Continuo la Introducción a la "Nueva época: donde estamos y qué hacemos". (XI)

 

 La aproximación al problema.

 Después de haber expuesto las dificultades, hay que considerar todo factor que nos lleve hacia la necesidad de parte de la Sociedad de los años 80' para lograr este "Pacto de solidaridad". Lo intentaremos exponer a través de las cuatro siguientes aproximaciones: 1) Necesidades objetivas que empujan a conseguir el "contrato de solidaridad"; 2) Elementos integrantes del concepto; 3) Ventajas de su aceptación; 4) Estrategias mas racionales para su logro. Esperemos que este apartado titulado "Laboratorio" sirva para difundir esas ideas para elaborar con mayor realismo et con un espíritu de "aprendizaje innovador" cuya metodología - como ya hemos señalado desde las primeras líneas - es tan necesaria en la comunidad internacional en nuestros días.

 Factores que conducen a instaurar el "Contrato de solidaridad".

 la bibliografía mas reciente sobre la problemática mundial a la que nos venimos refiriendo, ha hecho surgir dos factores que podrían dar un cierto impulso la realización del "Contrato de solidaridad" como base de las relaciones entre los Estados en relativo corto tiempo. En primer lugar, en este decenio, se comprueba un mayor grado de madurez y de percepción de los peligros globales que amenazan a la humanidad en su conjunto: explosión demográfica; paro tanto en países avanzados con en los Pvd (Países en vías de desarrollo), avance del hambre en las grandes masas de población, inflacción generalizada, problemas en el sistema monetario internacional, recesión productiva, excesivas dimensiones de ciudades y deterioro del habitat humano, destrucción progresiva e inquietante de los eco-sistemas, desertificación, degradación de la biosfera, por no citar solo los mas importantes de una larga lista. En segundo lugar, como mayor percepción y de lo que se puede tener por la intuición, existen áreas cada vez mayores de "intereses globales y comunes" a los cuales hay que aplicar planes, a medio y largo plazo (aparte de interpretaciones ideológicas, económicas y de otra naturaleza) si se quiere satisfacer una condiciones mínimas pero necesarias para que pueda sobrevivir la especie humana. En resumen y de forma esquemática, se debe proceder a diseñar de modo prioritario los siguientes planes de acción: 1) Paralizar la degradación social de la coexistencia interior de cada país, que se manifiesta por el incremento de la violencia, del terrorismo, de la criminalidad, de las torturas y de las violaciones de los Derechos del hombre, de la difusión de la droga, etc. Estas degradaciones generalizadas implican una perdida de valores éticos que llevan consigo, a nivel internacional, indices aún mas elevados de violencia y agresividad. Es necesario "poder vivir" y por tanto hay que neutralizar la primera amenaza de la vida en sí misma, el aumento de la violencia generalizada. 2) Proteger el medio ambiente en el que se vive: una vez que se establezca un nivel mínimo de coexistencia no violen ta. Hay que sensibilizar al humano, en el interior de todo país, de no contribuir a la degradación del medio ambiente en el que vive, urbano (de muy difícil recuperación) rural y todo el conjunto de la naturaleza en un muy peligroso curso de degradación. Evidentemente se trata de un problema muy complejo, que el decenio de los 70' ha contribuido a una profunda sensibilización de los gobernantes y de los gobernados y cuya solución solo puede ser investigada a través de una metodología interdisciplinaria (económica, social, comunitaria, cultural) con un esfuerzo colectivo a nivel nacional, internacional y de planificación global a largo y medio plazo. 4) Poner en marcha un plan coordinado re investigación, no solo sobre los recursos energéticos del planeta, sino también sobre su distribución y consumo racionalizados, sobre las energías convencionales y no convencionales.. Es preciso tener los medios para producir alimentos para satisfacer a un mínimo razonable y ético de las demás necesidades fundamentales, ya definidas anteriormente. 5) Restablecer los términos de equilibrio de los intercambios sobre el mercado de capitales y sobre los productos que toda la humanidad entera resiente la crisis, en una inquietante y progresiva aceleración.

 La lista podría continuarse, pero se trata de los más prioritarios intereses comunes a nivel global (con una intensidad más o menos grande) de los Estados soberanos actuales en número de 160. Para poder especificarlos, necesitamos solo un giro de 180º. Hay que llegar a un pacto global a un "Contrato de solidaridad" entre todos para el bien de muchos. En tanto en cuanto la gravedad de la situación sea cada vez mas aguda, la capacidad de percepción de la problemática mundial será cada vez mas compleja y amenazadora, y será cada vez más difícil de triunfar en la requerida y fría planificación para entablar esta lucha para la supervivencia que podría llegar a un momento crítico, de caracteres dramáticos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Puesta al día del contencioso sobre Gibraltar

Parte II.- Historia del Cardenal D. Gil de Albornoz, fundador del Real Colegio de España en Bolonia: breve "riasunto" de su primera Legación en Italia del 1353 al 1357.

Prioridades en Canberra 1987