viernes, 3 de abril de 2015

Un nuevo interim en mi relato de la obra imperecedera e indestructible de la personalidad del Cardenal Albornoz: El impacto global y crucial del Acuerdo de Lausanne de ayer, entre Persia y el G-5+1 y la UE.


   Era natural que el impacto de la firma del Acuerdo ayer entre Iran y el grupo de los 5 nucelares + Alemania y la UE. tuviera profundas, amplias, globales, históricas y sin duda cruciales repercusiones.

   Reconozco que son unos calificativos, muchos, y quizás demasiado profundos, pero voy, en mi propio beneficio y en el de mis amables lectores, a explicarme o a explayarme, punto por punto, de todos los adjetivos calificativos que, he pensado mucho antes de ponerlos, y que creo, firmemente, que nos hacen asomarnos a unos nomentos nuevos en la historia de, profundo cambio de ciclo y cambio de modelo por la que nos va haciendo andar la propia vida, a veces con la gran satisfacción con que lo hacemos ahora mismo, y a veces con el enorme temor a lo desconocido y/o a las amenzas casi gigantescas que se ciernen, al menos, en la cuatro guerras declaradas, sangrientas y sangrantres a las que asistimos, todos desde nuestros hogares, desde nuestras TIC y en el peor de los casos desde los cuatro, o mejor dicho, ocho campos de batallla, de las crueles, sangrientas y desquiciadas batallas que se desarrollan en Irak (desde que la inició Bush jr. en el 2003), o la mas antigua de Afganistán (también debida a Bush padre), la de Libia de hace cuatro años, cuando Gadafi recibió la implacable respuesta de la NATO, iniciándose una guerra civil que todavía continua o la desatada en Siria por el propio dictador Bachar el Asad contra su propio pueblo y ahora la del Yemen que enfrenta a Chiíes frente a Sunies, o a árabes contra persas.

   Vamos a ir concretando y si podemos pondremos, como solemos hacer, unos gráficos, o unas pics, que nos hagan comprender, en menos de lo que "canta un gallo", la sinfonía de la sintonía que se vivie desde ayer, de los muy complejos acontecimientos a los que asisitimos a diario.

   He aquí la composición gráfica de referencia explicativa del Acuerdo de Lausanne de ayer:

  
Son solo dos simbolos, pero creo que reflejan muy bien, todo lo que ha comenzado desde el proceso de paz iniciado ayer, en el tardío atardecer del Jueves Santo, en la ciudad de Lausanne, entre todos los pueblos de la tierra 1º Simobolo de la OIEA de las Naciones Unidas, relativo a la energía núclear y a las armas nucleares y 2º La bandera nacional del Irán, uno de los tres imperios del Oriente medio, el Persa, que sin duda su Presidente, el chiíta Hasan Rohaní, ha conseguido alcanzar en solo un escaso año de mandato.
   Vamos ahora, y punto por punto, a destacar y confirmar las afirmaciones/adjetivos que hemos puesto a este Acuerdo, llamado de HISTORICO por el mismo presidente de los EE.UU. a pesar de las dificultades con las que se va enfrentar internamente (con las dos Camaras controladas por los desquiciados Republicanos, incapaces de ver la cercanía a la paz que el acuerdo trae) e internacionalmente (especialmente con los dos grandes aliados de los EE.UU. Israel (que posee ya y desde hace mucho tiempo, armas nucelares en demasía) y la sunnita Arabia Saudita, el enemigo encarnizado de Irán, quizás porque núnca fue - hasta la llegada de petroleo - el digno Imperio que creía merecer solo por poseer los lugares sagrados de La Meca y La Medina.

    Pero como afirmó anoche mismo el Preisdente Barack Obama, este es un Acuerdo internacional entre Potencias, entre Estados y no es, ni mucho menos, un Acuerdo de gobiernos, así que dificílmente puede destruirse o no dejar que se concluya, en un plazo tan cercano como el final de Junio, cuando se ponga y se concreten las medidas de desmantelamiento nuclear de Persia, y el levantamiento del aislamiento internacional por parte de los 5+1 y la UE.

   Veamos pues lo que dijimos respecto a Las profundas, Las amplias, Las globales, Las históricas y quizás como reumen de todo ello, las cruciales repercusiones del Acuerdo de Lausanne de la tarde del Jueves Santo del 2015. Es decir todo lo que supone, a nuestro entender y tras una noche de intensa reflexión y en la madrugada de hoy "Viernes santo", cuando igualmente, en una festividad cristiana similar, se firmó, en otro "Viernes santo",  el importante Acuerdo que puso fin a la guerra entre Inglaterra e Irlanda del Norte.

   Es un acuerdo profundo, porque afecta no solo a la energía de uno de los tres grandes Imperios del Oriente medio (Persia/Irán) sino que se refleja desde su inicio, en el ritmo de su comercio exterior, y en consecuencia del interior tambien. Es un acuerdo que extrae al Imperio Persa del aislamiento al que estaba sometido desde las "insensateces" de la toma de la Embajda norteamericana en Teheran en épocas del Jomeini de 1.979. Pero además es un acuerdo amplio dado que se refleja inmediatamente en una de las areas más conflictivas del Planeta tierra, y que ¡núnca lo repetiremos lo suficiente! es la que divide el mundo islamico entre Chiís y Sunies, y sus desgraciadamente muchos "derivados" pero que, en este caso concreto - y lo hemos apuntado anteriormente - son entre el gobierno Chií de Hasan Rhaní (y no hay que olvidar a su impecable y activo Ministro de Asuntos Exteriores Javad Zarif y el activisimos Secretario de Estado norteamericano John Kerry, virtuales autores del citado y amplio acuerdo). Pero no hay que olvidar, por otra parte, que este histórico acuerdo es global, en el sentido de que implica a toda la humanidad, en un inicio, o mejor aún solo en un principio de entendimiento, de los poderosos imperios islámicos en el Oriente medio, con el resto de poderes del mundo. Que Persia renuncie a una busqueda del poderíp atomico, como increiblemente lo tienen ya Pakistan y la India, es un elemento de seguridad mundial y global. Finalmente, el acuerdo del Jueves santo de ayer en Lausanne, tiene todos los caracteres para denominarlo, como muy bien ha hecho el Presidente Obama, de acuerdo histórico y yo, modestamente, me voy a permitir decir que desde el nacimiento y especialmente el nacimiento y el fallecimiento del Profeta Mahoma (La Meca, c. el 26 de abril de 569/570-Medina, 8 de junio de 632) y desde que se producen las escisiones internas en el Islam, especialmente entre los Chiítas y los Sunitas, a los que nos hemos referido, ampliamente, en nuestro post del 21 de marzo pasado, no se ha dado un Acuerdo en el que la sabia, intuitiva y cuidadosa interpretación Chiíta del mundo actual, haya tenido un mejor reflejo y una mayor profundidad, amplitud y repercusiones históricas como las que se dan y se van a confirmar en nuestro complejo presente.

   No queremos exagerar, las reacciones en contrario, al acuerdo del Jueves santo del 2015 de Lausanne.  No se han hecho esperar.  Naturalmente las del Estado de Israel, y sin duda las de la monarquía sunnita de Arabia Saudita, el gran enemigo de Persia, y de los sectores mas conservadores del sunnismo (¿?) norteaméricano que representan los Repúblicanos. Pero no hay que olvidar que ante una negativa reiterada de las Camaras, la Constitución norteaméricana da un derecho de veto a la presidencia.

   Una última relfexión, pués no queremos alargar mas este post, pero hay que decir que la personalidad y formación del Presidente Hasan Rohaní ha roto con el tabú de que tanto él como su gobierno veían con muchas sospechas a los persas/iranies, educados y formados en occidente. No lo digo yo, lo cita Ángeles Espinosa, recogiendo un articulo del Economist en el que se afirma, que el Gobierno de Rohaní, el que ha planteado, impulsado y concluido el Acuerdo historico de ayer, "tiene mas miembros con doctorados en universidades estadounidenses que los de España, Italia, Francia, Alemania, Japón y Rusia juntos".

   Estamos ante un Acuerdo que repercutirá muy profundamente, en el desarrollo de los trágicos, peligrosos y destructivos acontecimientos que desgracidamente llevamos viviendo desde hace muchos años en esta zona tan vitalmente crucial para la existencia y el progreso del mundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario