lunes, 5 de septiembre de 2016

Otro tema brutal, y de rápida y fácil solución: al guerra de Siria "terminaría inmediatamente" en el momento en el que Putin y Obama se pongan de acuerdo.


   Este es el asunto, ni Chiítas, ni Sunitas, ni estrategias petroliferas, ni bases militares.....hay que recordar a los muy poco coonocidos Sufitas, místicos del Islam en los Siglos XII y XIII, con el típico ejemplar murciano analusí Abū Bakr Muhammad ibn 'Alī ibn 'Arabi (en árabe: أبو بكر محمد بن علي ابن عربي الحطمي) (Murcia, 28 de julio de 1165 – Damasco 16 de noviembre de 1240) con mas de 400 libros meditados, escritos y predicados/difundidos en todo el orbe del Islam de aquellas épocas, y hoy estudiados y practicados en las Universidades de Berkeley, Oxford y Murcia, así como practicado diaria, mensual y anualmente en Escocia, pero repito que el analusí murciano el Muhyiddin Ibn 'Arabí y sus mas de 100 peregrinaciones por todo el mundo islamico, partiendo desde Sevilla, y unos cuatrocientos libros, sobre la Mística del Islam - la verdad por no decirlo mas claro - y su Madrasa en Damasco, donde reposan sus cenizas, junto a las de dos de sus hijos.....y en cierto modo, y a pesar de los pesares y de los Endoganes y su Fetulá Gülen, creador del moderno y actual Sufismo que podría ser la solución, intermedia, entre los minoritarios Chiítas y los intransigentes y mayoritarios Sunitas.


     
   Frente al Chiísmo y al Sunismo, el Sufismo, la elaboración y predicación del Muhyidin Ibn 'Arabí en los siglos XII/XIII sobre la MISTICA del Islam, puede ser comparable con la educación, base fundamental del Fetulá Gülen,  al Mundo Islámico del siglo XX, lo que el Tratado de Westaphalia de 1648, firmado por el Murciano Saavedra Fajardo, lo fue en el siglo XVII al poner fin a las guerras de religion entre los cristianos, y el posterior Concilio Vaticano II que sigue siendo la  piedra de evolución de la Iglesia Católica, especialmente tras y durante el Pontificado del papa Francisco, que culmina hoy una Iglesia de los pobres y para los pobres, con la canonización de la Madre Santa Teresa de Calcuta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario