Introducción a las eventuales contradicciones en la interpetación, unilateral y personalmente interesada, de cualquier Reglamento, Estatuto o normativa legal....especialmente en lo relativo a la "Domus Hispanica".



   No es muy facil para mi, después del esencial post de ayer y del Articulo del gran periodista Carlos Gabetta, que yo títulé en mi post de ayer como  Ejercito Islámico <EI=EI> Estado de Israel, seguir con el "talante", la verdad y mas aún, la verdadera interpretación de los normas, sean Estatutos, sean Reglamentos, sean Leyes, que núnca, repito núnca, pueden ni deben interpretarse en claves unilaterales, mas aun personales, desoyendo el contenido fáctico de las normas, el contexto socio cultural en el que se produjeron, o bien como exactamente decía el Papa Gregorio XI en la Bula a Pedro obispo de Cuenca, de 24 de noviembre de 1377, respecto a la corrección de los Estatutos de la "Domus Hispanicam" y lo citamos en el latín original que fue escrito: "ex eis que correctione et reformacione inueneris indigere auctoritate nostra secundum datam a Domino tibi prudenciam prout temporarum qualitas et personarum condicio exegerit corrigas et reformes"

  Estamos ante los primeros Estatutos del Real Colegio Albornociano de San Clemente de los españoles en Bolonia, que no solo fueron testigo de la voluntad del Fundador, (como había claramente expresado en su Testamento de 29 de septiembre de 1364, cuando en su parrafo primero realtivo a la fundación de la "Domus Hispanicam" dice textualmenet, en su texto origial en latín que, "pro illa bursa et vita de que ordinabo" dado que se trataba de corregir - como tan reiteradamente hemos señalado - los primeros Estatutos de 1368, al año de fallecer el Fundador, que fueron dictados por don Gil personalmente, como alguno de los bocetos de los planos de la Casa de los españoles, y muchos otros detalles, (como la esencial compra de bienes para tener rentas suficientes) que sus tres más directos ejecutores del Testamento y familiares directos de don Gil, como Fernado Álvarez de Albornoz, Alfonso Fernández, su camarero y Pedro, a la sazón obispo de Cuenca, residente en Roma, a los que les señaló perentoriamente que "post mortem meam remaneant Bononiae ad minus per duos continuos annos, ad complendum praedicta" lo que realizaron, cumplieron y ejecutaron fiel y muy correctamente.

  Que estos Estatutos reformados y ampliamente corregidos por Pedro, Fernando y Alfonso, contienen la voluntad expresa de don Gil, es algo tan incuestionable, como lo hemos venido repitiendo a lo largo de muchos de los posts anteriores, cuando hemos desmenuzado, casi uno por uno, desde mis posts de 30 de abril al de 7 de mayo de los corrientes, los 61 y dos mas estatutos origianles de 1377.

   Ahora bien, que estos Estatutos han ido permeando, influyendo y hasta rigiendo la vida de la "Domus hispanicam" es un hecho, reiterado y recogido en dos libros esenciales sobre el Real Colegio Albornociano de San Clemente de los españoles de Bolonia, y voy a citarlos a continuación, por que en uno de ellos, "Las Proles Aegidiana. 1. Introducción. Los colegiales desde 1368 a 1500" publicado en los Studia Albornotiana, dirigidos por EVELIO VERDERA Y TUELLS, Rector de imborrable memoria, en los Vols. XXXI-IV, por Antonio Pérez Martín, Colaborador científico del Max-Planck-Institut für Europäische  Rechtsgeschite, Bolonia, 1979, y el excelente libro, que contiene todos y cada uno de los 61 y dos mas Estatutos de 1375-1377, escrito por la Profesora Birthe M. Marti, con el título "The Spanish College at Bologna in the Fourteenth Century" en Philadelphia, University of Pennsylvania Press, en 1966.

   En ambos, pero especialmente en el primero se dice textualmente, en la p. 30, que "todavía en 1485 los estatutos vigentes son los de 1375-1377" y además se dice literalmente que: "hasta 1876 la institución conservó fundamentalmente los mismos Estatutos, que recibieron su primera redacción en 1377" (p. 37 de la op. cit. ut supra).

   Quedan pués por señalar solo los Estatutos del RD. de 8 de mayo de 1916, del Ministro de Estado, Amalio Gimeno, y refrendados en otro Real Decreto también por SM. Alfonso XIII, que posteriormente fueron prácticamente incluidos en los Estatutos contenidos en el RD. de 20 de marzo de 1919, elevados al Consejo de Ministros por el colegial Alvaro de Figueroa. quién igualmente Desde su Ministerio de Estado, en Real Orden de 28 de abril de 1920 el Ministro de Estado Marqués de Lema,  comunica al "Señor Presidente de la Junta del Real Colegio Mayor de Albornoz o Casa de Espaañ en Blonia", que S.M. el Rey (q.D.g.) se ha dignado aprobar el proyecto de Reglamento del Real Colegio Mayor de Albornoz o Casa de España en Bolonia, redactado por la Junta de PAtronato de su digna Presidencia, en uso de las atribuciones que le confiere el artículo 3.º de sus Estatutos, y el miercoles 26 de mayo de 1920, el entonces Ministro de Estado, Marqués de Lema, le comunica que ha sido publicado en la Gaceta de Madrid.

    Despúes no hay nada mas legislado, y por tanto no hay nada mas que legalmente que cumplir.

    Vamos a dejar el tema en este lugar, porque mañana nos vamos a dedicar, en exclusiva a examinar, punto por punto, lo que resulta innovador en estos dos últimos y se supone que vigentes Estatuto, a pesar del advenimiento de la IIª República esapñola, a cuyo impacto en el Colegio y en la formación de la Junta de Patronato unico elemento innvador¡ de esta última legilsación, nos referiremos mañána en el contenido de los Arts. 2.º de ambos Estatutos, los de 8 de mayo de 1916 y 20 de marzo de 1919.
 
Imagen tradicional de don Gil Egidio Álvarez de Albornoz y Luna, cuyo legado ha trascendido en mas de seis siglos y medio, para albergar en su "Domus Hispanica" a estudiantes pobres de allende los montes de la Hesperia, para cursar en la Universidad de Bolonia, sus "Estudios de excelencia", lo que fue una de las mayores ideas que percibió, concibió y puso en practica, con toda clase de detalles, durante los ultimos años de su vida, de 1364 a 1367 y por disposición trestamentaria, a traves y con la fiel colaboración de sus tres mas  directos ejecutores de su Testamento, 1.º Su sobrino Fernando Álvarez de Albornoz, hijo de Fernnado Gómez, (hermano del cardenal), doctor en Decretales por Bolonia, en 1361, Abad de Valladolid en 1364, Arcipreste de Toledo en 1367, arzobispo de Lisboa en 1369 y de Sevilla en 1371 quien enseñó Derecho canonico en la Universidad de Bolonia, 2.º Pedro Gómez Barroso de Toledo, doctor en Decretales por Bolonia también en 1361, obispo de Osma en 1367, de Cuenca en 1373, de Evora en 1378 y Rector de las Marcas Anconitanas desde 1371 y 3.º Alfonso Fernández, tambien doctor en Decretales, Abad de Valladolid en 1366, tesorero de la Iglesia metropolitanta de Toledo, camarero del cardenal Albornoz, Arcediano de Toledo y obispo de Avila en 1372, fueron, repetimos, los tres mas intimos colaboradores y ejecutores, por designio testamentario expreso y en el Codicilo en la vispera de su fallecimiento, el 22 de agossto de 1367, de don Gil Egidio Álvarez de Albornoz y Luna, obispo Sabinense, cardenal presbítero de San Clemente, Legado a latere y Vicario general apostólico del Papa Inocencio VI y de Urbano V en Italia. 

  Mañana dedicaremos, al menos unas líneas, a los documentos en los que resulta probado que los Estatutos revisados y corregidos el 24 de noviembre de 1377, son los que trascienden a toda la reglamentacion estatutaria y reglamentaria desde 1368, de la institución ideada y concebida por el cardenal Albornoz, a muy poco tiempo de su obito el 23 de agosto de 1367 y que pervive durante mas de seis siglos y medio, tras la creación de la "Domus Hispanica" en la ciudad de Bolonia.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Puesta al día del contencioso sobre Gibraltar

Parte II.- Historia del Cardenal D. Gil de Albornoz, fundador del Real Colegio de España en Bolonia: breve "riasunto" de su primera Legación en Italia del 1353 al 1357.

Prioridades en Canberra 1987