miércoles, 20 de julio de 2016

Islamismo moderado de Fetula Gülen, a traves de la educación, vs. islamismo radical y "sui generis" de Recep Tayyip Erdogan anti NATO y anti UE.


   Creo que han quedado claras las dos posiciones, antagonicas y contrapuestas, desde los tres golpes militares, especialmente el penúltimo de 12 de septiembre de 1980 y el ultimo, por ahora, del 15 de julio del 2016.

   Veamos:

   1º.- Hay una posición de un islamismo moderado, al estilo de propagación y penetración, basicamente educacional del Iman Fetulá Gulen, con sus Harmony Schools, de las que tiene centenares en Turquía y especialmemte en los EE.UU. que si fuera aceptado, o siquiera tolerado por Occidente es lo que menos quieren ver los yihadistas.

   2º.- Otra, eventual posición, es la adoptada por el islamismo progresivo, penetrante y propgado en el culto personal a Erdogan, como en su día al Ayatola Jomeini, que tras el fallido golpe y la increíblemente masiva redada , de casi mas de 60.000 personas, por Erdogan (que naturalmente debían estar ya todos "fichados" con anterioridad al 15 de julio), llevará a una Turquía por inventar y sinn  ninguna previsión, mas que la tenaz oposición de la UE. (con el peligroso tema de los Refugiados que Erdogan se ha comprometido a recibir desde Grecia+Europa) y la peligrosa relación del equilibrio en el antiguo Imperio Otomano (parte del hoy Medio Oriente) por las contradicciones de Erdogan con la NATO y sus fronteras con la desgraciada y turbulenta Siria, y el desquiciado e incomprensible Irak, actuales.

   No digo mas hoy. 

   Creo que he sido lo suficientemente claro, máxime cuando ayer tratamos de describir un personaje todavía vivo, latente y con fuerza de renovación en la Republica de Turquía creada por él, dentro del complejisimo Imperio Otomano, que fue, ha sido, es y será Mustafá Kemal Attatürk uno de los personajes clave en el siglo XX.



 
      Mustafa Kemal Atatürk, creador de la República Turca, padre de la Patria


   El golpe frustrado de los sublevados turcos no es más que el resultado de la trayectoria política de Erdogan, que jueces y militares han querido parar en seco, antes de que el islamismo turco alcanzase niveles insuperables. Habría que saber el quid prodest, es decir, a quién beneficiaría un cambio de régimen. Se pueden hacer muchas conjeturas, un autogolpe, el clérigo Gülen, refugiado en Estados Unidos, los rusos por haber derribado su avión hace unos meses, ¿los que quieren que Turquía sea por fin una nación democrática en Europa? Pero lo que sí demuestra esta intentona golpista es que hay descontento con Erdogan, que deja el proyecto del padre de la patria Atatürk cada vez más lejos de lo que es una nación que respeta los derechos humanos, con ochenta periodistas encarcelados y donde no existe el poder judicial autónomo.  (Estracto de la Voz de Galicia de hoy, página frontal.).

No hay comentarios:

Publicar un comentario