miércoles, 15 de enero de 2020

Reflexiones antes, durante y tras el Funeral de hoy, por el Rector don Evelio Verdera y Tuells.


  Solo pensar que en este mismo Templo, contraje yo con Mercedes Sarasola Sancho, matrimonio el 2 de marzo de 1964, me hace elucubrar que el tiempo transcurrido no lo ha sido en balde.

  No dejo de repensar y reflexionar en los años pasados, en "los ocurridos" en el Colegio, especialmente a partir del 2014 y en particular todos los avatares, desaguisados y disparates que se han hecho con la Voluntad, seis veces secular, de nuestro Fundador, el Cardenal de San Clemente y Obipo de la Sabina, don Gil Álvarez de Albornoz y Luna, desde Su Testamento, redactado en la ciudad de Ancona, el 29 de septiembre de 1364

 Pero al Funeral por "mi" Rector Evelio Verdera y Tuells, que nos ha inundado a todos los que nos cobijamos, en su memoria, en su impecable recuerdo y mas aun en su enorme sabiduría de humanidad y humilde buen hacer, que yo he sentido de manera muy especial - y es cierto que lo digo muy personalmente - en un Templo, el de "San Fermín de los Navarros" que tantas connotaciones ha tenido para mi, en las casi dos horas que, bajo el recuerdo imborrable e imperecedero de su presencia, me han inundado y rodeado en toda la tarde de hoy....y que se continuan todavía mientras escribo estas modestas y rápidas líneas en su recuerdo y en el de todo lo que ha supuesto para mi, cuando desde el momento en aque allá por el invierno del año 1967, ni una sola de las veces que le esperaba a la entraba del Refectorio, acompañándole en fila, según lo previsto desde 1375/77 con el toque Estatutario de la "campana" convocando al "almuerzo", es tal que nunca la puedo olvidar, especialmente esta trade y trascurridos ya tantos y tantos años en mi vida.

 No se muy bien como expresarme, pero quizas pensar que solo unas decenas de años haya podido "saborearse" el mas cierto espíritu albornociano que ha sido para mi, como volver unos "casi" 60 años para atrás, desde mi Colegio de Bolonia, y unos 55, desde mi boda.

 ¡Que dos conjunciones ha logrado don Evelio, sus hijos, sus nietos y tantos amigos y colegiales que tanprofundamente nos han hecho vivirle y sentirle hoy, mas cerca de nunca!

  Por mi mente han pasado desde Mercedes mi mujer con la que contraía matrmonio, como he dicho, en aquel mismo lugar hace ya mas de 55 años, el sacerdote Don Luis Hernandez que nos bendijo nuestra "unión" y tantos de los testigos que afirmaron que aquella unión ha existido, y como no, hoy mismo, con la importante, densa y muy expresa presencia de mi imborrable Rector del Real Colegio de San Clemente de los Españoles de Bolonia, Evelio Verdera y Tuells mientras asistíamos a la Misa, "In Memoriam" que dificilmente nunca podré olvidar mientras viva.

  Pero hay algo mas. Mucho mas y voy a ver si soy capaz de relatar las breves "notas" que así a botepronto, y desde mi mismo banco, he ido tomando para no olvidar lo mas fundamental para mi, en este inovlidable Funeral, sin dejar de destacar la Importante y Muy Digna relación del insusperable grupo de cantores "Favola in Musica" (16 en total, entre cantantes y ejecutantes) que desde Wagner, a Mozart, Bach, Verdi, Schubert, Haendel y el canto gregoriano del Salve Regina, han ido poniendo mas a flor los sentimientos, hondos, profundos, imborrables, variados y sobre todo agradecidos de poder haber conocido en nuestras vidas, de estudiantes, de profesionales y de AMIGOS a una persona como a Don Evelio.

  Por tratar de reproeducir la mayoría de mis sentimientos albornocianos de personas y de cosas, durante los años que he tenido la fortuna de convivir, vivir e ir conociendo, cada día mas, a Evelio Verdera y Tuells, dejenme citar, in fine, nombres de Colegiales, de Compañeros de estudio en Bolonia y/o de Colegas a lo largo de mi ya prolongada vida, que ayer se iban acumulando, yendo y viniendo en mis pensamientos, mis sentimientos y mi cada vez mayor devoción, admiración y respeto hacia la "Casa de España" que anticipó en unos dos siglos, ni mas ni menos, que la unidad y la creación del Reino de España.

  Olivencia, "il piccolo" Añoveros, Fernando Vicente Arche, Diego Espín, Ramón martinez Artero, Mariano Hurtado Bautista...y la relación sería casi interminable, pero toda ella muy dentro de mi vida, de mi ser y de mi existencia desde el dñia en que tuve la fortuna, unos 600 y picos después que él la fundara, la Casa degli Spagnoli.

  Figuras como la de Don Marcelino Martin de Castro, nuestro ilustrado Reverendo citado en sus investigaciones y descubrimientos documentales, por uno de los mas importantes Libros que sobre el Colegio se ha citado ya el "The Spanish College at Bologna in the Fourteenth Century" de Berthe M. Marti y cientos de nombres de amigos, compañeros albornocianos y colegas profesionales, harían interminable esta lista de la que quiero dejar constancia con tres de las virtudes, que el Oficiante de la Misa "In Memoriam" señaló con toda lucidez y amor en su intensa homilía. Se trata de la HUMILDAD de don Evelio, virtu necesaria oara ser un gran intelectual y un exoerto profesor, y la IIª LECTURA, leida por Carmen Verdera, cuando se subrayó en la homilia que "Escribirás el nombre de Evelio en el Libro de la Vida".

  Hay tanto y tanto mas que decir de mis recuerdos, sentimientos y pensamientos, que en algún momento tengo que poner fin a estos Posts dedicados, con todo mi respeto, amistad y admiración al Rector, Profesor y Amigo Evelio Verdera Tuells, a cuyo fallecimiento y Misa "In Memoriam" me vengo refiriendo, lo mejor de que he sido capaz, ultimamente.

 
   Interior de la Iglesia de "San Fermín de los Navarros", en Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario