Derechos del Hombre, mi libro del 60' y algunos extractos del Prologo de Don Antonio de Luna. (02).

 

 Nada mas pensar en el Prologo, del Catedrático de Derecho Internacional y alumno del Colegio de San Clemente en Bolonia, don Antonio de Luna, se me ocurren los siguientes párrafos:

 1º.- Como la política es la voluntad de despliegue de poder para la realización de un plan concreto de bien común, y dado que la naturaleza humana no es como pretenden los políticos maquiavélicos, integralmente mala, ni tampoco, integralmente buena, como creen ingenuamente los anarquistas, sino que es defectible, susceptible de realizar tanto el bien como el mal, la única manera de evitar el abuso a que todo poder absoluto tiende (Montesquieu, Lord Acton) es oponerle otro poder que lo limite. Para que la paz, por consiguiente, como "sosiego ordenado" sea la obra de la justicia, se requiere pluralismo político en lo interno, equilibrio de poder en lo internacional. (Nº 4 del I).

 2º.- La integración europea es por tanto una exigencia indeclinable de la política, y políticamente puede ser llevad a cabo. (Nº 6 del I).

 3º.- El Mercado Común, que con la Comunidad Europea del Carbón y del Acero y con el Euratom son los primeros pasos de una integración económica europea - La Asociación Europea de Libre Comercio es tan sólo una postura provisional defensiva y de negociación - es en primer lugar un mercado libre: libertad de circulación de mercancías, capitales y personas; y si sólo fuera esto, una simple unión aduanera, no habría razón alguna para no intentarlo en una escala mundial o por lo menos atlántica, en que por definición sería mas perfecto. Pero es algo mas que esto, es una coordinación de programas de desarrollo económico, una armonización de políticas fiscales y sociales para que Europa, con  tarifas aduaneras comunes frente a terceros consiga una balanza comercial al nivel de la plena productividad, en equilibrio social y de inversión que permita la máxima seguridad y la mínima desigualdad para los europeos; y sobre todo, en tercer y último lugar, la misma técnica de la productividad en una economía de gran espacio, conduce inevitablemente a la instauración de una voluntad política común (Nº 8 del I).

 Me pregunto si en estos conceptos de 1960, que soy plenamente utilizables hoy en día, si pensamos solo en el estado en que se encuentra la UE. y la situación, por ejemplo, de la Presidencia de la Comisión, la Sra. Ursula van der Leiden, tras su viaje a Turquía.

 Aunque seguiremos en otros Posts, citando al Prof. Luna, es inevitable, que en este inicio de su Prologo a mi Libro de 1960, comentemos dos ideas claves: Primera, el imperialismo comunista al que por reacción debemos que en Occidente, sin perder la tradicional libertad política, comencemos a disfrutar de libertad económica en el interior, le somos también deudores, en el exterior, de la posibilidad de llevar a cabo la integración europea. Segunda, sin este peligro interno e internacional, ambos logros se hubiera retrasado "ad calendas grecas".

 Y esto al inicio de su Prologo a mi libro, hace ya casi 60 y pico de años. La actualidad y la prospectiva, del contenido de los p´çarrafos que venimos de citar, no hay que decirlo más. Luna piensa, como yo, modestamente, en mi libro, en presente y en un futuro, que ya hemos visto realizado, y del que en mi próximo Post, expondremos algunas otras ideas clave, también.

 


 He ahí los inicios de un concepto, en 1957 y que se haría fuerte, duradero y permanente, como se irá viendo, a continuación, hasta los 27 países de la UE. del 2020. Solo recordar que la Convención de Roma, que inicia la base de todo este proceso, es del 1950.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Puesta al día del contencioso sobre Gibraltar

Parte II.- Historia del Cardenal D. Gil de Albornoz, fundador del Real Colegio de España en Bolonia: breve "riasunto" de su primera Legación en Italia del 1353 al 1357.

Prioridades en Canberra 1987