viernes, 2 de abril de 2021

Ayyyyyayyyyyyayiiii mi pobrecita Semnra, que buena es y que malita está (5)

 Es la pura verdad, y no consigo expresar los sentimientos de dolor, angustia, desesperación y tormento que da, solo contemplando mi Semnra en su "corralito". Anoche se meó en el colchón en el que duerme hace mas de 5 años y se lo cambiamos, y esta mañana no solo se había hecho "pi pi" en los dos lados, yo le cambié hacia las 3 un lado al otro, sino que había una gran plasta de cacota que recogí con las manos y me dio tiempo a tomar otro zurulllo que la pobre había hecho, sin poder mover las patitas de atrás, al final del colchón de toda la vida.

 Acabo de volver del Pittu donde todas las mañanas y las tardes íbamos los dos, a que se tomara ella la "espuma" del café" que se lo daba yo cucharada a cucharada, hasta 6 veces el máximo y luego mientras leía El Mundo se tumbaba con la cabecita debajo de la mesa, y por su intuición sabía cuando había casi terminado el café, y entonces levantaba la cabecita y yo le metía en el morro la taza, que tras un buen rato de relamer la espuma que quedaba por los lados metía el fondo hasta el fondo, y dejaba la taza como una patena.

 Las sirvientas del Pittu, Andrea y el mismo dueño le hacían caricias al pasar, como Blanca, María y Carol por la tarde, y mis vecinos de mesa, que ya me conocían, ahora me preguntaban por su ausencia y su salud. Antes de ayer les dije con todo mi pesar que SM. la quería sacrificar y s aterraban, ayer y hoy, ya les he hablado de Valle, y que Ivan y yo la íbamos llevar a la recuperadora Valle, en Boadilla del Monte, y que se la dejaríamos por un mes para que le hiciera la rehabilitación y al menos, en un mes, levantar, no como antes, pero levantar las dos patitas de atrás, pudiendo su "pi pi" y su "po po" donde ella quisiera.

 Pero con todo ayyyyyyyayyyyyyyyaiiiiiiii como sufro yo y la oigo ladrar desde su cuna, para que vuelva a verla......ayyyyyyyyyy que malita está y como me llama y me llama con ahullidos y ladridos entre cortados.

 Se me parte el alma, la mente y todo mi ser.

 Acabamos de volver de almorzar en el Pittu, frente a casa y donde la Semnra ha venido, todos los días del año, durante cinco y pico, a tomarse la espuma de mi café (preparado con esmero y mucha espuma por las chichas) y ha lamido el fondo de la taza, al acabar de leer yo El Mundo, dejándolo como una patena. ¿Como lo puedo olvidar? Nunca, jamás de los jamases y en toda una eternidad tendría tiempo para dejar de gozarme en el recuerdo inenarrable de ese gozo de mi mente y de alma, las que hoy no consigo aplacar ni un segundo de pensar en ella, en su espuma, su restos del café y de mi.

 Hemos llegado a casa y ni ha ladrado una sola vez, (al contrario de lo que ha hecho cuando nos íbamos, que ha ladrado, hasta que no la oíamos y entrar en el ascensor) porque sabía muy bien que lo primero que íbamos a hacer era entrar a verla, ya la hemos encontrado con todo el plástico revuelto pero pegadita a la barandilla para lamernos una y mil veces, en cuanto le hemos bajado la mano y la hemos arrascado, solo un poco, las orejas y el morro.....?hay quien de mas AMOR?   

 No lo sé ni lo podré saber nunca en una eternidad.

 Está muy malita pero si no se va a curar (muy difícil) se va a restaurar gracias a la Sra. Valle en su clínica.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario