Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2011

Como gestionar el CAOS en que vivimos (III)

El documento inicial sobre cómo gestionar el Caos que propuse hace solo unas semanas está generando multitud de aportaciones y reflexiones que hacen que sea un documento vivo en permanente cambio. Y, lo más importante para mí, está haciendo posible que cada vez seamos más y que que estamos sentado las bases de una plataforma (con los equipos , Norte, Este, Oeste y Centro) sobre la que van convergiendo las ideas y las opiniones. A partir de lo recogió hasta ahora me permito apuntar una nueva versión: Cómo gestionar el CAOS en el que vivimos (Take III) 1º Las constantes amenazas de Moody's y S&P Agencias de calificación de los EE.UU. de rebajar la credibilidad de muchas economías europeas. 2º El aumento de los intereses que deben darse por parte del algunos Estados, en la venta de su Deuda pública a medio y largo plazo. 3º Las abrumadoras tasas de desempleo. 4º El incremento de las controversias en torno a la edad de jubilación y las pensiones. 5º El progresivo increment

Mis conversaciones con Mario Bunge: “La huelga del empleado publico”

Imagen
Sigo en contacto con mi buen amigo Mario Bunge; es una de mis mayores satisfacciones. "Escuchándole", aunque sea a través del correo electrónico, sigo aprendiendo; me ayuda a entender y a pensar de un modo diferente todo lo que me rodea. La verdad que sus reflexiones sobre la huelga del empleado público me ha hecho reflexionar mucho. Encomendamos nuestra seguridad, salud, educación y más a empleados públicos ¡Qué enorme responsabilidad asumen éstos! Y ¡qué privilegio el de trabajar para bien de todos! Esa responsabilidad y ese privilegio no son menores que nuestro deber de ciudadanos, de pagar impuestos para retribuir decorosamente esos servicios públicos. En estos casos, más claramente que en cualesquiera otros, se aplica la consigna de la Primera Internacional de Trabajadores (1864): Ni deberes sin derechos, ni derechos sin deberes. ¡Malditos sean los gobernantes que no lo comprendan! Y ¡desdichados los trabajadores del Estado en huelga que olviden que, al elegir libr