jueves, 1 de enero de 2009

Vidas paralelas, Albornoz y Moñino. Parte V: Diferencias en los años post mortem.


   Hay que reflejar los años y lo que se sucede tras la muerte de estos dos pesonajes, el uno en 1367 y el otro en 1808, practicamente con casi cuatro siglo y medio de diferencia. Pero a pesar de todo ello, podemos encontrar algunas similitudes. No muchas, repito, pero algunaa si.

   Alnornoz sigue en completo silencio casi mas 150 años, hasta que se organiza su primera biografia desd el mismo Colkegio de Bolonia y por Rodrigo Bivar y Giovanni Garzoni en 1505 así como la práctica copia posterior de la anterior por Juan Ginés de Sepúlveda y sus ulteriores ediciones y/o reproducciones. De Moñino, no se ocupa nadie, hasta u largo siglo después, en 1934 cuando el Profesor de Historia de la Universidad de Murcia, don Cayetano Alcazar, por su proximidad a la citada Universidad y a Murcia y su interés por el Siglo XVIII comienza a investigar sobre el conde de Floridablanca y publica su primeras "Notas para un estudio de Floridablanca" en 1924.

   Hay pues dos silencios notables, el de Albornoz, roto por las sucesivas investigaciones que porcedían mayormente desde su Colegio de España y el de Floridablanca mucho mas pornunciado, pues como me decía mi Maestro Mario Bunge, cuando le refería mi interes por el conde Murciano lo primero que me dijo fue "¿Tuvo alumnos?. Es verdad que hay que esperar para que, mal que bien, se produzcan los primeros estudios bien entrado el siglo XX, Yo siemrpe he dicho que mi libro del 2012 y el Curso que hicimos en el 2008 en la Fundación "Los Álamos" y en la antigua casa de Floridablanca en Murcia, eran dos roturas de un silencio indebido y malhadado.

   Es preciso reconocer que ambos personajes fallecieron, Albornoz en Viterbo y fue enterrado en la Iglesia de San Francisco de Asis,  y posteriormente trasladado a hombros, a su Catedral de Toledo y al panteón en la Capilla de San Ildefonso y  Floridablanca fallece en Sevilla y es enterrado en la Capilla Real de la Catedral, entre Fernando III el Santo y Alnso X el Sabio y solo con la llegada de la IIª Republica se cumple con su diosposición testamentaria y fes trasladado a su Panteón en la Iglesia del Barrio de San Juan en Murcia, convertido en Prisión durante la guerra civil y su tumba en lugar de las letrinas, por lo que no se sabe donde se encuentra su cadaver hoy en día.

   Hay aquí dos diferencias de interés.

   Pero hay mas. Hemos citado, en su momento, el impotrante libro de Birthe M. Marti, "The Spanish College at Bologna in the Fourteenth Century" donde se afirma que para que una institución perdure lo que ha hecho el Colegio hasta los años actuales, hace falta: 1ª Un Fundador con sabiduria imaginativa; 2º Unos rectores de gran calidad y 3º Unos solidos Estatutos que regulen la Institución.

   Nada de esto ocurre ni está en la finalidad de la vida del conde de Floridablanca. Ni hay institución que le suceda a su pensamiento o sus obras, ni hay directores que las encaucen, ni tan siquiera hay unas reglas que rijan los anteriores extremos.

   Es preciso reconocer, llegados a este momento, que las vidas "post mortem" de estos dos personajes son básicamente muy diferentes. Digamoslo claramente: mientras qu el cardenal Albornoz quiere que se continue con la enseñanza en Bolonia de sus compatriotas, el conde de Floridablanca, tras su larga étapa de gobierno modernizador del pais, cree que con crear la Junta Gubernativa central en 1808, esperando la vuelta de su Monarca de Bayona a España, y a su larga edad de 80 años cumplidos, ya ha cumplido él con su misión en la vida de lo que deja fiel rerflejo en su Testamento cerrado que redacta en 1805.

   Hay pues dos diferencias post mortem en Albornoz y Floridablanca, la es que el uno desea continuar la obra, quizás concebida con antelación, pero que claramente delinea en su Testamento abierto que dicta y firma con sus testigos rogados, el 29 de septiembre de 1364 y la que el otro no se propone esta posibilidad, que ni imagin, ni escribe personalmente en su Testamento cerrado que entrega al Notario de Murcia D. Miguel Mondejar López el 16 de agosto de 1805.

   Es preciso reconocer, que en el ultimo momento, las diferencias entre los dos personajes son de amplio calado y que por lo demas, la presencia y actualidad de la obra de don Gil de Albornoz, se ha visto completada, aumentada y orientada hacia un iimportante futuro y presente, con la creación por el eximio Rector, don Evelio Verdera y Tuells, de los Studia Albornotiana. Respecto a Floridablanca hay que ver si los centros cientificos y culturales de la Historia se interesan no solo por conocer mas en la actualidad el pasado del personaje, sino por darle la continuidad y profundidad en su conocimiento que no ha tenido hasta hoy.

   El paralelismo, en este supuesto post mortem, es muy dificil de encontrar y aún mas de seguir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario