miércoles, 10 de diciembre de 2014

Continuamos con las primeras versiones "no escritas" de los Estatutos para la Domus Hispanica. (Parte X)


  Debido a lo que señalaba ayer en el corto y penultimo parrafo de mi blog, no tengop mucho tiempo, pero si el suficiente para asegurar que los primeros estatutos de la Domus Hispanica, fueron si duda "inspirados" aunquea veces se afirme sin pruebas documentales, que fueron "dictados y escritos" por el propio fundador, el cardenal presbitero de San Clemente y obispo de Sabina, don Gil de Albornoz y Luna, pero repito que no hay confirmación documental que lo pruebe.

   En todo caso estos primeros Estatutos posiblemente fueron encontrados en el Archivo del Colegio de España. En cualquier caso posiblemente su redacción no difiere mucho de la versión revisada y hecha en 1375-1377 que Pedro, obispo de Cuenca, puso sus manos en la redacción de la "original charter" como dice la ya tan citada Profesora Birthe M. Martin (pp. 27 y ss de su op. cit).

   El texto con posteriores revisiones, desde el siglo XV hasta hoy, como han sido las de las "conservadores personas" encargadas de la revisión de los Estatutos. En la propia Domus Hispanica, los colegiales se alteraron mucho con el anuncio por el papa de solicitar la "visita" de Pedro de Cuenca, aunque en cierto modo esa "visita" fue producto de la propia solicitud de algunos colegiales.

   En todo caso, en la Bula papal de 7 de enero de 1375 (según afirma la Prof. Martin) actualmente existente en los Archivos del Colegio de España, se recoge in extenso dicho texto en el preambulo de la revisión de 1377. El propio papa Gregorio XI fue quien solicitó al Obispo de Cuenca, a proceder en la revisión de los citados Estatutos. (No hay que olvidar que en su Codicilo, don Gil, inncluyó a Pierre Roger, conde de Belfort, conocido tambien como el cardenal Belfortis, el cardenal Diácono con el título de Santa María Nova en 1348, que era sobrino de Clemente VI y que el 30 de diciembre de 1370 fue elegido papa como Gregorio XI y coronado el 5 de enero de 1371). Luego el propio Colegio de España tenía importantes defensores desde muy dentro de su institución.

   Es un hecho evidente qu estas reformas de los primitivos Estatutos se debió a la comprobación de la existencia, ya entonces, como se detalla en varios numeros de los Estatutos de disputas, conflictos, luchas, con o sin armas, así como juegos, bailes u otras actividades frivolas dentro de la Domus Hispanica, pero el propio Pedro de Osma, luego conocido como Pedro de Cuenca dejó claro que las primitivas redacciones que cortó o reformó, eran quizás "un poco ambiguas" (Cfré op. cit de la Prof. Birthe M. Marti, pp. 28 y ss.)

   En todo caso los primeros Estatutos manuscritos, reflejan la organización democrática de los estudiantes de la Universidad de Bolonia. Los propios estudiantes selecionaban, por voto secreto, a sus oficiales, como lo hacian en la persona del rector de la Universidad, y se hacia de hecho con el Rector del Colegio de España (Vide op. cit. ut supra. p. 29) quien de hecho tenía amplios poderes y responsabilidades de indole administrativa y financiera. La opinión de la mayoría era siempre tenida en cuenta y el Colegio era un cuerpo "auto gobernado", de caracter democático porque la autoridad la tenían los alumnos y sus oficiales elegidos por ellos. (Cfrsé op. y p. cits. ut supra).

   Tenemos que dejar aquí este post hoy, por los lamentables motivos de mi necesaria permaencia en la Clínica Ruber junto a mi querida mujer. Mañana conuaremos, quizás con los primeros Estatutos escritos de la Domus Hispanica, fundada por el ya citado cardenal presbitero de San Clemente y obispo de Sabina, nuestro padre y señor don Gil de Albornoz y Luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario