lunes, 17 de febrero de 2014

Las catastrofes de Ceuta y Melilla, me hacen interrumpir mis relatos de meses, sobre el Real Colegio de los Españoles en Bolonia.


   Estoy en una inmensa confusión. No se que partido tomar en las tragedias de Ceuta y Melilla.

   Yo hace mucho tiempo que reniego de las "concertinas". Este concierto no me suena, ni me ha sonado núnca bien. Como reniego también de las vallas y me aturdo y me apuro con grandes dudas sobre la otra gran gran tragedia que es la concentración de mas de 30.000 subsaharianos, por el momento, esperando saltar las murallas/vallas/concertinas de un desarrollo que les atrae de forma alucinante y del funcionamiento de las mafias con los seres humanos, así como de la incapacidad del mundo desarrollado, de bajar el desarrollo en el norte y de subirlo en el sur.

   Estoy muy confuso. Estoy muy triste y para aquellos que todavía me lean, que sepan que estoy, mental y espirtualmente muy cerca de los miles y miles de subsaharianos que a estas horas solo velan pensando en saltar las vallas, en donde van a dejar o la vida o su largo caminar desde Africa a la Europa que no sabe que hacer.....bueno saber si que sabe, quizás lo que hay que hacer es cambiar el verbo saber, por el de hacer...hacer que los subsaharianos y los saharianos puedan llegar a Europa, que se acomoden y que vivan, ¿quien es el que tiene que bajar su nivel de vida? ¿ellos o nostoros?

   No se, la verdad es que no se, pero escribirlo si que lo tengo que escribir, al menos para que mis lectores (si es aún me queda alguno) sepan lo que pienso y me pongan comentarios a mis eventuales dislates.

1 comentario:

  1. Absolutamente de acuerdo con lo que escribes y piensas. PNF

    ResponderEliminar