sábado, 21 de marzo de 2015

Sunitas, chiítas, sunies, chiíes, y sus susbdivisiones en ismaelíes, duodecimanos, septimanos, ibadíes y...los mas preclaros, los sufies, los místicos del Islam.


  Quizás deba decir que Tunez, Aden, Libia y otros acontecimientos tan recientes y tristemente peligrosos y lamentables, de la maraña y el marasmo islamista, son los que me impiden seguir escribiendo sobre uno de los periodos mas interesantes de la vida de don Gil Álvarez de Albornoz y Luna, cardenal presbiterio de San Clemente y Legado Pontificio ad latere en su primera Misión en Italia, 1353-1357 por nombramiento del propio Papa Inocencio VI, así que debo explicarlo primero, y tratar de obviarlo, excusarlo o aminorarlo después, dejando alguna huella del título de este post que es el que me ha impedido continuar con mi importante y deseado relato Albornociano.

   Una sola imagen y luego....me explayo algo mas:



    Otro gráfico quizás para mayor didactica: hay que conocer el paño que se corta o el paño que se teje, antes, para saber como podemos construir el mejor & most suitable de los trajes para el 2015 & beyond

La expansión geografica del Islam, mucho antes de llegar al al-Andalus, ya contenía elementos muy cualificados de estas divisiones o sectas, como tienen tantas religiones (protestantes, anglicanos, luteranos, cristianos, ortodoxos, catolicos) y tantas religiones mas. Es un hecho hasta casi natural, que se busque a Dios en prácticas y ritos diversos. No hay nada de malo en principio, hasta que....como en el Cristianismo se producen las guerras de religión, que las termina, en Münster y con el Tratado de Westphalia, el Embajador murciano, don Diego de Saavedra y Fajardo, en 1648.
    Es evidente que en estos dos mapas, puede tenerse una cierta idea de las divisiones internas en el Islam, importantes aunque muy difuminadas en la actualidad, y a las que se ha unido un elemento, desde hace siglos, anteriormente desconocido, que se llama "t-e-r-r-o-r-i-s-m-o".

   Seguimos, en muy poco tiempo, con el cardenal don Gil Álvarez de Albornoz y Luna, tras conocer, lo mejor posible, este tema de las sectas musulmanas, que nos es tan vital como consubstancial a la propia existencia cotidiana en las diversas civilizaciones que hemos ido construyendo en el Planeta Tierra.

    Quiero iniciar este resumen con la esencia mas intima y NECESARIA de los Sufies, desde el Muhyiddin Ibn 'Arabi, de origen murciano, en los tiempos de mayor esplendor del al-Andalus cultural, hacia el 1165-1240.


   Son temas a conocer primero, a difundir despues y sobretodo a meditar en ese marasmo y maraña de sectas islamicas que se acribillan unas otras en base a la misma fe, al mismo profeta y al mismo libro sagrado, EL CORÁN.
 La  realidad de lo que me decía, hace mas de tres años, una gran amiga y excelente periodista María Angeles Espinosa, a mi solicitud de conocer mas a fondo las divisiones islamicas, es lo siguiente, y copio textualmente el correo que me dirigía el 16 de enero del 2012:

   Me decía textualmente así: ¡uy! no he contestado a tu pregunta sobre sunitas y chiítas, o suníes y shiíes, que tanto da (la primera versión es una trascripción del francés); la segunda, del inglés y se parece más al árabe original:

   1º.- La cuestión histórica, que has leido mil veces, sobre la legitimidad de la sucesión del profecta. Los 'shi'a-t-Ali' son literalmente"los partidarios de Ali", el primo y yerno de Mahoma (casado con su única descendeinte, Fátima. Los sunies son los seguidores de la Sunna, o tradición, los ortodoxos, para quienes la sucesión al califa no venía destinada por la sangre.

   2º.- La doctrina: A lo largo de los siglos, esta disputa ha dado lugar a diferencias doctrinales (y subdivisiones, sobre todo entre los chiíes, entre ismaelíes, duodecimanos, septimanos, ibadíes, etc), al igual que pasó con las iglesias cristianas. Desde fuera, son díficiles de apreciar, pero ellos lo distinguen igual que nosotros reconocemos a un ortodoxo por la forma que hace la señal de la cruz, o a las iglesias protestantes porque no tienen imágenes de la Virgen...Hay algunas cuestiones como la forma en la que llevan a cabo las postraciones durante la plegaria, el hecho de que los shiíes sólo rezan 3 veces al día en vez de 5 (aunque eso es en la práctica, porque técnicamente une dos oraciones en una en dos ocasiones) o en la veneración a Ali y sus descendientes, los imames (me repele que la RAE haya aceptado imán por imam sólo porque así lo ponen los periódicos), o las procesiones, que hacen que los suníes radicales (salafistas o wahhabíes) les consideren poco menos que idólatras.

   3º.- La política: La diferencia numérica (los chiíes suman entre un 10% y un 15% de todos los musulmanes) ha hecho que la minoría permaneciera agazapada. La revolución iraní de 1979, que Jomeini y sus secuaces secuestraron para el islamismo, les hizo crecerse. Había un país donde habían logrado hacerse con el poder y eran libres de ejercer sus ritos. El régimen teocrático de Irán mantiene dos líneas simultáneas de actuación: una, utilizar el chiísmo como materia de cohesión política y dos, hablar de unidad a la umma islámica para tener una audiencia mayor. A la vez, desde la otra orilla del golfo Pérsico, Arabia Saudí, que siempre dio por hecho su liderazgo del islam por albergar La Meca, ha reaccionado erigiéndose en estandarte del islam suní, con las consecuencias que hemos visto (Al Qaeda y sus imitadores).

   En la practica, tanto unos com otros pueden ser más liberales o más religiosos, islamistas o no. Pero en general, el chiísmo tiene una vision del mundo menos cerrada que el sunismo porque admite la interpretación (ijtihad).

   Viniendo de la persona que viene, mi gran amiga y periodista de El País, que conocí en la -epoca del Fletan en mi Embajada en Ottawa, toda esta sabia, docta y didáctica elucubración, creo que las cosas no han cambiado a mejor, sino que han empeorado, a mucho peor, o bien que "las cosas" han ido a terrenos, actitudes y acciones tremendamente mas crueles, mas dañinas y mas pertinaces, en y desde unas creencias que no admiten ninguna interpretación y solo lo que digan los "interpretes" yihaidistas, o yijaidistas o lo que se quiera llamar, o aquellos que solo quieren que el universo sea como ellos.

   ¿Está lo suficientemente claro? 

   Maria Angeles Espinosa, periodista que trabaja para El País, es la autora de toda esta sabia disquisición, que puede ayudarnos mucho a los que no somos ni musulmanes, ni islámicos, ni árabes, a seguir viendo el modo de interpretación de toda esta tremenda trayectoria en medio de un mundo comunicado con redes inhalambricas que ellos utilizan a la perfección.- ¿Que hacer?

No hay comentarios:

Publicar un comentario