miércoles, 4 de enero de 2017

Temas serios e importantes: Los desafios a los que se enfrenta al Economía europea en el 2017.






Los desafíos que enfrenta la economía europea en 2017

  • Cerrar tratados comerciales, la unión bancaria e impulsar el gasto, algunas tareas pendientes para dejar atrás la crisis


Los desafíos que enfrenta la economía europea en 2017
 
Juncker, Draghi, Trump y Merkel definirán las líneas maestras de la economía de la UE en 2017 (LVD)
Hace diez años, en 2007, se comenzaba a gestar la Gran Recesión. La última gran crisis, la que trajo a la memoria, por comparativa, el Crac del 29. Parecía algo olvidado. Pero el capitalismo, en ese decálogo de pros y contras, ya acepta la existencia de recesiones cíclicas.
Diez años después, la Unión Europea va a rebufo de Estados Unidos. Mientras Janet Yellen, al timón de la Reserva Federal, eleva tipos como muestra del empuje de la economía, su par Mario Draghi, en el Banco Central Europeo, mantiene la liquidez y los tipos cero. La constatación de un crecimiento débil en la zona euro.
Más allá de riesgos exteriores. ¿Qué tareas pendientes quedan en el seno de la UE para dejar atrás los fantasmas de la crisis?
Completar una verdadera unión económica
El euro acaba de cumplir quince años. La moneda única es la demostración de que la cohesión entre los miembros es posible. Pero a la vez plasma todos los problemas de este área económica. No funciona a la perfección, y a dos velocidades, por la falta de unión política, fiscal o bancaria.
En el caso de la unión bancaria, ya se han dado los avances necesarios en el Mecanismo Único de Supervisión (MUS) para controlar a la banca y en el Mecanismo Único de Resolución (MUR) para resolver las crisis de las entidades.





(Phil Noble / Reuters / Reuters)
Pero resta pendiente una de sus patas: el Sistema Europeo de Garantía de Depósitos. La idea es cubrir los depósitos de los ahorradores a nivel europeo, en caso de que caiga una entidad. Alemania da largas, obstaculizando cualquier avance.
Tampoco existe un Tesoro comunitario que emita deuda europea –mutualizada- y sustituya a las instituciones estatales. Ni hay un ministerio económico europeo que decida las políticas, lo que hace que cada uno salga de la crisis a su manera, bien con austeridad, bien disparando su deuda. En el terreno laboral, aún se perfila el seguro común de desempleo.
Fiscalidad a la par
El choque con Irlanda por Apple es la mejor muestra de que algo falla. Los 13.000 millones en impuestos impagados que se reclaman a la tecnológica son fruto de aprovechar al máximo la ingeniería contable, pero siempre partiendo del hecho de que el Impuesto de Sociedades en el país del trébol es menor al de sus pares del euro.
Irlanda no quiere saber nada del asunto, porque reclamar la cantidad es poner en duda su modelo. Así, la harmonización fiscal sigue siendo un deseo más que una realidad. Eso sí, no hay que olvidar que los ‘trajes a medida’ son invención de Juncker, el mandamás continental, en Luxemburgo.





(Thomas Peter / Reuters)
Desde Bruselas se reconoce que el problema llevará tiempo y se quiere ir paso a paso. Hace un mes desencalló un plan para reimpulsar una base imponible común y consolidada en el impuesto de sociedades (CCCTB), frenada desde 2011. La idea actual es que se introduzca en dos fases. En una primera, se acordaría una base común. En la segunda, se consolidaría. Que triunfe es uno de los puntales para solucionar problemas de competencia desleal entre los miembros.
Además, se pretende que las compañías sean cada vez más transparentes. Desterrar los paraísos fiscales, la elusión fiscal, la ingeniería contable. Según cálculos comunitarios, se pierden al año entre 50.000 y 70.000 millones en ingresos en impuestos. De momento, todo son propuestas, sin nada en firme.
¿Punto final a la austeridad?
Draghi no se cansa de repetir en sus ruedas de prensa que él solo no puede hacer magia. Pone las bases con la barra libre de liquidez y los tipos bajos. Pero pide a los gobiernos gasto. Desembolsos que sirvan de apoyo e impulsen el crecimiento. Los grandes detractores, con Alemania a la cabeza, rechazan utilizar el margen que les da su superávit.
Visto lo visto, gran parte del gasto público, también porque la austeridad aún no se ha desterrado, vendrá de la mano del plan Juncker. En septiembre, el presidente de la Comisión anunció que hasta ese momento se habían movilizado 160.000 millones en inversión público-privada. La idea es llegar a 500.000 millones de aquí a 2020.
“Tenemos que estar conectados, nuestros ciudadanos y nuestras economías lo necesitan”, dijo Juncker en su último discurso sobre el estado de la Unión, anticipando que ahora irá más relacionado a las nuevas tecnologías. Se erige como uno de los elementos que puede impulsar el crecimiento, siempre y cuando se utilice de forma eficiente.
Más tratados comerciales
La llegada de Donald Trump dará un giro al ya tocado Acuerdo Trasatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP). La posibilidad de que naufrague es casi segura. La alternativa es seguir formando alianzas a nivel global.
En el continente americano, cerró el CETA con Canadá a finales de 2016 y desde el 2000 trabaja con el Mercosur por un tratado comercial que se prevé se consolide en 2018.





La llegada de Trump ha dinamitado el panorama de tratados comerciales
La llegada de Trump ha dinamitado el panorama de tratados comerciales (Evan Vucci / AP)
Desde oriente también hay noticias. Salir del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP) fue uno de los puntales de la campaña de Donald Trump. Sin Estados Unidos naufraga la idea de crear una red de potencias del Pacífico, una zona de libre comercio que aglutinaría a un 40% del PIB del planeta y un tercio del comercio mundial. Japón, uno de sus impulsores, ya maniobra para no perder terreno: presiona para acelerar las negociaciones con Bruselas para sellar ya un tratado que ambas partes negocian desde 2013.
Más tratados implica más comercio, nuevos mercados y potenciar el empleo. Para países como España, que han salido de la crisis a base de músculo exportador, es una situación idónea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario