domingo, 18 de agosto de 2019

Mañana, a los 5 días de iniciarse el G-7 de Biarritz, Macron recibe oficialmente a Putin, en su Residencia de verano, en el fuerte de Brégançon.


   Como en años anteriores, el 7 de noviembre de 1994, Mitterand recibía a casi todos los Jefes de Estado y de Gobierno de Africa, precisamente en Biarritz, donde libremente se paseaban por la Grand Plage, sin los tumultos de seguridad de este G-7 de la semana que viene, el Presidente de la República, Emmanuel Macron, va a recibir, a Wladimir Putin, no en Biarritz también, sino en su Residencia de verano, en el Fuerte de Brégançon, (Var) como lo haría hace mas de 34 años, el 24 de agosto de 1985, el Presidente de la Republica Mitterrand a su colega el Canciller de la Alemania Occidental, Helmut Kohl.

  Pero a menos de 5 escasos días de iniciarse el tan "cacareado" G-7 de Biarritz, no hay que olvidar que por la puerta frontal, y de modo oficial, se van a colar en los temas a tratar en el G-7, ni mas ni menos que la Política nuclear de Irán, la guerra en Siría, y sin duda alguna la situación legal de Crimea y de la Ucrania oriental.

  La presidencia de la Republica francesa, deja bien claro que es muy importante distender las tensiones entre Washington y Moscú, y hay que ver el modo de volver a los origenes del Tratado nuclear del 2015 firmado por Teheran y Washington, del que Trump se ha salido no hace mucho tiempo.

  Pero el hecho de recibir a Putin en Brégançon y no con la formalidad del Eliseo, también añade una nota muy especial en la que Francia quiere jugar, en medio del G-7 que se inicia solo 5 días después de su inicio. Hay un marcado interés de "recalentamiento" de las relaciones Ruso-Francesas, y en ello juegan fuerte los dos, precisamente "casi" al inicio de un G-7 lleno de temas tan importantes como los que ayer citabamos.

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario