miércoles, 18 de noviembre de 2015

Poema de un murciano, que sin ser Bolonio, siente, presiente y actua como ellos.



 

      PREFIERO ESCUCHAR


Soñé con un Mundo sin bombas,

la tierra se estremeció

haciendo desviar conceptos,

dejando al descubierto

los tejados del rencor.



Soñé con un Mundo sin bombas,

sin sonidos de cañón,

con un Mundo sin banderas

sin clichés y sin fronteras

y con una religión.




PREFIERO ESCUCHAR SONIDOS DE VIOLIN

Y NO LOS DEL FUSIL

YO QUIERO OÍR TU CANTO

NO AULLIDOS DE QUEBRANTO

Y DE DESOLACIÓN


PREFIERO ESCUHAR SONIDOS DE VIOLIN

Y NO LOS DEL MISIL

QUIERO VOLAR COMETAS

Y NO VER AVIONETAS

CARGADAS DE BALÍN.


Haced El Amor, no la Guerra.

En el cielo dibujad

Arco Iris de Mil Colores

con los tonos de

LA DIVERSIDAD.


Alza tu bandera blanca en son de Paz

y que ondee por la Libertad.

Alza tu bandera blanca en son de Paz

Enciende una vela por La FRATERNIDAD..


PREFIERO ESCUCHAR SONIDOS DE VIOLIN

Y NO LOS DEL FUSIL

YO QUIERO OÍR TU CANTO

NO AULLIDOS DE QUEBRANTO

Y DE DESOLACIÓN


PREFIERO ESCUHAR SONIDOS DE VIOLIN

Y NO LOS DEL MISIL

QUIERO VOLAR COMETAS

Y NO VER AVIONETAS

CARGADAS DE BALÍN.


Corta pero densa biografia del autor: MIGUEL VILLALBA GÓMEZ
01/07/1977. Nacido en Cieza (Murcia)

Actualmente reside en Torres de Cotillas (Murcia)



Actualmente Funcionario del SEF (Servicio de Empleo y Formación) de la Administración Regional de Murcia. Compagina su  trabajo con la composición musical. Esto último,  de momento por Amor al Arte propiamente dicho y con el convencimiento que, a través de ella, de la Música podemos educar en valores, y utilizar la misma como un arma de sensibilización con respecto a temas que, por los acontecimientos actuales que estamos viviendo, son de extrema urgencia tratar y poner sobre la mesa.



A día de hoy mi principal aspiración es contribuir en contrarrestar el deterioro medioambiental, emocional y ético que estamos viviendo. Estoy convencido de que todos somos como piezas de un gran engranaje y que es una necesidad aportar lo mejor de cada  uno de nosotros.



Se que no es tarea fácil. Pero recuerdo muchísimo las palabras de mi padre, agricultor, saxofonista e instructor musical en sus tiempos:

Para recoger el fruto, primero hay que sembrar y esperar que el árbol crezca. Y mientras tanto mimarlo con sumo cuidado.

7 comentarios:

  1. No, lo siento, José Luis, pero tan patético bardo (enternecedor en sus loables intenciones, pero víctima de una insoportable halitosis poética), "sentirá, presentirá y actuará" como tú, pero gracias a Dios, no como la inmensa mayoría de bolonios. Tenemos mejor gusto, en general.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que el Sr. José Luis Pardos, reformista como Floridablanca, tiene buenas ideas. Aquí se deja entrever una muy interesante: expedir diplomas de bolonios de honor para los no bolonios que demuestren acreditadas habilidades, como este poeta murciano. Incluso se podría plantear la fusión de su sabia fundación con la fundación albornociana. A muchos nos gustaría votarle como Presidente, cualidades no le faltan.

    ResponderEliminar
  3. Huy, se me ha enfadado el probo funcionario del SEF. Perdone Vd., se lo digo de corazón; no tiene culpa alguna ni vela en este entierro.

    El problema está en su amigo José Luis, que es una especie de rey Midas al revés: convierte en bosta todo lo que toca, aunque fuera oro originariamente.

    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  4. Pues lo malo es que se me ha pegado y he hecho un canto a la paz que se títula "Olas"...así que con eso de ser el rey Midas...vayan preparandose, porque la libertad de expresión es tan antigua como el mismo Midas.

    ResponderEliminar
  5. Pero tan vieja como tú, José Luis. Lo que pasa es que a unos su ausencia les pilló en la cárcel y a ti en Nueva York, donde dudo mucho que agitaras banderas republicanas como ahora. Claro, que si lo hacías, cuelga fotos, por favor, que eso sí queremos verlo.

    ResponderEliminar
  6. estaba en Berlín y hoy que decían: maestro Bunge, maestro Bunge. Me volví y era el Kaiser.

    ResponderEliminar
  7. viva la capacidad de moderación de las opiniones que no nos gustan

    ResponderEliminar