martes, 27 de junio de 2017

El cambio climático: unas declaraciones decididas, animosas y profundas.


   Aunque es tarde, non puedo dejar de transmtir respecto al primer tema al que nos referíamos ayer, el gravisimo "Cambio climático" unas declaraciones que se contienen en la contraportada de la Revista de Greenpeace, GPM22 (Greenpeace Magazine 22 Verano 2017) y que textualmente dicen lo siguiente:

   Seguimos adelante sin Trump.

   Frente a la errada decisión de Trump de salirse del Acuerdo de PArís, Greenpeace lo tiene claro: seguimos adelante. Pese a ser uno de los países mas contaminantes del planeta, no hay que olvidar que 200 países han suscrito el Acuerdo, lo que significa que hay más partidarios de frenar el termómetro global que de acabar con el clima. En concreto el resto de países firmantes representan el 87% de lkas emisiones globales lo que refleja que el compromiso sigue vigente y la voluntad de mantener a raya el 1,5 grados ha de ser férrea.

   Trump puede echar por tierra las politicas medioambientales y la transición a energías renovables, pero el resto de la comunidad internacional continúa hacia adelante con un Acuerdo que mantiene toda su vigencia y goza de buena salud. Y ya hay datos que avalan esta mirada al futuro: la energía solar y eólica son ahora mñas baratas que los combustibles fósiles sin subvenciones en al menos 30 países y las inversiones en energías renovables superan a los combustibles fósiles en nuevas inversiones en generación de energía a nmivel mundial.
    Podemos incluso afirmar que el carbón empieza a ser cosa del pasado. Tres de los países del G7 anunciaron la paulatina eliminación del carbón. Así que no, la salida de Trump del acuerdo de París no significa su muerte. Greenpeace debe vigilar que los paísers cumplan sus compromisos medioambientales. Y será Trump el que tenga que explicar asus ciudadanos porqué leds han negado los beneficios de esta transición.

   Estos conceptos, repito que en la contraportada de la Revista de GMP, firmados por el director ejecutivo de Greenpeace en España, @mario_rod_var son suficente  confirmación y prueba de los tremenos problemas que Trump ha tenido, muy recientemente, cuando en Phoenix en Arizona, los aviones no han podido despegar, por las altas temperaturas que superaban los 47º centigrados. No digamos la salida de la primavera en España, hace unas semanas, con records en el calentamiento global de la peninsula ibérica sin precedentes, desde que se toman los indices de las temperaturas.

   Mañana seguiremos con la situación en el Oceano Pacifico de Islas como las de Vanuatu, como consecuencia del cambio climático, igualmente recogidas en la Portada de la citada Greenpeace Magazine, Verano del 2017.

   Una imagen aterradora, pero real, de emsiones del bioxido de carbono:

 


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario