobretodo planeando la ejecución de muchas de sus múltiples obras en su Castilla, en Aragón, en Avignon, en Portugal y especialmente en Italia, pero muy en particular, en torno a la previa concepción y creación de mi Real Colegio de San Clemente de los españoles en Bolonia.

   Obras todas tan duraderas, tan presentes, tan permanentes y tan actuales, como esta misma magnífica Catedral de Cuenca, son un verdadero milagro, en pleno Siglo XXI., como lo es el Real Colegio de los españoles en Bolonia, de mas de seis siglos de existencia.

Capilla del Trasparente. Parte posterior del Altar Mayor. Barroco del Siglo XVIII.

No hay comentarios:

Publicar un comentario