martes, 18 de octubre de 2016

Hay que vivir en y para lo positivo y serás F-E-L-I-Z (Parte 4ª)


   Lo mas importante en la vida diaria, es sentirse arropado, acogido, no aislado, no desconectado....la conexión con los demas, con la naturaleza, con los mundos mineral, vegetal, animal y racional, es capital para poder ir andando, con suavidad, los extremos vistos y los imprevistos que se presentan, a veces varias veces, a diario en la VIDA personal, local y global.

   Yo voy a situar solo tres fotos de un lugar, MUY ESPECIAL para mi que durante dos años, consntituyó y sigue constituyendo, en mi fuero mas interno y en el externo de mi vida diaria,  lo mas positivo en mi Educación, mi manera de ser y especialmente en mi actitud ante la vida, sus avatares, positivos y aun en los negativos.

   He aquí las tres fotos, que van a reconocer Vds. casi de inmediato, porque con una de ellas he sencillamente terminado mi post de ayer.

   Helas aquí:

   
   Entrada principal, algo mas moderna, que el conjunto del edificio, todo él  en torno al 1367 o quizás algo posterior. La entrada al Coleggio di Spagna en la Via Coleggio di Spagna, en Bolonia (Italia), es espectacular, pero mas aún en el momento en el que..... abiertas las puertas..... se divisa el milagro que supone su interior, parcial, total o global, incluido el cielo que lo cubre y lo sustenta.

 
  Este Cortile es sin duda el primer Cenobio cuadrado, con capacidad de reflexión multidimensional, con la Capilla a San Clemente, como se ordena en el Testamento del Cardenal Albronoz, en 1364 y ese imperceptible acto de voluntad del Cardenal conquense y global, está presente siempre en el citado Cortile y magnificado por su espectacular, sencillo y majestuoso campanile. Una obra precursora, de las que se iban a hacer, a centenares, uno y medio o dos siglos después ¡¡¡ni mas ni menos!!!, y he aquí, solo una vista de su interior, y veremos enseguida una de sus multiples estancias, a la que no le falta detalle: miren Vds. con toda atención.

 
Salotino de la gran Alfombra de Cuenca, donde se producen y festejan actividades tales como el Paso de la Madonna, bajo sus dos ventanas, armonicas, perfectasd e dimensiones, vamos que no le flta un solo detalle.



   
Y esta otra, que no desmerece sino que merece la permeación en la personalidad de cada cual, al vivirla y sentirla parte de ti, como me ocurrió a mi desde el año de 1956 al de 1958. Siempre imagenes permanentes e imborrables y llenas de calidad, de creatividad, de belleza y de sencillez: una mezcla de vida "casi" perfecta.


   Creo que el amable lector, puede ya hacerse una idea de la calidad, la belleza, pero sobretodo la EXCELENCIA que constituye la clave esencial que Don Gil Álvarez de Albornoz y Luna, cardenal Presbitero de San Clemente, Obispo de Sabina, Legado pontificio a latere en Italia y hombre de claras concepciones y visiones prospectivas y de futuro, quiso dar, hacer y fundar, en su manuscrito de su Testamento, para construir, sin su presencia personal, viviendo en Viterbo, un Edificio, (para los pobres españoles ignorantes) en el que se anticipaba a la arquitectura renacentista en mas de un siglo y medio o dos siglos, pero ordenando, a sus dos sobrinos, como debían ir construyendo, no solo el edificio, (Salas, Jardines, Cameras) sino las normas (Estatutos) por las que se debían regirse la vida de sus Colegiales, y que vivieran, como minimo dos años en la ciudad de Bolonia, para ir, sobretodo adquiriendo las propiedades, bienes y enseres que debían ir comprando ya, sus citados sobrinos, para sustentar - durante VII siglos, al dia de hoy - la vida de sus habitantes, estudiantes, excelentes convivientes y únicos "propietarios" del Edicficio, llamado, en pleno siglo XIV, cuando los Reinos en España, eran lo menos siete, la Casa de los Españoles, o textualmente, en su testamento redactado personalmente en latín y de su puño y letra.........la Domus Hispanica.

   Pués bien, en este cortile, precisamente en las dos Camaras entrando a la Biblioteca, en la Planta Baja al fondo a la izquierda, (yo nunca cambié de las dos Camaras, que teniamos cada Colegial, dada la penuria economica de los años 50' y 60' que no permitía la estancia de mas de 9 Colegiales, por motivos crematísticos ¡evidentemente!) viví yo los dos mas importantes años de toda mi vida.....comiendo en aquel comedor que parecía descendido del paraiso, con las ventanas que lucian la belleza de los muros circundantes y en aquellos tres jardines interiores, y ¡como no! en la misma Capilla dedicada a San Clemente, con una maestría inigualable. Yo viví, sentí, e insensiblemente me trasporté a la educación de excelencia, y al compañerismo albornociano, casi sin sentirlo, pero bien y bien vivido, lo que me hace hoy, precisamente a los casi 60 años de aquel milagro, viviente, seguir recordándolo, que muy poco, porque se vive todavía...1º.- El ambiente, 2º.- La calidad y 3º.- La cualidad, de haber sabido, como llegar a la excelencia, en la vida, en el estudio, en el trabajo, en la sensación de que "Hay que vivir en y para lo positivo y serás F-E-L-I-Z como realmente nos ocurre, a la mayoría de los Bolonios, que trasportamos al presente, el pasado. con visos de futuro, tal cual dice Eduardo Chillida, y aquí está el mas importante quid de la cuestión de saber ser FELIZ y saber gozar de una herencia tan espectacularmente VIVA como la de Don Gil nuestro señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario