Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2010

SAR el Príncipe de Asturias visita oficialmente Australia (Take three)

Imagen
El vuelo hasta Ayers Rock, o mejor dicho Allice Springs fue perfecto. Por momentos hasta me olvidaba que era don Felipe quien manejaba el avión oficial. Fue una travesía tranquila y desértica, pues solo había desierto a nuestros pies. Unas tre s horas de vuelo y la aparición del Ayers Rock y de las Olgas, los dos montículos casi en el centro geográfico de Aust ralia. Vimos ambos promontorios de forma muy definida, y el avión dio dos vueltas en forma de ocho alrededor de ambas formaciones. Aterrizamos muy fácilmente y desde el Aeropuerto teníamos preparada toda la comitiva, hasta el Hotel cercano a Allice Springs y muy cerca de Ayers Rock, la formación casi el santuario de los Aborigenes, y la montaña que se transforma, al atardecer en un roj o vivo y mágico. En el Hotel almorzamos frugalmente y salimos en autobús para visitar las dos grandes atracciones geológico turísticas que componen el Ayers Rock, un santuario mítico para los aborígenes, y las Olgas, una formación también geológ

SAR el Príncipe de Asturias visita oficialmente Australia (Take two)

Imagen
La llegada a Sydney en menos de 45 minutos de vuelo estaba jalonada por los siguientes actos: Recepción a la Colonia, Visita a la Mesa Editorial del Sydney Morning Herald, Cena co n los Media españoles e internacionales, Visita al Zoo de Sydney y planificación de las jornadas siguientes. Como hicieron los Reyes, el Príncipe de Asturias asistió a un encuentro con la co lonia en el Club Español de Sydney, uno de los lugares mas emblemáticos de l a colectividad española y allí compartió con ellos durante casi una hora. Yo tenía organizado con el Director del diario mas importante de Australia, el Sydney Morning Herald, originario de mediados del Siglo XIX, que en una de las reuniones de su equipo directivo (editorialistas y redactores más import antes) mantuviera una reunión con don Felipe sobre la realidad australiana, lo que terminó siendo un completo éxito pues hubo un interesante intercambio de opiniones del Príncipe de Asturias y de sus interlocutores que afianzaron los términos g