martes, 23 de junio de 2015

Breve reseña del Rector del Colegio de España en Bolonia, don Evelio Verdera y Tuells.


 También de buena hora vamos a iniciar nuestro cometido, de la breve semblanza y significativo análisis - como deciamos ayer - de la personalidad de los dos últimos Rectores del Real Colegio Albornociano de San Clemente de los españoles en Bolonia, con el añadido hoy de tener que hacer un verdadero esfuerzo para no comentar, que lo haremos muy próximamente, un hecho insólito en este cambio de ciclo y cambio de modelo, por el que atravesamos en estos años, ya bien entrados, del Sioglo XXI. Un solo dato y paso a mi labor "Verderiana" en este caso: hoy, repito hoy, es el único día que yo recuerde, desde hace mucho tiempo, que todos, absolutamente todos los head lines del diario El País llevan anejos y contenidos, unos datos seria, concienzuda y profundamente positivos. ¿Será que estamos aprendiendo del Cambio generacional y la Cultura del Pacto, a los que nos referiamos ya en nuestro viejos posts de los días 27 y 12/13 de mayo.

  Pero vamos a nuestro cometido, que tanto ayer y hoy, hacemos con la mejor de nuestra mas equilibrada voluntad (los títulos de los dos posts desean presentar así lo que está en lo mas intímo de mi pensar, mi ser y mi hacer) y esperando que su lectura, nos haga reflexionar a todos los "Colegiales" primordialmente, de la necesidad de lograr el albornociano equilibro que siemrpe detentó nuestro venerable Fundador, y que tan necesario es en los muchos "avatares" de la "Domus Hispanica" para que se adapte y acople, con facilidad, generosidad y longanimidad, a su función única y esencial que es el logro de una Eduación de excelencia, desde el siglo XIV en adelante.


   Evelio Verdera y Tuells, nacido el 22 de mayo de 1925 en Ibiza, fue un joven Catedrático de Deredcho Mercatil en la Universida de La Laguna, que dejó para venir, a dirigir, como Rector, un importante Colegio Mayor, en la Ciudad Universitaria de Madrid, para pasar de allí al Rectortado del Real Colegio Albornociano de San Clemente de los españoles en Bolonia, entre octubre y noviembre de 1954, donde recibió ya la primera de las promociones de 1955-1956, y en el que él había sido colegial, en la promoción de 1950-51 cuando leyó su Tesis doctoral Clearing bajo la dirección de T. Ascarelli.

   Al volver a España, repito, obtiene la cátedra de Derecho Mercantil, de la Universidad de La Laguna, de la que solo vuelve a Madrid, repito también, para regir las actividades colegiales universitarias tan importantes, en aquellos momentos, como fue ser uno de los primeros Rectores de un Colegio a "punta de cierre" (por los núnca olvidados y desgraciados, avatares de aquellos tiempos) y en el que hemos colegiado tantos y tantos defensores de la libertad, de la democracia y de la justicia, como cuando yo era Rector en 1962, mi capellán Jesús Aguirre, futuro duque de Alba, hasta un servidor, modesto diplomático en aquella liberal casa de la Avenida del Valle.

  Dejemos sus publicaciones, para el momento oportuno, y señalemos tan solo que ademas del Doctorado clementino de Bolonia, lo fue también y Honoris causa, por las Universidades de Bolonia, Padua y Roma, además de ser Vocal permanente de la Comisión General de Codificación (Sección de Derecho Mercantil), Académico de la Real de Jurisprudencia y Legislación y muy vinculado siempre con los temas del Arbitraje, tan necesarios entonces, ahora y siempre y al extremo de ser miembro de Cortes y Tribunales de Arbitraje nacionales y europeos en Estrasburgo y Milano así como Presidente del "Comité de redacción" de las Revista de la Corte Española de Arbitraje, y de los Consejos Editoriales de la "Revista de Derecho Mercantil" y del "Anuario de Derecho Internacional Público".

  Como Rector durante 23 años, (fue nombrado por Decreto de Consejo de Ministros, en torno a octubre/noviembre de 1954) ha tenido también una intensa actividad en la recuperación del Colegio después de las dos tremendas y cruentas Guerra civil y GM2, y en sus 22 promociones han pasado en torno a unos 150 colegiales, en momentos complejos, a los que debemos dedicar unas cortas líneas.

   Brevemente hay tres temas también importantes a destacar en su intensa y dedicada actividad rectoral:

   1º.- Adecuación de las exigencias y recursos fundacionales, de un Colegio que habia permanecido cerrado de 1936 a 1948, con el Rector Carrasco y a consecuencia de las trendos conflictos bélicos que se abatieron sobre España e Italia, lo que suposo, sin duda alguna, una merma no solo en los recursos fundacionales, sino en los propios hábitos de convivencia, en un perido vacio de actividades y de funciones, de unos casi 15 años consecutivos, de ausencia de Colegiales.

   2º.- Iniciación de las importantes obras de reacomodación de los nuevos colegiales, de sus estudios y de su convivencia, en las muy escasas promociones, por la enorme escasez de recursos, al extremo que cuando se reabre el Colegio, en 1948, hay solo un colegial, aunque se hizo el esfuerzo de lograr, al menos cuatro colegiales por promoción - como la mía - pero a la que no se le abonaban ni el viaje, ni los estipendios mensuales. Esta situación cambia a partir de 1963, cuando las promociones fueron ya de 19 y hasta de 20 colegiales.

   3º.- Confirmación de la mayor obra historiográfica, núnca concebida, sobre don Gil e iniciada por el Rector a partir del año 1970 cuando se inicia la publiación de los Studia Albornotiana, con temas jurídicos y que inicia una colección, dirigida y prologada por el Rector Verdera,  en 1972 de tres volumenesXI-XII-XIII sobre El Cardenal Albornoz y el Colegio de España. que así en resumen contiene 146 Monografías sobre el tema, que abarcan unas 4.265 páginas, absolutamente indispensable para ir conociendo el Colegio y a su egregio Fundador. En 1979 se publican, otros tres volumenes, igualmente dirigidos por el Rector Verdera, que llegan, el 29 de septiembre del 2014, con la publicación de la edición crítica por el colegial Julian Donado Vara del manuscrito inédito 
y esperdo mas de cinco siglos, de la Vita Aegidii, que hace el volumen XCVIII de la muy importante colección inicada por el Rector Verdera.

  Pero no hay que olvidar la dedicación al Colegio que el Rector continua, tras su cese en 1977, para ser Director General de Bellas Artes, en el primer gobierno de la transición española, con la edición de la Relación de asociados y Estatutos de la actualmente vigente Asociación Cardenal Albornoz, que concibe y crea don Evelio el 23 de noviembre de 1987, y que hay igualmente, que poner al día, pués es la que nos cobija en la fecha de la celebración de San Clemente, IV Pontífice de la Iglesia y cuyo título tomó el 17 de dicieimbre de 1350 don Gil Álvarez de Albornoz y Luna, cuando Clemente VI, le hizo el primero (el cardenal de España) de los cardenales del Consistorio llamado de los 12 apostoles.

   Creo que estos dos últimos Rectores don Evelioo y don José Guillermo, a pesar de los pesares y de las ultimas "turbulencias" han sabido hacer realidad el fondo y la forma del Colegio de los españoles, así como el modo de vida, en la "Domus Hispanica" y que han puesto los cimientos, para una necesaria renovación, adaptación y valor presente de los Estatutos, con los que, mal que bien, llevamos viviendo en un siglo que ha atravesado por tres guerras, (dos mundiales y una desgraciadamente civil) y que se avecina y vive en un cambio de ciclo y un cambio de modelo, al que reiteradamente nos hemos venido refiriendo en estos posts de este ya demasiado largo - en terminos digitales - blog de joseluispardosperez.blogspot.com 

   
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario