viernes, 19 de julio de 2013

Detroit, Rio de Janeiro, El Cairo y Rabat.


    Cuatro ciudades y cuatro noticias alarmantes, provocadoras y confirmadoras de que algo muy serio está pasando en nuestra sociedad.

     El fracaso rotundo de la otrora gran ciudad de Detroit, capital del Estado norteamericano de Michigan, abruma. Su población, de cera de 2 millones en 1950, ha descendido a unos 700.000 y sus deudas son tan inmensas y tan intensas que la quiebra de la ciudad es un hecho. Los pensionistas no pueden cobrar sus pensiones, las ambulancias no pueden llegar a los enfermos y el estado de postración y abatimiento es generalizado. Lo malo no es este caso solo, sino que se anuncia que en breve, muchnas otras ciudades norteamericanas pueden encontrarse en una situación similar.

     En Rio de Janeiro, a menos de una semana de la llegada del Papa Francisco, "los indignados" copan practicamente la ciudad. Las fuerzas de orden publico se ven incapaces de mantener la estabilidad y la visita papal se cuestiona ya como muy compleja. Veremos lo que ocurre en la proxima semana.
  
    El Cairo se ha convertido en un centro de lucha abierta entre los islamistas de los Hermanos musulmanes contra las fuerzas de orden publico. Los gases lacrimogenos han comenzado a utilizarse esta semana, y hoy el Viernres de la oración, se ha conveertido en el viernes de la lucha por la liberación de Morsi, cuyo paradero aun se desconoce.

    Para terminar este lamentable post de hoy, en la ciudad de Rabat se ha despedido al Rey Juan Carlos, con grandes muestras de amistad y hasta de afecto, pero como apuntabamos ayer, se ha vuelto a pasar sobre el problema del Sahara occidental, sin que Marruecos haya tomado una decisión, ni siquiera firmada, en el largo comunicado conjunto final de la visita real, de casi mas de 100 palabras.

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario