lunes, 7 de septiembre de 2015

El concepto, la palabra y su ejecución, hoy en día y en muchos otros a venir....se concibe, se llama y se ejecuta/aplica como la "Solidaridad".


   Es curioso que llevo días pensando en un único tema, casi en un monotema para enfrentar con dignidad, aplicabilidad y éxito, la inmensa crisis de la emigración siria y curiosamente me va cuajando, en los terminos en los que me atrevo a denominar este post en su "Asunto".

   Hace muchos pero que muchos años, cuando yo era Director General de Cooperación Técnica Internacional, en el Ministerio de Asuntos Exteriores, allá por el inicio de la década de los 80' del siglo pasado, unos queridos colegas italianos, me pidieron que escribiera para su Revista "Cooperazione" un Artículo y lo que me salió fue - y lo recuerdo como si fuera hoy mismo - el siguiente tema que traté de desarrollar, ya entonces, de la mejor manera que pude, bajo el título de "Il contrato di solidarietà" que quizás, cuando encuentre una copia en Madrid, pués escribo este post desde la sede de la FLAdJLP, en la huerta de La Hoya de "Los Álamos" en Cieza (Murcia), pueda trascribir literalmente, alguno de sus conceptos mas esenciales.

   Pero ocurre que en el desarrollo de la crisis de la emigración Siria, y especialmente en los dos últimos días, a partir del sábado 5 de septiembre, tras los enormes e increibles contratiempos "fabricados" y ejecutados por los hungaros y especialmente con la construcción acelerada del Muro de las "concertinas" (por cierto, de fabricación española) y de las masas de sirios in-ertes, in-ermes e in-capaces de saber lo que ocurría en la Estación de Ferrocarril en Budapest, se ha ido imponiendo, ante la valiente, decidida y humanitaria posición de Angela Merkel y de muchos alemanes, especialmente en Baviera y en Baden Würtemberg, el concepto, la palabra y la clave de esta crísis humanitaria, sin precedentes desde los grandes movimientos de masas de población, a la terminación de la GM2, que es sencillamente y fundamentalmente el de la solidaridad.

   Ha sido un movimiento popular, político e ideológico, que se ha ido expandiendo por Europa, y en el que España, a pesar de nuestro PIB, nuestros límites fronterizos con Africa y especialmente nuestra  alta tasa de desempleo, no han impedido que se organice ya la Red de ciudades de acogida iniciada por Ana Colau en Barcelona e inmeditamente seguida por la Alcaldesa de Madrid y por muchos otros Ayuntamientos españoles ya, al extremo de pronunciarse pública y abiertamente, en favor de esta "movida" el mismo Presidente de la FEMP y de muchas ciudades, grandes y pequeñas que no es el caso detallar ahora mismo.

  Pero ocurre que aun en Provincias, y en autonomías como la del Reino/Región de Murcia en donde me encuentro y cuya prensa leo, como es normal, a diario, me topo, en la Portada del viejo diario "La Verdad" de ayer, con el siguiente titular: "Que el sol os caliente y que os hagais viejos en España" y una esplendida foto de los años 90' que muestra a Islam Ikeljic, refugiado bosnio, en su llegada a Cartagena en el buque "Aragón"acompañado de un buen número de compatriotas que siguen viviendo, desde 1993, en la Región/Reino de Murcia y que narran su experiencia vital, en plena crisis huanitaria por el éxodo masivo, en el corazón de Europa, con el excelente título de "Los murcianos rubios que vinieron del Este" y el subtítulo, que lo dice todo de que "Casi 400 bosnios llegaron a la Región en 1993 huyendo de la guerra. Y se quedaron. Eran refugiados, refugiados, como los que ahora suplican salir de Siria".

  No digo mas, solo añadir que en la prensa murciana de hoy se publica, en el mismo diario, en su página 8 un excelente recuadro ya de la Cruz Roja que dice textualmente: En una emergencia, cada segundo cuenta. Crisis Refugiados en Europa. Colabora. Se dan unos numeros de telefono y en la Red se ruega "Envia AYUDA al 28092 y dona 1,2 €".
  
   Este concepto se ha difundido como un reguero de polvora solidaria, pero también en el Diario local de La Verdad, hoy mismo y en su p. 21 de Opinión, se dice textualmente por Antonio Parra que: "en Murcia algunas personas ya habían lanzado en redes sociales iniciativas solidarias en favor de los refugiados"... y se añade, con mucho tiento y con mucho acierto, que:"se recuerda la figura del místico Ibn Arabí nacido en Murcia y enterrado precisamente en Damasco, donde su tumba es motivo de peregrinación y devoción popular"... pero se añade también, y creo que es una reflexión esencial que "la solidaridad cuesta dinero y puede que parte de nuestro propio bienestar"...y se concluye que "De algún lugar tendrá que salir el gasto inesperado" y el autor afirma que "dado que el Gobierno ha anunciado que el próximo año nos subirá a los trabajdores públicos el 1%, acredito al gobierno que sea, que ese 1% lo descuente de mi sueldo sine die y lo dedique a las ciudades-refugio".

   Es una propuesta y lo dejo aquí. Creo que están dichas muchas de las coyunturas/disyuntivas que el tema de la emigración siria va a plantear a la ciudadanía europea, y en este caso concreto a la murciana, a la que con tanta insistencia me he venido refiriendo en este post de hoy.

   Veremos mañana.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario