martes, 21 de febrero de 2017

Caos.


   Muy breve. No hay mas que oir los Diarios radiofónicos, leer culaquiera de los Diarios, digitales o impresos en papel, o sencillamente hablar con tus amigos, para no dejar de estar poseido por una extraña sensación de que, en ningúna época pasada, y yo voy camino de los 83, se ha tenido una sensación de caos político, cultural y económico, como el que atravesamos a diario.

   Y todo esto a nivel regional, nacional, internacional y continental. Todos los países europeos acumulan ya un buen numero de populismos (la gran desgracia del siglo XXI) de extrema izquierda y extrema derecha, que deshacen, o intentan deshacer, el regimén de la "democracia" con la que hemos ido, bien que mal, viviendo hasta estos ultimos 10 años, por decir una fecha convencional.

  No quiero, ni puedo entrar a fondo en el tema, pero si quiero citar, como hice en algun post anterior, un libro que recomiendo vivamente, a todos mis amables lectores y que se ha publicado hace solo unas semanas, en la Ed. Taurus y que se trata del muy legible volúmen (de unas 231 páginas) del joven autor belga David van Reybrouck con el sugestivo título de "Contra las elecciones", en el que afirma, como argumento mas importante que "nuestro modelo, nuestra forma de democracia, se remonta 200 años atrás, a una época en la que la mayoría de la gente no sabía ni escribir ni leer y apenas abondonaba su lugar de nacimiento". Votar en una urna tenía sentido en un mundo en el que el transporte era lento, la información limitada y la educación, un lujo al alcance de muy pocos. Pero todo eso ha cambiado. Hemos democratizado la información, la educación, las comuniaciones y hemos democratizado los trasportes. Pero a pesar de todos esos cambios, no hemos democratizado el proceso de toma de decisiones".

   "Con la Democracia ocurre algo curioso: todo el mundo la desea, pero no hay nadie que crea en ella". Estas son los primeras palabras y el primer concepto con el que arranca su citado libro David van Reybrouck.

   Asegura Reybrouck que, para las jóvenes generaciones está dejando de ser así. Su fe en la democracia se está deteriorando y eso es un problema y continua diciendo que "la gente está dejando de confiar en la democracia porque esta forma de democracia, la democracia electoral, ha llegado a su límite". Por suerte, hay otras formas de democracia que incluso son mejores para el siglo XXI. De la democracia a la autocracia, al autoritarismo, hay solo un paso. Señala luego que "no nos damos cuenta que la violencia física comienza siempre con la violencia verbal y que......estamos asistiendo a un fuerte incremento de la violencia verbal.....y continua que: los procedimientos por los que se rige la democracia de hoy están completamente anticuados, fuera del tiempo, son procedimientos que datan de finales del Siglo XVIII".

  Estimo que sin trascribir por completo la importante entrevista que le hace el diario El Mundo, del domingo 19, merece la pena exponer en este blog sus conceptos fundamentales, o al menos los que mas me han llamdo a mi la atención, que son los siguientes:

   1º.- Cuando le preguntan como modernizaría la democrcia (si sería a base de Referendums) afirma que "no soy gran defensor de los referéndums....basta ver lo que ha ocurrido con el Brexit yo creo que una decisión tan trascendental como la de que un país siga siendo o no parte de la Unión Europea, no puede dejarse en manos de un reférendum".

   2º.- Me gusta la idea de que los ciudadanos tengan cada vez mas poder, pero no creo que el referéndum sea el mejor modo de lograrlo.

   3º.- Si uno está realmente interesado en conocer la opinión de la gente, no se les puede pedir a los ciudadanos que simplemente marquen una u otra casilla de una papeleta.

   4º.- Los reférendums son mejores que las elecciones, pero en mi opinion - afirma Reybrouck - son también un instrumento muy primitivo y arcaico. La gente que vota algo tan importante como el Brexit  tiene que ser plenamente consciente de lo que vota y en un refréndum el 90% vota con las visceras, sólo un 10% con la cabeza.

   5º.- Yo lo que defiendo, continua nuestro autor, es que sea un grupo de personas elegidas al azar, el que, en representación de toda la ciudadanía, tome las decisiones. Y lo explica del siguiente modo: si David Cameron, en lugar de convocar un Reréndum hubiera seleccionado de manera aleatoria, una muestra de mil britanicos que representasen a toda la población, y les hubiera dado seis meses para estudiar, debatir y decidir qué recomendaban hacer respecto a si el Reino Unido debía seguir siendo miembros de la UE. creo que el resultado habría sido distinto y que se habría tomado una mejor decisión.

  6º.- El modelo ya esta funcionado en Irlanda y en dos temas constitucionales, tan importantes como la reforma del Articulo realtivo al aborto y posteriormente el relativo al matrimonio de los homosexuales. 

  7º.- En ambos casos, se formó un grupo de gente elegida al azar para analizar la cuestión, y fue alucinante, "porque ese proceso demostró la capacidad de la gente de cambiar de opinión. Había, por ejemplo, un señor de 70 años que confesó que cuando niño había sido violado por un hombre y que a partir de ese momento había considerado siempre a los homoxesuales como criminales".  

   8º.- Admitió que en un reférendum habría votado contra el matrimonio gay porque odiaba a los homosexuales. Pero después de escuchar argumentos en un sentido y el otro, de oir a decenas de expertos y de saber de primera mano cómo era la vida de los homoxesuales en Irlanda, cambió de opinión y se mostró a favor de legalizar el matrionio gay.

   9º.- La convención de la que formaba parte ese hombre recomendó de hecho reformar la Constitución para hacer posible el matrimonio gay en Irlanda, esa recomendación pasó al Parlamento y éste decidió someter la cuestión a referéndum.

   10º.- Y el resultado fue que cerca del 70% de los irlandeses apoyó en la consulta el matrimonio gay.

   Ese es el modelo que David van Reybrouck asegura que hay que seguir en pleno siglo XXI, porque ese modelo saca lo mejor de la gente, mientras que votar en unas elecciones o en un referéndum no.

  Para lo que sirven los refréndums y las elecciones, lo estamos viendo, es para dividir a la sociedad y tomar decisiones irracionales....continua diciendo, en la citada entrevista, que estamos practicamente reproduciendo casi en su totalidad.

  Finalmente asegura que: "Entiendo que los britanicos que han votado por el Brexit, entiendo que los que han votado a Trump. Los entiendo, sólo que no creo que haber votado como lo han hecho vaya a resolver sus problemas". Afirma también que no deja de ser curioso que elecciones y élite tengan la misma raiz etimológica y que los que nos gobiernan sean los elegidos. Lo que ha ocurrido con el Brexit y con Trump, así como el auge de los populismos, es el resultado normal de una democracia que se reduce a elecciones, debates televisivos y redes sociales. Los medios sociales están democratizando la información y la comunicación. Esto está cambiando el mundo, y sin embargo la democracia no cambia. Y si no la cambiamos la mataremos...y de poco sirve renovar el proceso de toma de decisiones cuando en realidad son pocas las cuestiones en las que se puede decidir.

   En el caso de la Union Europea tengo claro que las iniciativas de cambio no partirán de las autoridades europeas, sino de los ciudadanos. La ira populista a la que estamos asistiendo en realidad es un regalo, una magnifica oportunidad, sólo que envuelta en un alambre de espino.

   Pero las élites, en lugaar de darse cuenta de que son necesarios cambios, se están haciendo más elitistas aún, tienen miedo de perder su poder y de que pueda reinar "el caos". Pero es al revés: sino se presta oído a este enfado y se ofrecen soluciones, habrá realmente "caos". Es muy peligroso, podemos no sólo deslizarnos hacia sistemas autoritarios sino que la Unión Europea podría estar finiquitada a finales de año. Aunque nadie parece darse cuenta, si Marine Le Pen se convierte en presidente de Francia, algo perfectamente posible, si el ultra derechista de Geert Wilders llega a ser presidente de Holanda y si la extrema derecha, Alternativa para Alemania (AfD), se convierte en el segundo partido de ese país, la UE. está acabada. Así de simple. (Texto final de la entrevista citada)

  Por primera vez, en la historia de este blog hemos preferido copiar partes del texto de una muy lucida y valiente Entrevista, muy en el preciso momento en el que con la llegada de Donald Trump,  la defensa de la Globalización por China, y los ataques a la UE. muchas cosas pueden cambiar....incluso la "supuesta" democracia en la que vivimos.

   
 

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario