viernes, 9 de septiembre de 2016

Un post sobre el Codicilo del Cardenal Albornoz, publicado en este blog, el 12 de enero del 2015, que reproducimos hoy en vista de la ausencia del CENSO para la proximas elecciones a la Asociación Cardenal Albormoz...!


    Hay diversas motivaciones, que vimos en el post anterior, de las posibles causas del fallecimiento de don Gil Álvarez de Albornoz y Luna, en una finca en las proximidades de Viterbo, donde solía residir (cita Beneyto, según Pinzi, historiador local) "in una viletta poco lunghi dalla città, detta Bonriposo) o la bastitta Belrepausi segun la Prof. Birthe M. Marti". No era pués un castillo, sino una especie de casa de campo, según de otra parte revela al término "bastida" que utiliza el cardenal en su codicilo, último "acto de voluntad" realizado en la tarde del día 23 de agosto de 1367 antes de la madrugada en la que exhalaría su último suspiro.

   Antes pués de cualquier otra descripción de como se pasaron las cosas después de su fallecimiento, es importante que describamos el contenido del citado codicilo que nos interesa conocer a muchos efectos, y especialmente en relación a la primera aprobación oficial de la Reforma Estatutaria, que llevan a cabo los reverendos padres en el señor, 

   1º Fernando Alvarez de Albornoz, hijo de Fernando Gómez, hermano del cardenal, Doctor en Decretales por Bolonia en 1361; Abad de VAlladolid, 1364; Archidiacono de Toledo, 1367; Arzobispo de Lisboa, 1369, y de Sevilla en 1371. Y quien enseñó derecho canonico en la Universidad de Bolonia.

   Pedro IV Gómez Barroso de Toledo, Doctor en Decretales, Bolonia 1361, Obispo de Osma, 1367; de Cuenca 1373; de Evora 1378; Rector de las Marcas Anconitanas 1371.

  Alfonso Fernández, Doctor en Decretales; Abad de Valladolid, 1366; tesorero de la Iglesia de Toledo; Camarlengo del cardenal Albornoz; Archidiacono de Toledo y Obispo de Avila 1372.

   Pero antes de entrar en los detalles del citado codicilo, no está de mas que reproduzcamos en el propio latín en el que fueron escritos, estos comentarios al primer tipo de reforma Estatutaria que se llevaba a cabo (Vide en el cit. libro de la Prof. Birthe M. Martin, "The Spanish College at Bologna in the Fourteenth Century" editado en la University de Pennsylvania Press, en 1966 y en la p.116) con el siguiente texto, repetimos que escrito originalmente en esta larga frase latina: "et postea reformata et in pluribus suis locis mutata, correcta ac emendata qualiter temporis et conditiones hominum que cotidie innouantur exposcentibus per supradictum reuerendum patrem et dominum  Dominum Petrum episcopum Conchensem Marchie Anconitane pro sancta Romana ecclesia rectorem generalem auctoritate sibi concessa a sanctissimo in Christo patre et Domino nostro Gregorio Papa XI" (el subrayado es nuestro).

  Ahora bien el citado codicilo, del 23 de agosto de 1367, recogía lo siguient, en relación a los albaceas que habían sido designados por el propio cardenal presbiterio de San Clemente y obispo de Sabina, don Gil Álvarez de Albornoz y Luna, y que eran los siguientes cardenales:

   1.- Nicolás, obispo tusculano;
   2.- Pedro, Vicecanciller de la Sede Apostólica, presbitero de Santa Anastasia
   3.- Pedro, diácono de Santa María la Nueva;

   y subordinados a ellos, y para las cosas que se han de hacer aquí en Italia, a los venerables
   1.- Padre Enrique, obispo brixiense
   2.- Alfonso, obispo firmanenese;
   3.- El noble señor caballero Gómez García, sobrino del cardenal,
   4.- Fernando Álvarez, abad de Valladolid, sobrino del cardenal,
   5.- Alfonso Fernández, tesorero de la iglesia de Toledo, tesorero y camarero del cardenal

   y para cumplir las cosas que se han de hacer en España, subordinadas a lo que dispongan los dichos cardenales, nombra a
   1.- Don Lope, arzobispo de Zaragozas;
   2.- Don Gómez arzobispo de Toledo;
   3.- A mi dicho camarero Alfonso Fernández y a
   4.- Martín Fernández, dean de Cuenca

   a los cuales - añade el Testamento en su penultima clausula - instituyo por mis ejecutores, dándoles entera y libre potestad de ejecutar y de cumplir con mis bienes todas y cada una de las cosas contenidas en este testamento.

   En su lecho de muerte y en la "bastitta Belrepausi" añade la Prof. Berthe M. Marti en su op. cit. ut supra, p. 97 del Vol XII, Tomo II, de los Studia Albornotiana, en relación a los ejecutores de su Testamento que designo a los siguientes:

   1.- Niccolò Cappocci, cardenal de Tusculum;
   2.- Pierre Roger, conde de Belfort, cardenal Bellifortis importante cambio pués además de ser cardenal diácono de Santa María la Nueva, era sobrino de Clemente VI y el 30 de diciembre de 1370, tras la muerte de Urbano V, fue elegido como papa en Avignon, donde fue consagrado y coronado el 5 de enero de 1371 con el nombre de Gregorio XI, el pirmer papa que muere ya en Roma, en marzo de 1378 y el que aprobaría, defintivamente, la reforma de los primeros Estatos del Colegio entre 1375 y 1377, a los escasos diez años del fallecimiento del Fundador  y cuyos origianles, indudablemente, fueron inspirados por él..... si no dictados, en alguna ocasión.
   3.- Guglilemo di Agrofoglio, con el título de Santa María en Trastevere, conocido como el cardenal de Zaragoza, quien reemplazó en el codicilio a Pedro de Monterruco, que se quedó en Avignon.
   4.- Aglic de Gimoard, obispo de Avignon en 1362, cardenal con el título de San Pedro en Vincoli, en 1366 y cardenal obispo de Albano, en 1367, que era hermano de Urabo V, y que fue Legado pontificio en los Estados Pontificios de 1367 a 1371

   El cardenal añadió como los ejecutores de su Testamento y los interpretes fiduciarios a sus dos sobrinos: Gómez García nobilis miles y a Fernando Álvarez abad de Valladolid y a Alfonso Fernández, su tesorero y camarlengo.

   No tenemos mas que observar como se desarrolló la construcción del edificio y como se iniciaron los Estatutos, durante los dos  últimos años de vida de don Gil, y en los que estos tres ultimos clerigos muy vinculados al cardenal presbitero de San Clemente y obispo de Sabina, fueron los ejecutores, y cuyos nombramientosfueron reiterados en el importantisimo codicilo que en visperas de su fallecimiento, tuvo la lucidez, la previsión, el coraje y la decidida voluntad de hacer.

   Este codicilo, se trata de un mensaje, de ultimo, pero de trascendental momento, en el que se procede a armar el "equipo albornociano" ante el cual ni nada ni nadie, se ha podido revelar., Tanto en el siglo XIV como en el XXI.....solo que ¡¡¡hay que encontrar las personas adecuadas!!!

   Todo ello, en su momento, será parte esencial de su propia personalidad, su espirítu y su decidido empeño, visionario, progresista y prospectivo de construir y dejar para la posteridad, un centro de estudios la Domus Yspanica de Eduación para la Excelencia, en el que, con caracter esencialmente clerical pero laico, (no pertenciente a niguna orden ni poder eclesiástico, lo que él mismo reitera, varias veces, en su Testamento y en sus primitivos Estatutos) en los terminos religiosos en los que se vivía en pleno siglo XIV, sirviera también entonces para una Educación de excelencia en la Universidad de Bolonia, así como para la la posteridad, con "la adaptación, al tiempo y a las personas", como bien dicen sus primeros y reformistas estatutos, para que siga siendo valida.....hasta en este Siglo XXI en el que tantas trasformaciones y adaptaciones, en el tiempo y en las personas, se han producido, se producen y se seguirán produciendo.

  Veamos solo muy ligeramente, su primeras exequias y el curso que fue tomando, en la historia el enterramiento, primero, en su amada basilica de San Francisco en Asís y en la capilla que él mimso había dedicado a Santa Clara.

  Posteriormente en 1371, se decidió el traslado de sus restos a Castilla, y por Bula del mismo Gregorio XI (que fue nombrado en su condicilo de 23 de agosto de 1367 como uno de los ejecutores de su Testamento) se concedió una indulgencia plenaria a todos los que colaboraran en el traslado de sus restos. Fue posiblemente la mas imponente comitiva, que desde Asis se trasladó, a pie, hasta la catedral de Toledo. Se caminaba de día a hombros de personas nobles, y se descansaba de noche en las diversas iglesias del recorrido. En la frontera de la corona de Aragón con Francia, tuvo un recibimiento apoteósico, con la mayoría de los jerarcas eclesiásticos y muy nobles personas. Hasta el propio rey Enrique II de Trastamara, colaboró temporal y eficazmente en la comitiva.

   Llegados a la catedral de Toledo se depositaron sus huesos en la capilla de San Ildefonso, donde descansan hasta el día de hoy, en este maravilloso sarcofago que reproducimos a continuación. Es la parte superior del sarcofago que sigue estando impecablemente cuidado en la Capilla de San Ildefonso en la Catedral de Toledo de la que fue arzobispo Primado don Gil Álvarez de Albornoz y Luna durante casi mas de 12 años.
   
Vista general de la tumba del cardenal presbitero de San Clemente y obispo de Sabina, don Gil Álvarez de Albornoz y Luna, que desde el 13 de mayo de 1338 al 17 de diciembre de 1350 fue arzobispo primado de la Diocesis de Toledo, en cuya catedral pidió, en su Testamento, que reposaran para siemrpe sus huesos.
Estas bellas imagenes recogen el momento en el que el cardenal presbitero de San Clemente y obispo de Sabina, don Gil Álvarez de Albornoz y Luna, entrega simbolicamente al papa San Clemente I la capilla en su honor erigida, por su voluntad en su Testamento, lo que constituye el nucleo central de toda la Domus Yspanica, y en homenaje imperecedero a su recuerdo y a su permanente presencia.
  
Vista lateral del magnifico mausoleo que se hizo construir el cardenal presbitero de San Clemente y obispo de Sabina, don Gil Álvarez de Albornoz y Luna, en su catedral de Toledo, de la que había sido durante 12 años su arzobispo primado.

    Son tres imagenes que denotan, casi al 100% la integridad, la excelenecia de su vida, la capacidad de previsión, la imaginación y sobretodo, y con ello llegaremos, en su momento, a la personalidad y la obra imprecedera del cardenal presbitero de San Clemente y obispo de Sabina, don Gil Álvarez de Albornoz y Luna (y que no se nos diga, ¡¡¡ni por asomo!!! que repetimos en exceso sus títulos), porque no solo se los merece eternamente, sino que permanecen inalterados, imborrables y grabados en la vida de los siglos, del ser humano y del mas excelso hombre que vivió en el siglo mas duro, mas difícil y mas complejo de todos los que ha tenido la humanidad, el siglo XIV, que con mucho sigue siendo todavía mas complejo y desorbitado que lo que llevamos, ¡hasta ahora! vivido y andado ya en este siglo XXI global, interdependiente, intercomunicado, con muy serios enfrentamientos en las creencias (judeo/islamicas/cristianas), el incremento y la dispersión de las gentes migrantes, el envejecimiento de la población, la situación de la mujer y muchos mas constantes retos que ponen a la sociedad en trance de desaparición o como minimo de una enomre trasformación y/o desintegración.

   Por lo que a nosotros respecta; también en este siglo XXI, hay que REFORMAR LOS ESTATUTOS como se hizo en OCHO ocasiones anteriores, durante SIETE siglos y en estos casos especificos: En 1375/77; En 1485; En 1552; En 1538/58; En 1628; En 1876; En 1889 y En 1919. 

   Con el agravante de que los ultimos Estatutos han estado y están vigentes, durante casi mas de un siglo PERO SIEMPRE vigentes, desde el Real-Decreto de 20 de marzo de 1919, aun cuando quieran saltarselo para TODOS, una gran parte del contenido de su Art. 2º con un Comunicado de cinco de noviembre del 2014, de Iñigo de Arteaga y Martín, lo que tiene, aparte otras muchas, estas tres mas destacadas y malhadadas connotaciones:

   La de su ilegalidad. Se trata de un "Comunicado" contra legem, y quizás con "abuso de autoridad" por lo que dicho "communiqué" ¡¡¡¡no tiene el mas mínimo valor legal ALGUNO!!!! aun con toda la "parafernalia" del previo, en un día, al ya tan referido "comunicado", de un Dictamen de Derecho Canónico y/o la no menor "parafernalia" de la Protocolización notarial de presencia y de manifestaciones, con la que se quiere revestir de una supuesta legalidad la intrínseca ilegalidad de todo lo actuado el pasado viernes 21 de noviembre, en la Asamblea ordinaria de la Asociación, convocada por carta firmada por su Presidente, Evelio Verdera y Tuells, de 1º de noviembre del 2014, al no atenerse a lo preceptuado en el contenido del Art. 10 de los Estatutos de la referida "Asociación Cardenal Albornoz" aprobados por la Asamblea General, en sesión celebrada el día 23 de noviembre de 1987 e igualmente vigentes.

   El gravisimo total desconocimiento y aplicación del contenido del siempre vigente y citado Real Decreto de 20 de marzo de 1919, y en especial ¡¡¡¡el de su Art. 2º!!!!! y....

   Todo ello y en el ínterim ¿cual?... y a quid prodest? para que JGGVyAV siga al "frente" del colegio, en un golpe de mano y de la núnca mejor usada palabra "frente" cuando no hay mas que leer en su 5º parrafo, en la Wikipedia, el siguiente URL: http://es.wikipedia.org/wiki/Alfonso_Garc%C3%ADa_Valdecasas para comprender el "sui generis....modus operandi" de todo este monumental y enorme desaguisado.

   Amparado especialmente en las tres fotografias anteriores, creo que voy a terminar... for ever & ever!!! el tema del Colegio, de los colegiales, de su Junta de Patronato y de todo lo que va a venir o de lo que ya está viniendo.....en este complejo siglo XXI si no se llega a un consenso albornociano, ¡al que siempre se ha llegado en muchos siglos! por lo que, en caso contrario..... supondrá la desaparición de la Institución y.... su reconversión en un Instituto Secular Eclesiástico.....una especie de ONG religosa, con todos mis respetos para las ONG's existentes o por existir.
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario