sábado, 5 de abril de 2014

Anoche celebramos en mi casa el 50 aniversario de nuestro matromonio.


   Todos los vivos, o al menos todos los que pudieron venir de la estirpe de Mercedes, pues yo no tengo ni hermanos ni hijos, recordamos anoche, en torno a la Mesa de nuestro comedor, el cincuenta aniversario de nuestro matrimonio, cono una Misa celebrada por nuestro Parroco de los Carmelitas, el P. Alberto Yubero, y con una Cena posterior, en la misma Mesa.

   No tengo que decir mucho mas, a lo que ayer me rogó el P. Alberto que dijera al iniciar todos la celebración, voy solo a colgar algunas fotos, que demuestran mejor que lo que yo diga ahora, el tono familiar, intimo, emotivo y festivo de dicho acontecimiento.

   Todos los de la tercera generación estaban sentados a la Mesa, junto al P. Alberto, SM. y yo mismo. He aquí algunas fotos.

     
Isabel y Juan Silva, con los hijos delante.


    
Mi ahijado Fernando y Rafael hijo del hijo mayor de Patix, y Alicia Allende al fondo, junto a  la Virgen de mi madre, y una foto exactamente del día, cuando ella me presentó a Mercedes, en su casa de La Puebla en Guadalajara. Con Alicia, está la Benjamina de la celebración, Mencia, hija del hijo menor de Isabel y Fernando, Borja y de Pilar.

   
Los dos Fernandos de la tercera generación y al fondo a la derecha, Elena, la mujer de mi querido y añorado cuñado Juan Ignacio, el menor de los cuatro hermanos de Mercedes y Patxi, el hermano mayor, cuya esposa, Agustina se encuentra muy delicada y no pudo venir, a pesar de que hace unos días, en su casa, celebramos su 80 cumpleaños.
   
Mi cuñada Isabel, esposa del tan querido hermano de Mercedes, Fernando, fallecido recientemente, con el perfil de su hijo mejor Borja. a la izquierda.
    
El Padre Alberto, Parroco de Los Carmelitas, Mercedes y los hijos de Ana, Ugo y Borja, al fondo los hijos de Rafael, el primogenito de la segunda generación, María y Rafael,  Su hija Ana esta en Roma y no puedo venir. Al fondo a la izquierda, la Virgen de A. Carrillo y Alicia Allemnde, la autora del "milagro" de los 50 años.

   
Ignacio, Ana, Rafael y Mercedes casi "completa". Detras de Rafael, que no se ve, esta Maria su esposa y cuñada de Ana, que estuvo con nosotros en Australia unos cuatro meses y que es una de las sobrinas preferidas de Mercedes.

     
La mesa hecha Altar para consagrar, renovar el compromiso matrimonial, y recvibir, todos la bendición que necesitamos y que tanto nos merecemos
Pilar, Cristina y Jose, esperando a que pongan la Cena. José es el mayor del segundo hermano de Mercedes, nuestro querido Fernando, fallecido recientemente. Al fondo Alicia, el P. Alberto y Rafael.
Juan, Isabel y Elena, de muy buen humor, con los "recuerdos" que Mercedes les ha traido de los EAU.
    
La Mesa con la Cena para comer y disfrutar de la Celebración.
   Tengo que resaltar que la celebración fue muy distendida. No faltó nadie de los que estaban en Madrid, de toda la familia. Hubo dos excepciones, Agustín, el hijo menor de Patxi, que estaba en Mexico y Javier, su hermano segundo y Tere la mujer de Fernando, que estaban fuera de Madrid. Todos los demás no solo estuvieron presentes, sino que participaton en todo lo que habiamos programado, de un modo muy distendido, cordial y cariñoso.

   Quizás lo que mas me gustó fue la presencia de los mas pequeños, pero especialmente de Mencia, la hija de Pila y Borja, que no llega a los tres años, y estuvo sentada con su prima en la Mesa y comportandose divinamente, durante toda la celebración.

   Fuern para mi todos, algo muy especial. Fueron artifices de una noche mágica en la que no se muy bien si pude decir cuanto le debo y le he debido a mi Mercedes a los largo de estos 50 años, pero que mi intención manifiesta era hacer un acto muy intimo, muy lleno de sentido y sobretodo muy familar.

   Por si fuera poco, los ausentes y los presentes nos llenaron de flores, de rosas, de orquideas y de otras muchas mas, pero Isabel mi cuñado, vino con una maravillosa fotografia enmarcada, con Fernando y toda la familia tomada en su casa del Campo. La tendré como uno de los testimonios mas vivos de lo que son todos ellos para mi.

   Voy a poner unas ultinas fotos, en el entendimiento de que todo esto, de lo que escribo y de lo que cuelgo ciertas fotografias es muy personal al extremo de que alguno de los lectores de mi blog pueden pensar que no hay porque publicitarlo tanto. Pero a mi me satisface mucho, especialmente al día siguiente de la celebración y por ello lo hago.

   Aqí van unas fotos finales, testimonios de la 1ª y la 3ª generación que ayer nos juntamos en mi casa.

   
Isabel con dos de sus nietos, esperando para cenar y tras la Misa.





Patxi, Rafael y el Padre Alberto, también esperando para la cena.
     
Cristina, José y Clara, igualmente haciendo tiempo para que el Altar se convirtiera en Mesa de cenar. Sobre la comoda, a la derecha, puede verse el marco de la esplendida fotografia de toda su familia, con mi querido cuñado Fenando, que Isabel nos trajo a Mecedes y a mi. ¡Un recuerdo que me llevaré a Cieza y que nunca podré olvidar! Porque están todos los Sarasola/Jaudenes.
Maria madre, Maria hija y José "tocado" con la gorra de Dubai que le trajimos para cuando quiera usarla en el Golf o hasta en el "esquí".

    Con este reportaje grafico quiero terminar la "publicidad" de este acto tan entrañable para mi que como dije anoche, a invitación del P. Alberto al inicio de la celebración eucaristica, no solo era muy especial por cumplirse los 50 años, un mes y dos días de mi matrimonio con Mercdes, sino porque yo, siendo hijo único y no habiendo tenido hijos, todos ellos, mas de 30, eran realmemnte mi familia, de la que me sentía no solo orgulloso, sino muy bien apoyado, respaldado y acompañado por su cariño, su afecto y su presencia en un día tan señalado para mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario