miércoles, 4 de abril de 2018

Bajada desde el Pueblo de Cieza (Murcia) a la FLAdVdR.


  Inicio, como decía ayer, el desecenso, desde el Horno de Felix, hacia "La Hoya de Los Álamos" diario recorrido que quiero describir con cierto detalle.

   1º.- Inicio mi descenso, con el agradable recuero y sabor de mi estancia en el Horno de Felix, y nuestra siempre entretenida conversación con Piedad y Juana.

   2º.- Este camino de descenso, por la calle Cartas, hacia el Muro, es no solo agradable sino muy pacífico, en unas calles, siempre libres de trafico, de ruido y solo, de vez en cuando, obserbando a las mujeres que limpian sus ventanas o blacones.

   3º.- El paseo por esta calle Cartas es firme, decidido y tirante, por mi Perrita Semnra, que sabe perfectamente que volvemos, y quiere cuanto antes llegar a la "Hoya de Los Álamos".

   4º.- La llegada a la esquina de las cs/ Fortaleza y San Bartolomé, es aprovechado para comenzar a divisar las Huertas, feraces y fertiles, que voy viendo muy poco a poco.

   5º.- Siempre me paro al inicio de la cuesta de bajada de El Muro, para observar la harmonía del pasiaje huertano, la belleza del Río Segura y su trascurso, año tras año, desde mi niñez, hace casi unos 80 años.

   6º.- Reitero que el paisaje de las huertas es altamente provocativo de mi paz, mi reposo y el constante apercibimiento de la belleza que me circunda.

   7º.-  La bajada por el Muro, hacia las 13:30, mas o menos, es siempre soleada, y siento en mi mismo la permanenecia de unas construccion, de piedras perfectamente adosadas, posiblemente, siento que están ahí esperandome, desde hace X u XI siglos. Es una sensación que posiblemente, yo solo puedo perccibir.

   8º.- La vista del Río Segura, que estoy dispuesto a atravesar, una vez mas, a mi vuelta a la "Hoya de Los Álamos" es inconmensurable. Me detengo siempre en medio del cauce, limpio y trasparante, con uan corriente lenta, clara y parece descubrirme, a los tantos años, que siempre ha estado allí, esperandome, desde hace siglos.

   9º.- Un agua clara, que me acompaña, ya en el "PAseo Ribereños" por cuya actual construcción tanto luche con el otrora Alcalde Paco "Hierro" cuando quería hacer uan especie de Autovia junto al Río, y conseguimos, no con pocos esfuerzos, hacer lo que exdiste en la actualidad: un paseo para peatones, otro para deportistas y "caminantes" y oatra vía para el tradfico rodado.

  10º.- Y diviso el Molino de Tedoro, del Siglo XVI, y que tantos recuerdos de las tertulias de mi padrte Julian, con Tedoro, tenían hace muchos años, y que reviven en mi cuando doblo su edificio, muy bien conservado, para entrar en la "Cuesta de las cabras".

  11º.- Desde ahí puedo divisar, perfectamente, el harmonioso canal, que en piedra, conducía el agua al Molino  desde la milenaria acequia de La Andelma, que bordea toda la propieda de "La Hoya de los Álamos" por cuya rampa de accesibilidad, entro, finalmente y denuevo en la Sede de la FLAdVdR, abro la puerta y todos los días, al entrar, doy gracias a mi Abuela Josefa de haber constrido, hacia 1925 esta Casa en la que voy a entrar.

  12º.- Y llego a esta casa que tantos recuerdos tiene para mi, desde que tenía 2 o 3 años, donde aprendí a andar y hablar. ¿Se puede pedir mas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario