Reino animal: como me ha recibido y despedido mi perrita Semnra, esta mañana, durante 1 hora.



  El Reino animal tiene, la gran mayoría, ideas, pensamiento, mente, sentimientos, emociones y por supuesto reacciones inmediatas que manifiestan, especialmente los Perros, "El mejor amigo del hombre" (Ver en el "Refranero General Ideológico español") compilado por Luis Martínez Kleiser, Prologo de Joaquín Calvo Sotelo, Editorial Hernando, Madrid, 1953. pp. 572 y en el apartado 50.069 cuando dice que "el mejor amigo un perro", le falta decir que el mejor amigo del humano es el perro. Lo que resulta más completo y más verdad, según Harari.

 Y no digo mas, aunque no debo silenciar que, cuando Valle me ha dado, en los brazos, a las Semnra se ha hecho un pipí monumental, y ha estado casi 1 hora conmigo, al sol y en un banco, y no hemos dejado de decirnos, muy abiertamente, cuanto nos queremos, nos echamos de menos y nos congratulamos infinito, repetimos que infinito, cuando nos volvemos a ver. Pero hoy ha sido muy especial, y naturalmente hablo en nombre de los dos, pues aparte de sentirnos uno junto al otro, hemos hecho las siguientes cosas, muy conscientes y con presencia real de los dos:

 1º.- Yo esta mañana y en la 1/2 hora de coche, con Ivan, de casa a Boadilla del Monte, he venido haciendo mi usual Meditación Vipassana, y me ha sentado tan bien que en los 15' he conseguido no solo "encontrarme conmigo mismo" sin ver como está mi mente, que no para como la vista, y serenarme para ver a mi Semnra.

 2º.- Dicho y hecho. He llegado y Semnra, como siempre, estaba con Valle, quien cuidaba a otro perrito y Valle me la ha dado en los brazos, y en el momento que la he tomado, he notado que se meaba un poco, por lo que Valle la puesto en trapo y ha dejado una sombra amarilla, intensa y amplia. 

 3º.- Hemos subido los dos al banco pequeño que hay al fondo de la clínica, y lo primero que hemos hecho ha sido abrazarnos, sentirnos y confortarnos del propio hecho de la vecindad. Ha sido como parte de la Meditación Vipassana, que tengo bien practicada.

 4º.- Yo he tratado de pasar a Semnra, como se experimenta en la citada Meditación, mi fuerte presencia, rascándole tras la orejas, del modo que ella sabe que yo lo hago, y acariciándole el morro y los bigotes, en aquellos sitios que ella no puede, en modo alguno.

 5º.- Pero con la reciente Meditación he tratado de comunicarle por mis manos, mi cuerpo y mis besos, el contenido de algo que - y perdón por la digresión - Yuval Noah Harari, dice al final de las exactamente 1.343 pp. de sus tres Volúmenes, el 1º "Sapiens", el 2º "Homo Deus" y el 3º "21 lecciones para el siglo XXI", en cuyas últimas diez páginas y como compendio de toda su sabidurías e investigación, afirma que cuando escribió toda esta obra, estaba bajo el positivo impacto de la Meditación Vipassana, unas dos horas diarias.

 6º.- ¿Como no iba yo a tratar de pasarle a mí Semnra esta experiencia tan importante que ha invadido mi vida, desde que leí el III Volumen y dedicado con exageración, de Harari que me regaló mi profundo y real amigo, Domingo Méndez, mi compañero en la FLAdVdR, desde sus inicios, cuando él mismo, hizo nuestra primera Web-page, titulada "Una ilusión en marcha" que lleva ya mas de 15 años existiendo?

 7º.- Y así lo hice. Tomé a mi Semnra por donde pude, con una mano en el corazón y otra en las dos patitas de atrás que todavía no puede mover, e inicié mis respiración profunda, con mis aspiraciones y expiraciones, y traté con toda mi mente, mis sentimientos, mi voluntad y mi amor, en pasársela a mi Semnra.

 8º.- Y creo que funcionó, porque a cada latido de su corazón, y pensamientos que yo le pasaba de "Paz, Amor, Armonía y Esperanza" ella crujía con leves y pausados sollozos, muy bajos pero muy perceptibles, que la Vipassana comenzaba a funcionar en los dos.

 9º.-  Y mientras yo le apretaba mi mano contra su corazón latiente y sensiblemente emocionada, como yo, ella mantuvo una posición tan correcta como coordinada, con mis dos manos, apretando tiernamente sus dos patitas traseras, todo parece que desapareció  en una especie de Nirvana azul lleno al completo, de Paz, Serenidad, Armonía y Esperanza mutua de los dos, en los que ni el tiempo, ni el espacio, tuvieron cabida en nuestra intensa relación.

 10º.- Por ponerle fin a este relato de Extasis, Nirvana o Amor irrefrenablemente intenso, debo decir que ni ladró a la pasada ante nosotros, de algún que otro perro que iba o salía de la Clínica de Valle, por que no estábamos allí real y fisicamente, y porque no tuvimos, durante gran parte de la hora que estuvimos juntos, ni concepto del espacio, ni del tiempo.....fue un encuentro mucho mas denso e intenso.

 Para terminar, quiero señalar que, cuando le devolví en los brazos de Valle, a mi Semnra, se hizo una cagada monumental, al menos en tres porciones.

 Así que empezamos vaciándonos, cuando nos encontramos, e igualmente cuando nos separamos, pero una hora densa, intensa, indescriptible de ella para mí y de yo para ella.

 Amén, Aleluya, Amarse al ritmo de la Meditación Vipassana.




 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Puesta al día del contencioso sobre Gibraltar

Parte II.- Historia del Cardenal D. Gil de Albornoz, fundador del Real Colegio de España en Bolonia: breve "riasunto" de su primera Legación en Italia del 1353 al 1357.

Prioridades en Canberra 1987