domingo, 29 de enero de 2017

Comienza la segunda semana Trump y comienza tambien a verse el caos en sus 17 Ordenes ejecutivas.


   A la vista de los ultimos acontecimientos, y especialmente las ultimas Ordenes ejecutivas sobre la entrada en los EE.UU. de personas provenientes de Iran, Iraq, Sudan, Yemen, Siria, Libia y Somalia. Resulta contradictorio que de los 19 participantes en el gran y posiblemente el primer atentado terrorista del mundo, el 11-S-2001 con la caida de las World Towers y la muerte de mas de 3.000 personas, no se haya prohibido la entra de los nacionales o provenientes de Arabia Saudita, de la que tanto Bill Laden, como 15 de sus participantes eran nacionales, así como los restantes de los EAU, países que no han sido incluido en la lista negra que ha compuesto el Presidente Trump y su equipo asesor.

   Hay muchos sectores que sencillamente se preguntan ¿Tiene Trump especiales o grandes negocios y/o ingresos, provenientes de estos países arabes con importantes relaciones económicas?

   Pero el conjunto de los 17 Decretos/Ordenes ejecutivos/as que ha firmado con verdadera fruición y despliegue de medios informativos Donal Trump, han hecho, solo en una semana que no solo se provoque el caos en sus fronteras, sino que como se señala en alguno de los Diarios nacionales de hoy "El repliegue de Trump amenaza los pilares de la hegemonía de EE.UU." Por lo pronto, Irán ya ha devuleto la medida, replicando que "La Republica Islámica de Irán, para defender los derechos de sus ciudadanos y hasta que se solucionen todas las limitaciones insultantes de los Estados Unidos contra los nacionales iranies, aplicará el principio de reciprocidad".

   Sin embargo ante el caos generalizado en la vida de los paises que se relacionan con los EE.UU. y que el magnate ha decido "atarlos corto" (no hay que olvidar la salida de Washington del NAFTA y del TPP) y tantos otros contradictorios Decretos/Ordenes ejecutivos/as, que han sido firmados por Trump, con todo alarde de medios informativos.

   Pero en este momento no hay que volver a olvidar y repetir, que en todo caso el tema del Cambio climático está todavía por resolver por el Presidente Donald Trump, quien no ha firmado aun una Orden Ejecutiva, que saque a los EE.UU. del Protocolo de París, al que sin duda se ha referido el Preisdente Hollande, en la conversación que mantuvo ayer con Trump, como lo hizo también Putin, y como lo hizo la Canciller Angela Merkel.

   No se han dado comunicados del contenido de las conversaciones, pero si han reaccionado sus interlocutores, Putin ha señalado que han hablado de la NATO y de la conveniencia de establecer unos encuentros y conversaciones periodicas, que mejoren el actual estado de relaciones entre Rusia y los EE.UU. e igualmente ha referido Angela Mekel que ha invitado a Trump a la próxima reunión del G-20 que tendrá lugar en Hamburgo en el mes de marzo, así como - repetimos - la insistencia con la que el "saliente" Hollande ha hecho ver a Trump la importancia de que su Gobierno no intente dejar el Procolo de Paris, al que tanto China como los EE.UU. se adhirieron tras no formar parte del Protolo de Kioto.

  Esta es la situación actual, de una semana convulsa, muy compleja y que puede dinamitar la estabilidad de las relaciones internacionales de los Estados Unidos, cuya presidencia de Mr. Donald Trump, no ha necesitado los consabidos "cien dias" que se suele dar a todo Gobierno, para iniciar su enjuiciamiento, y como señala uno de los diarios mas perseguidos por el magnate Trump, el New York Times, Trump no necesita esos consabidos 100 días, sino que le sobra con unas 100 horas.

  En todo caso, la completa reacción del mundo de habla hispana a los gestos desabridos, antagónicos y como de persecución de la raza hispana, tanto en el grave tema del Muro con México, como de las estancias, viajes y visitas a los EE.UU. se unen quizás a lo que parece una amenaza a la raza musulmana, con los Decretos ejecutivos firmados ayer, que tantos problemas estan creando en los aereopuertos y en las fronteras mundiales, y que parece que ambos temas, son como una especie de persecución a la raza hispana y a la religión musulmana, lo que sería INDUDABLEMENTE un ataque directo al contenido de la Constritución norteamericana del 17 de septiembre de 1787.

   El tema a las 100 horas de la presidencia de Donald Trump, o a los 100 dias, es de tal gravedad que no solo puede revolucionar el mundo en su totalidad, sino que puede hacer caer esta presidencia incomprensible e incomprendida por el ser humano, especialmente norteamericano que vive y se rige los prinicpios de una Constitucion que, con todas sus enmiendas, se ha vanagloriado siempre de una defensa del ser humano, y de los Derechos fundamentales que fueron declarados precisamente en Viriginia el 12 de junio de 1776.

  Por hoy, se sabe ya que muchos miembros del propio Partido Repúblicano y no digamos del Demócrata, están criticando duramente las decisiones, y especialmente el modo de hacer esta ultima sobre las entrandas en los EE.UU. de los "viajeros originarios" de los siete paises musulmanes a los que Trump ha puesto el veto y que esta produciendo una enorme confusión, en relacion hasta de los poseedores de las "green cards", sobre cuya validez existen un mar de confusiones, dudas y contradicciones.

   Es un mal día, ha sido una pesima semana, no solo para el nuevo Presidente sino para el conjunto de los EE.UU. teniendo muy en cuenta que China no se ha pronunciado, que se sepa, hasta momentos posteriores a este cumulo de Ordenes Ejecutivas, pero que ya se está reiterando, que tanto la posición del Gobierno chino sobre la globalización, que su Presidente, Xi Jinping expuso y defendió el primer día de la reunión de lideres mundiales en Davos, como la posición nacional de una sola China, frente al eventual reconocimiento de Taiwan, o la nevageación entre las islas artificiales creadas por el gopbierno de Pekin en el Mar de China, es un tema que puede tener....como se dijo en Pekin "muy graves consecuencias".

  Un ultimo fleco, muy en relación con la eventual trasferencia de la Embajada de los EE.UU. desde Tel Aviv a Jerusalen, es otro de los firmes anuncios de Donald Trump, sobre el que veremos como
se pronuncia, no solo tras esta primera semana, confusa y malograda, si no en tantas otras que "quizas" le queden de mandato, si es que todo el movimimento político, judicial y empresarial, que parece que se está iniciando en la tarde de este domingo, día 29 de enero del complejo 2017....no toma otros derroteros, sobre los que no solo se piensa, sino que parece que se puede actuar, mucho antes de lo que se puede esperar.

   Tendremos que observarlo, pero sin perder la esperanza en una normalización y un mejor ajuste de la sociedad.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario