lunes, 23 de noviembre de 2015

QUINTA y última Parte: El día de San Clemente festejos y visita a mi querido Rector Honorario del Real Colegio Albornociano de San Clemente de los españoles en Bolonia, don Evelio Verdera y Tuells.


   Es una realidad que hay fechas que marcan una vida. Y para mi, siempre, repito siempre, el 23 de noviembre es un día no solo inolvidable, sino imborrable y lleno de nostalgias, de fuertes recuerdos y de amistades, casi casi también eternas, como la de mi Rector Honorario del Real Colegio de España en Bolonia, don Evelio Verdera y Tuells, al que conocí un 28 de diciembre de 1956 cuando me instalé, por primera vez, en la Camara contigua a la entrada a la Biblioteca el Colegio en la parte baja del Cortile, y camara que continue utilizando durante todo el año siguiente, hasta la obtención de mi Doctorado y ¡como no! de mi Premio Vitorio Emmanuelle.

   ¿Se puede pedir mas? Pués hoy si, voy a ver si dejo fiel reflejo de mi querido Rector Honorario de la Domus Hispanica.
  Aquí está, aqui le tengo y de su casa en la calle Almagro, acabo de volver, salí a las 19:35 y estoy ya pergeñando estas modestas líneas de satisfacción y congratulación al poder irle contando todos los "sucedidos" en este día tan glorioso para él y para mi, como lo es siempre la Festividad de nuestro querido y nunca olvidado cardenal don Gil Álvarez de Albornoz y Luna, a quien el papa Clemente VIII le concedió el 17 de diciembre de 1350, el título de Cardenal de España, junto a otros 11 purpurados que constituyeron el famoso y conocido "Consisorio de los 12 Apóstoles", pues los otros había muerto del colera que tan habitual era en aquellas épocas y en Avignon.

   Ayer tuvimos, en un club privado de alto standing, "El Matador" la presentación y discursos correspondientes para introducir a los nuevos Colegiales, solo cinco, en esta ocasión, en el increible grupo de estudiantes albornocianos, grupo cada día mas selecto, especialmente por la juventud de los nuevos aspirantes al titulo, ahora llamado de Dottore di ricerca.

  Como el festejo comenzó, tardío pero bien entradas las 16:30 casi las 17:00 salimos también tardiamente, aunque el grupo estaba compuesto por colegiales para mi poco conocidos, pero que todos o casi todos habian leido y comentado tanto mis posts que hago en este viejo blog, como mis cortos, muy cortos escritos, ¡hasta ahora! en la ACAL, que he construido con la ayuda del último libro de don Evelio del 2001 y en cuya lista ya contamos con casi mas de 360 colegiales, que naturalmente reciben todos los mensajes que sus suscriptores envian, y que ha sido construida con el enorme esfuerzo decidido, competente y sincero, de mi mantenedor de información (Information provider & menu Mantainer) el gran Maestro de Ciencias, Mátematicas y Tecnología digital, Domingo Méndez, a la vez que Secretario de mi Fundación "Los Álamos", (véanla Vds. en su triple version en español, francés e inglés en el siguiente URL www.fundacionlosalamos.es en la que sus primeras noticias se referirán a la reciente concesión del II Premio Floridablanca, en honor al recuerdo y permanente presencia del mayor Ilustrado del siglo XVIII esapñol, el conde de Floridablanca, del que tambien nos proponemos intentar juntar, trabajar y ser bien dirigidos en la publicación, por nuestra citada Fundación, ni mas ni menos que de sus "Obras completas".

   Por el momento, dejo aquí la información de este memorable día de San Clemente, en el que un nutrido gurpo de Bolonios, mas de 30, hemos decido intentar reconstruir y revitalizar, ni mas ni menos, que la Asociación Cardenal Albornoz, creada en otro 23 de noviembre de 1987 por el entonces activo Director y Prologuista de los Studia Albornotiana la coleccion, casi cercana a los cien ejemplares, opera omnia de la historiografía del Obispo de Sabina, Cardenal Albornoz y Legado a latere pontificio en Italia, don Gil Alvarez de Albornoz y Luna, creador, constructor, organizador y previsor de la continuidad en unos VII siglos de nuestro Colegio que a mi me ha acogido hace unos imborrables 60 años, y del que ayer y hoy hemos celebrado los FASTOS de encontrarnos entre compañeros, a veces amigos, y sin duda colegiales, bajo el mismo techo que en los albores del Renacimiento hizo construir y hizo herederos a todos los colegiales nuestro fundador y venerado ejemplo de fraterna amistad, don Gil de Albornoz.

   Prometo que de ahora en adelante, como lo he hecho desde el 21 de junio del 2013, al 3 de agosto de los corrientes., dedicaré todos, o casi todos, los posts de este blog a la figura insigne de Don Gil. Ya tengo muchos escritos, en torno a unos 276 posts, que quizás no esten visibles en la Red, por tres motivos esenciales, primero porque estimo que continenen información muy reservada sobre su vida y su obra, que me ha costado mucho encontrar, segundo porque hay mucho en mis diversos comentarios que no puede gustar a todo el mundo y tercero, porque no quiero que se me copie nada, así lo podré yo hacer, en su momento, si llego con vida a mi proyecto....quizás uno de los mas importantes y el mas imperecedero que es poder terminar de escribir un libro, con el título inicial, de "La vida, la obra, el espíritu de don Gil Álvarez de Albornoz y Luna, obispo de Sabina, cardenal de San Clemente y legado "a latere"en Italia: y su vigencia, a los 650 años de su fallecimiento".

   ¿Bonito título verdad? Llevo pensando en él mas de cuatro años, y veremos cuando le pongo fin, pero lo que si prometo es dedicarme, con toda la pasión e inspiración de don Gil de la que sea capaz, a ir hilvanando un Indice, ya bastante construido, con la colaboración de los mejores medioevalistas de España, con el Académico Ladero, y esa especie de pasión por la historia, que me ha producido mi jubilación, cuando mi añorado y siempre recordado Maestro don Vicente Palacio y Atard, en el ultimo de  sus libros, hecho por sus mejores alumnos con el título "A don Vicente Palacio, Maestro de Historiadores" me lo dedicaba con estas fraternales e inolvidables palabras: A José Luis Pardos, diplomático, rescatado para la Historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario