martes, 30 de diciembre de 2014

Hoy precisamente, a mi SM (Super Mercedes) le han quitado los puntos de la biopsia que la hicieron en Nochebuena, nos han dado el resultado segun previsto de una "Arteritis de la temporal" y ya lleva dos días ¡al fin! en casa, con un perfecto, exacto y puntual tratamiento que g.a.D. le ha quitado todos los intensos dolores que padecía.



   En Madrid hay dos Ruber: uno Clínica, desde 1943 y el otro Hospital internacional desde 1984. En ambos hemos residido los dos, hemos sido curados y nos han vuelto a poner en condiciones de....seguir viviendo.... con cierta calidad de vida, a nuestra edad, pero...y lo voy a detallar un poco mas:

   Mi SM, inauguró los servicios de la Clínica, hace mas de una docena de años, al ser ingresada por mi en Urgencias del Ruber en la calle Juan Bravo, cuando, a la puerta de la Iglesia de la Concepción, yendo al funeral de Juan Herrero marido de Tere Abelló, metió equivocadamente el pie derecho en un agujero del pavimento sin cubrir, cayo de bruces y ..... se partió el humero derecho. Yo me quedé tan estupefactamente absorto y solo se me ocurrió tomar un taxi que había allí mismo, y llevarme a mi SM a las Urgencias de la Clínica Ruber, en donde tuvimos, no solo la fortuna sino hasta la suerte de conocer al Dr. Carlos Martí López-Amor, jefe de los Servicios de traumatología, que no solo me la dejó "como nueva" sino con el que tenemos, creo que una buena amistad y hasta hablamos de Arte y de Esteban Vicente, - de quien tiene un buen grabado en su Despacho - cuando, de vez en cuando, le visitamos para que nos "siga" entonándo los huesos de los dos.

  Anteriormente, hace unos 11 años, tuve la fortuna de conocer al Jefe de los servicios de Urología, el Dr. Carlos Roque Mir, también de la Clínica Ruber, quien decidió que me debía operar y reducir mi gran prostata. Así fue. No solo recuerdo ver también a Carlos en el quirofoano, sino que hasta la misma anestesista, murciana, me trató como si fueramos los dos del Barrio del Carmen....todo esto pasó hace unos once años. El pobre Dr. Roque Mir falleció de un cancer, pero su segundo, el que me acompañó al cuarto tras una operación que nunca podré olvidar, pues la vi al completo en una gran pantalla de Televisión, es ahora el Jefe de los Servicios de Urología de la Clínica Ruber de Juan Bravo, se llama el Dr. Eduardo Martín Osés, quien igualmente se ha convertido en mi urologo

   Por si fuera poco, el 29 de septiembre tuve un tromboembolismo pulmonar, en Biarritz, mi SM. me trasladó rapidamente a Madrid y mi Neumólogo, el Dr. Rafael Martínez Cruz, me recomendó vivamente mi internamiento inmediato a través una vez mas, de Urgencias, en la misma Clínica Ruber, donde precisamente el internista Dr. Alejo Erice Calvo-Sotelo, no solo me diagnosticó, en un solo día, mi dolencia sino que me recomendó un anticoagulante "rivaroxán" que me produjo fuertes alteraciones de "petequias" y/o muchas manchas sanguineas y gran dolor y tumefacción en la mano derecha, debiendo cambiar al tratamiento con este antigoagulante, al 4º día, el 17 de septiembe, por el "Sitrom" que tomo con diaria y religiosa precisión y me controlo mi estado de INR practicamente casi todas las semanas, en los servicios de Cardiología con la encantadora Enfermera Goyita.

   Pero como las cosas pasan sin que uno lo pueda, a veces, ni prever ni predecir, durante unos días mi SM andaba muy desganada, sin ganas de hacer nada, aunque recuerdo muy bien que el 21 de noviembre fuimos a casa de Mari Pepa Botella y del Académico José Antonio Clavero, y aunque parecía que mi SM tenía un poco de ojeras, la verdad es que pasamos un buen rato, siendo yo, quien tras mi trombosis.... aparecía por primera vez "en sociedad", por lo que forcé que no estuvieramos con ellos y con nuestros amigos, mas de una hora y media o asi. Ahora bien, en unos días, exactamente el martes 9, mi Merceditas tenía tales dolores en la cabeza, oidos, boca, ojos y craneo, que decidimos, una vez mas y esta vez de madrugada, internarnos en Urgencias de la Clínica Ruber, donde ya "casi" nos conocian, y la dejaron en la habitación 512, encontrandonos de nuevo con nuestro viejo conocido, el Dr. Alejo Erice Calvo-Sotelo, quien durante mas de 9 días la sometió a unas 10 pruebas, desde una Econografia bdominal, al Rx tórax AP y L, TAC abdómino-pelvico, TAC craneal, Colangio-RM, una CPRE es decir una compleja y muy delicada Endoscopia. Pero los dolores no remitían, y hubo noches en las que tuve que colaborar en la inyección intravenosa de Paracetamol, que yo mismo tenía que avisar al personal sanitario, no siempre muy amable, dado el intespectivo horario de madrugada nocturna, de cuando se terminaba el recipiente. Alejo nos envió a casa el día viernes 19, con un Informe de Alta Hospitalaria, después de 10 días, en cuyas 3 excelentemente redactadas paginas, no aparece ni una sola vez, que yo sepa, la palabra Arteritis de células gigantes, pero que en beneficio y en justicia con el excelente profesional que es el Dr. Erice Calvo-Sotelo, hay que mencionar - quizas no lo he hecho antes por desonocimiento personal de las diferentes terminologias sanitarias - que justo en el parrafo anterior que cito del Informe de Alta hospitalira, se dice textualmente que "Entre los diagnósticos que se barajaron al principio se incluyó la polimialgia reumatica/arteritis temporal y que, sin embargo, el hallazgo de la dilatación de la via biliar e infección urinaria podrían justificar los sintomas y alteraciones analíticas por lo que no se inició corticoterapia, a la espera de ver su evolución" Este informe, que yo pasé de inmediato al Dr. Pardo, fué sin duda no solo revelador sino un orientador definitivo, para que se hiciera la citada biopsia que fue el inicio de la recuperación de mi querida Mercedes.

   Pero fue una estancia en la Clínica Ruber, fue muy compleja, dura y muy dolorosa para mi Merceditas y para mi. No podíamos mas, ni mi SM ni yo, y como una pequeña prueba grafica de ello, voy a mostrar una tremenda foto, en la que se ve también la tremenda y casi cruel "vía" que tenía puesta en la mano mi pobre Merceditas:
Es preciso destacar que las vias se ponen, sin ser especialista, teniendo muy en cuenta la sensibilidad y la especial dolencia del paciente sometido a este tratamiennto, especialmente cuando es muy continuado. Yo he tenido a la vez dos vias, una en cada mano y un "aparato" de oxigeno en la nariz, que me tenían practicamente inmobilizado.
   Solo decir que la vuelta a casa y una muy seria, profunda e importante conversación con nuestra vieja y querida amiga Carmen Rodriguez Florez quien nos aconsejó e impulsó vivamente, a que fueramos al Hospital Ruber Internacional, para hacer un doble contraste medico. Ella se osupó de la habitación y vino con su propio coche, y en la tardía mañana del martes 23 nos acompañó a la habitación 222, en donde que ya lo tenían todo preparado.

   Para ser breve y conciso: nos esperaba el internista Dr. Antonio Pardo,  y el Neurologo Adolfo Jimenez, a quienes entregué de inmediato el citado Informe de Alta Hospitalaria, del Dr. Erice Calvo-Sotelo, (que leyeron con toda atención y fotocopiaron para su Archivos), de mdo que ambos examinaron a mi Merceditas a continuación y decidieron que se le hiciera inmeditamente una Biopsia en la Arteria frontal: el resultado, solo de la Biopsia, fue la desaparación de todos los intensos y tremendos dolores que aquejaban a Mercedes desde hacia tanto tiempo.

   Nos quedamos en el Hospital Ruber Internacional, hasta ayer. Pasamos una Nochebuena, con el Niño Jesus, que está mas cerca de los enfermos que de los banqueros, y se inició con él, el camino de la recuperación.

   Mañana ultimo día de este FUNESTO año para Mercedes y para mi, del 2014, me explicaré un poco mas, y me dispondré a entrar con los dos pies en alto -¡¡¡levitando!!! - en el 2015 que espero que sea mucho mejor, y muy mucho menos peor, que el ya pasado 2014.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario